El ciberbullying se corresponde con el cauce digital del acoso que se produce entre niños de la misma edad.

El ciberbullying se corresponde con el cauce digital del acoso que se produce entre niños de la misma edad.

Por Patricia Peyró @kontrolparental

Con las nuevas tecnologías, la transmisión de mensajes e imágenes vía internet se ha convertido en un cauce fundamental de comunicación, que es extensible a todos los tipos de relación: sean de trabajo, sean de amistad, familiares o personales, nos relacionamos con los demás haciendo uso de mensajes de texto, emails e intercambio de imágenes.

Dado que no todas las relaciones son armónicas, las relaciones de maltrato y acoso también son susceptibles de llevarse a cabo con el uso de internet, que se encarga, además, de multiplicar la rapidez en las respuestas y facilitar la viralidad en la transmisión de mensajes hostiles y cargados de maldad hacia el destinatario que es víctima del acoso. El ciberbullying se refiere a este acoso que es llevado a cabo empleando las nuevas tecnologías de internet: redes sociales, correo electrónico, whatsup, snapchat, etc.

En la actualidad el bullying y el ciberbullying coexisten casi siempre causando un dolor aún mayor en el niño que lo padece y aumentando las posibilidades de que el desenlace termine en un suicidio juvenil.

El adolescente acosado se vuelve esquivo y deja reflejar la tristeza en su rostro

El adolescente acosado se vuelve esquivo y deja reflejar la tristeza en su rostro

¿Cómo detectarlo en niños?

-Se observa un cambio de conducta y estado de ánimo en el niño, que puede volverse retraído y taciturno, siendo la tristeza lo más característico. A la vez, no querrá hablar de ello y negará la situación, aunque su ánimo negativo sea evidente.

-Es posible que esté permanentemente conectándose para averiguar si hay algo publicado sobre él, lo cual le llevará a pasar mucho tiempo solo o esquivando miradas que puedan ser testigo de su desgracia.

-Suele haber variación en su relación con la escuela: el niño tenderá a evitar el entorno escolar, incluso a veces simulando enfermedades o haciendo novillos.

-Se aprecia un cambio en su rendimiento académico, que puede disminuir de forma significativa debido a la falta de concentración en otra cosa que no sea su propia situación y el malestar que ésta le genera.

El niño tiende a perder cosas, como ropa o material escolar con una frecuencia mayor de la que sería esperable. Otras veces las traerá rotas.  En realidad no las pierde, sino que se las roban o esconden como forma de maltrato psicológico.

El niño tiende a perder cosas, como ropa o material escolar con una frecuencia mayor de la que sería esperable. Otras veces las traerá rotas. En realidad no las pierde, sino que se las roban o esconden como forma de maltrato psicológico.

-Podría incurrir en hábitos extraños, como el pedirnos dinero reiteradamente, sin una justificación o bajo excusas poco plausibles. En ocasiones el hostigamiento se realiza pidiendo dinero o quitándole la comida a la víctima.

Si le ves triste, no esperes para averiguar lo que le pasa. Obsérvale activamente y, sobre todo, habla con tu hijo. El suicidio por acoso es una de las muertes más frecuentes entre los adolescentes

Si le ves triste, no esperes para averiguar lo que le pasa. Obsérvale activamente y, sobre todo, habla con tu hijo. El suicidio por acoso es una de las muertes más frecuentes entre los adolescentes