Patricia Peyró @kontrolparental

Esta navidades podremos encontrar en los videojuegos los aliados perfectos para cumplir con el regalo ideal.  Los videojuegos, bien elegidos, constituyen una buena fuente de motivación para aprender, incorporando componentes pedagógicos de alto nivel educacional, muy alineados con los principios que los padres pretendemos inculcar.

Hasta ahí, perfecto.  Sin embargo, el riesgo está servido cuando estos videojuegos se realizan on-line, permitiendo la interacción y el intercambio de diálogos entre dos o varios jugadores.  En ese momento nace una interacción social de carácter digital en la que existe un riesgo potencial de ciberacoso.  Así lo ha manifestado este año la ONG británica Ditch The Label,  especializada en el estudio y erradicación del acoso escolar junto con el videojuego Habbo, un hotel virtual multijugador en el que se reúnen miles de personas on-line  para chatear, jugar y hacer amigos dentro de una experiencia multijugador masiva.  Juntos,  este 2017 han sacado el informe “IN Game Abuse”, en el que ponen de manifiesto la existencia del abuso y la intimidación en el terreno de los videojuegos.

habbo-apk-1024x768

Internet se convierte en un escenario perfecto para que el niño sea acosado tanto por niños que conoce, como por parte de desconocidos.

Como fruto de investigaciones anteriores, Ditch The Label ya había expresado la siguiente correlación positiva:  los niños que padecen acoso escolar son más proclives a engancharse a videojuegos on-line para relajarse y alejarse de una realidad dolorosa y marcada  por el hostigamiento de sus compañeros. Este hecho les ha motivado a trabajar en pos de un entorno libre de bullying también en el terreno virtual de los videojuegos.  Para conseguirlo, y dentro del videojuego Habbo, han encuestado, a algo más de dos mil quinientos niños de entre doce y veinticinco años acerca de sus experiencias de bullying en el contexto de los videojuegos, bien sea por haberlo padecido o por haberlo presenciado.

game-2294201_640

 Ditch the Label señala el modo en que recibir “acoso anónimo” incrementa las tasas de paranoia y ansiedad social del niño

Estos son algunos de los resultados de la encuesta realizada a 2.515 niños en el mes de mayo de este año:

-El 57 por ciento de los niños ha sido acosado on-line mientras jugaba a videojuegos

-El 47 por ciento ha recibido amenazas en alguna ocasión

-Hasta el 40 por ciento ha tenido algún episodio sexual no deseado jugando on-line

-El 20 por ciento de los jóvenes encuestados reconoció haber acosado él mismo a otro niño.

HABBO game

El acoso de trolls, lejos de hacer más interesante el juego, lo hace menos atractivo según el 62 por ciento de los niños.

¿Por qué acosan los niños?

El informe de Ditch the Label y Habbo está repleto de historias que reflejan las motivaciones y sentimientos tanto de niños acosadores como de niños acosados.  Entre los niños bully, algunos confesaron acosar por diversión, mientras que otros lo hacían para “sentirse mejor” y generar en otro niño la sensación de inseguridad y frustración que él mismo ha podido sentir en la vida real.

gamepad-1251355_640

Puedes ver el informe completo aquí.

¿Te ha gustado el artículo?  Si es así, entonces, por favor, ayúdanos a compartir.

Cuidado con la edad del videojuego

 

Patricia Peyró @kontrolparental

No podemos decir que sea un debate centenario, pero sí que se remonta a los años 60, momento en que los videojuegos de carácter lúdico comenzaron a aparecer en el mercado. ¿Los videojuegos son buenos o malos? ¿Debemos evitarlos o, al menos, limitarlos? Ni lo uno ni lo otro: en esto de los videojuegos lo mejor es alejarse de las respuestas extremas. Jugar con moderación puede ser tan favorable como negativo es pasar 10 horas diarias enganchado a una pantalla.

 

Al ajedrez y a las tres en raya siguieron los juegos deportivos de tenis, y posteriormente llegaron los clásicos de marcianitos o de guerras interespaciales. La míticas Arcade marcaron un antes y un después en los niños de los 80, que se gastaban su paga semanal en aquellos centros de máquinas recreativas, punto de reunión de los que ya apuntaban maneras en esto de la afición a las nuevas tecnologías.

 

La película Pixels es un homenaje a los videojugadores de las Arcade

La controversia entre los detractores y los defensores de los videojuegos se ha vuelto, en todo caso, irresoluble:

– Las críticas aluden a efectos no sólo vinculados a la adicción o a la distracción de otras actividades como el estudio, sino también al fomento de la agresividad o el sexismo. Sin embargo, estos argumentos no suelen estar comprobados científicamente, sino que son especulativos y generalmente dejan al margen el hecho de que los efectos negativos puedan relacionarse, y mucho, con un mal uso de esos, como pueda ser en una edad inferior a la recomendada.

– Por su parte, los más partidarios, lo consideran, además de un modo de diversión, una fuente potencial de aprendizaje en la que se . Además, atribvuyen a estos juegos estrategias de aprendizaje y refuerzo de la autoestima en niños con menos habilidades sociales.

A videojuegos con contenido agresivo

Con frecuencia se acusa a los videojuegos de fomentar la agresividad

En la línea de defensa de los videojuegos, la plataforma gratuita de juegos on-line Pais de los Juegos  de Poki acaba de realizar una revisión de los estudios científicos más importantes realizados entre el año 2012 y el 2016 sobre esta temática.

Perfil del jugador en España

En nuestro país existen 15 millones de personas que juegan habitualmente a los videojuegos, y que en su mayoría son hombres (el 53 por ciento frente al 47 por ciento de mujeres). En cuanto a edad, se inicia a temprana edad y puede continuar hasta cerca de los 65 años, si bien los principales consumidores de videojuegos tienen entre 6 y 24 años.

MInecraft es uno de los juegos de última generación con probadas ventajas para el niño

MInecraft es uno de los juegos de última generación con probadas ventajas para el niño

 

Los resultados de esta revisión se muestran en una infografía en la que se resumen algunos beneficios relacionados con la incidencia de los videojuegos en el cerebro.

imagen-videojuegos

Vosotros, ¿qué opináis? ¿A favor o en contra de los videojuegos?

¿Quieres darte a conocer? Si tienes una App o sitio web relacionada con el control parental, con las TIC y la educación vía internet, smartphones y tablets, contacta con nosotros aquí.

Desde que el pasado 6 de julio se estrenara en Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda, en cuestión de días la aplicación Pokemon Go se ha tornado viral, tomando posiciones en todo el mundo.

El fenómeno Pokemon Go ha calado también en España, donde no sólo niños, sino muy especialmente los nostálgicos de estos dibujos animados japoneses, no han dudado en descargársela y en lanzarse a las calles a la caza de Pokemons.

Vuelve el entrañable Pikachu.Para atraparlo, lánzale la Pokeball!

En qué consiste Pokemon Go

Pokemon significa en realidad “monstruo de bolsillo”, y estos pequeños monstruos son los protagonistas de una aplicación creada por Niantic y disponible en la App Store o en Google Play. El objetivo del juego es buscar Pokemon, y para ello habrá que ponerse en movimiento y salir a la calle a por ellos. Para conseguirlo el teléfono tendrá que tener activada la geolocalización vía Google Maps, ya que hay moverse para encontrarlos.

Una App gratuita

Siendo gratuita, una vez arrancado el juego se pueden comprar cosas, algo que seguramente quieran hacer muchos de los miles de usuarios que ya la han descargado. Arrancar el juego es fácil, y en pocos minutos podremos hacernos con dos o tres Pokemon que se encuentran en nuestro entorno, pero después habrá que buscar el resto: un total de 722 personajes, algunos de ellos épicos y que podremos encontrar con nuestras 50 esferas de inicio y mediante la cámara y el uso de la realidad aumentada.

Peligros de Pokemon Go

Si bien parece una aplicación inofensiva a la par que entretenida, ha presentado algunos problemas y de hecho, en estos primeros días, ha traido de cabeza a la policía por estos motivos:

-La aparición de ciertos pokemons en lugares públicos, como el Central Park, ha movilizado a cientos de personas en un mismo sitio.

-Al ser un juego que exige el movimiento y mirar a la pantalla a la vez, propicia los

accidentes de tráfico como atropellos.

-La distracción usando el dispositivo favorece hurtos en los jugadores, que van despistados y pueden ser pasto de los carteristas.

-Al activar la geolocalización permitimos a Niantic que use la ubicación y la comparta, con los riesgos que esto implica, algo que ya sucede en muchas redes sociales, por ejemplo, pero que en el caso de Pokemon Go no podemos desactivar porque es parte intrínseca del juego.

El perfil típico de jugador es hombre de entre 18 y 35 años, y ha gustado fundamentalmente a estudiantes

Advertencias de la Policía Nacional

La Policía Nacional ha hecho público un comunicado con siete consejos con los que pretende minimizar el impacto de Pokemon en nuestro país.

 

Entre los más importantes destacan las relacionadas con la seguridad vial y para evitar accidentes, como la prohibición expresa de usarlo al volante o montando en bici y prestar atención a semáforos y mobiliario urbano para saber lo que ocurre mientras caminamos por la calle, fundamentalmente en pasos de peatones, para evitar atropellos.

La policía aconseja comprar el juego en las tiendas oficiales para evitar virus generadas por las versiones fraudulentas que, con toda seguridad, ya circulan y se encuentran a disposición de los más incautos.

Otra de sus advertencias es entorno a cómo la herramienta de geolocalización puede servir a delincuentes al indicarles dónde estás o cuándo te ausentas de tu domicilio.

¿Quieres darte a conocer?  Si tienes una App o sitio web relacionada con el control parental, con las TIC y la educación vía internet, smartphones y tablets, contacta con nosotros aquí.

La página web paisdelosjuegos se ha visto obligada a retirar uno de los juegos ofrecidos a sus usuarios, consistente en “atacar al profesor”.

Patricia Peyró @kontrolparental

La frase “las cosas ya no son como antes” suena a tópico, pero no puede ser más apropiada para definir la actualidad de algunos profesores, cuya situación ha cambiado dramáticamente a lo largo de las tres últimas generaciones: mientras que en nuestros abuelos el maestro era una figura despótica a la que había que obedecer sin cuestionar sus métodos o doctrinas, y en nosotros fue una figura accesible a la que se podía recurrir, profesores de los niños de hoy son constantemente cuestionados, no sólo por sus alumnos, sino también por sus padres.

El videojuego recién retirado presentaba hasta 10 maneras de atacar, herir y humillar al maestro, definidas por la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSFI) como formas “de acabar con la vida de un docente de manera violenta”. Este sindicato ha sido la voz de la indignación de todo el colectivo docente, exigiendo la retirada inmediata de este juego de ordenador, que atenta contra la ética y fomenta la violencia escolar en un gremio que se encuentra ya de por sí expuesto a situaciones de riesgo que cada vez entrañan mayor peligrosidad.

 

woman-244179_640

El acoso entre menores, conocido como bullying es una preocupante realidad social que sucede en los colegios y en los entornos educativos. Sin embargo, también es objetiva la existencia del acoso que sufren, paralelamente, algunos profesores por parte de sus propios alumnos.

Lo sucedido con este videojuego reactiva el debate entorno a la violencia escolar y a la necesidad de legislar una protección real al docente

Lo sucedido con este videojuego reactiva el debate entorno a la violencia escolar y a la necesidad de legislar una protección real al docente

 

Esta tendencia a analizar la metodología docente va más allá de la inquietud intelectual acerca de si los niños avanzan o no en su aprendizaje o si son felices como individuos, acercándose a una intolerancia sistemática y traducida en ocasiones en episodios que rallan la violencia contra el maestro que suspende a un niño o le reprende en clase.

La web se ha disculpado públicamente y personalmente contactando con el sindicato de docentes ANPE, aludiendo que el videojuego había escapado de sus filtros y que la autoría era de un desarrollador independiente. Sin embargo, el daño ya está hecho y cada vez con más urgencia se ve la necesidad de una Ley de Prevención de la Violencia Escolar que contemple, además de la prevención y del tratamiento, unas sanciones legitimadas que protejan al profesor de sus agresores.

El videojuego representaba una clase y los alumnos eran los jugadores, quienes obtendrían puntos en la medida en que golpearan, mutilaran, e incluso asesinaran al profesor empleando diferentes objetos del aula. Los psicólogos tachan el videojuego de inapropiado en la medida en que incita a la violencia y a la falta de respeto a una figura que debe considerarse de autoridad. Además, por supuesto, de hacer apología de un supuesto enfrentamiento entre la figura del profesor y la del alumno, algo que dista mucho de la realidad.

 

Los niños se enganchan a los videojuegos

Uno de los males que traen consigo las nuevas tecnologías es la adicción infantil a los videojuegos

Por Patricia Peyró

La incorporación de las consolas, ipads, smatphones y demás “gadgets” al día a día de los hogares ha traído consigo cambios en las costumbres de los más pequeños a la hora de elegir qué hacer en su tiempo libre. El exceso de uso de estos dispositivos puede llevar a crear una dependencia en el niño.  La adicción infantil a los videojuegos es uno de los factores adversos del uso temprano de este tipo de dispositivos, que casi siempre generamos los propios padres al proporcionárselos como regalo para jugar en su habitación.

Detectar una posible dependencia

Los síntomas de dependencia de un Smartphone, DS, consola, o cualquier aparato tecnológico que el niño use para jugar o divertirse tienen una manifestación muy evidente:   prestando un poco de atención sus rutinas enseguida apreciaremos si se trata del mero capricho de tenerlo porque los demás amigos lo tienen, o si su adicción va más allá.

La observación del adulto deberá centrarse en dos aspectos:

Tiempo: Se debe valorar cuánto tiempo pasa el niño jugando y si afecta a sus relaciones sociales. ¿Pasa un tiempo excesivo encerrado en su habitación en comparación al que pasa en la calle o jugando con otros niños?

Ansiedad manifiesta por jugar: Cuando observamos al niño jugando siempre al mismo juego, cuando se levanta de la cena excusándose porque no tiene más hambre para volver a la consola, cuando dice que no tiene deberes y se pone a jugar… Todos estos signos nos alertan de una dependencia por jugar.

Mejor prevenir antes que curar

En cuanto se observen signos que apunten a un exceso de vídeojuegos, lo primero que se debe hacer es hablar con el niño y preguntarle qué es lo que le gusta del juego para averiguar sus motivaciones. Se trata de hacerle notar que se está perdiendo muchas cosas divertidas: hacer deporte de equipos, leer cuentos, hacer colecciones, usar otros juguetes…

Los padres a veces pecamos de permisivos con las actividades de elección del niño cuando le vemos entretenido y sin “dar la lata”. Aunque es comprensible, no debemos olvidar que es responsabilidad nuestra el identificar perfectamente lo que está haciendo para así saber si es o no apropiado para su edad.

Cuidado con la edad del videojuego

Algunos juegos pueden ser perjudiciales para el menor. Habrá que estar muy pendientes de cuáles son la temática y el objetivo del juego, puesto que con frecuencia los videojuegos contienen altos índices de agresividad que pueden afectar a su percepción de la realidad y hacerle insensible a, por ejemplo, el dolor de los demás y el uso de la violencia.

Los videojuegos gratis enganchan todavía más

Antiguamente la adicción a los videojuegos no era tan frecuente como ahora, puesto que el menor debía ir a jugar a salas de recreativos y disponer de dinero para “alimentar” su adicción. Con las consolas y dispositivos domésticos en los que no hay que pagar, el potencial adictivo es mucho mayor.

Todos los juegos que se compran para consola, móvil u otros dispositivos, tienen fijada la edad con la que se puede empezar a jugar. El fabricante basa esa edad en auditorías de psicólogos y pedagogos que determinarán la edad en función del tipo de juego, de imágenes y sonidos que se visualizarán en su contenido.

Cómo curar la adicción

La adicción a los videojuegos no deja de ser como pudiera ser otra cualquiera (drogas, juego…) Por definición, se va a caracterizar por un consumo desmesurado y no controlado, en esta caso del uso de la consola o dispositivo, que además interfiere y afecta negativamente a su vida cotidiana.

Como todas las adicciones, el tratamiento pasa por abandonar el uso, y por ello habrá que prohibirle esa actividad para provocar una “deshabituación” y el “desenganche” de todos esos estímulos que se han condicionado al juego y le generan refuerzos y recompensas.

Para mantener al niño aislado del objeto habrá que aportarle un entretenimiento alternativo. Se puede proceder de forma gradual, por ejemplo, alejándolo unas horas de su lugar de juego o del aparato que llevaba siempre consigo, y proporcionándole nuevas actividades que capten su interés. Paulatinamente se irá aumentando el tiempo de deshabituación al videojuego hasta que se normalice.

Los niños deben jugar en la calle

El exceso de videojuegos puede afectar a su socialización e incluso a su salud. Aunque el uso moderado es positivo para sus reflejos y psicomotricidad, el abuso puede convertirlo en un niño aislado, e incluso afectar a su visión. Los pequeños deben salir a jugar al aire libre con otros niños de su edad, para desarrollar la imaginación y aprender a comportarse en grupo.