La integración racial en el ámbito educativo puede dar lugar a un bullying racista

Patricia Peyró @kontrolparental

Lo vemos todos los días en las noticias. Los movimientos migratorios masivos propiciados por la falta de oportunidades, la miseria o la guerra presente en algunos territorios, pueden generan en los países de destino una intensa vivencia de amenaza derivada de sentirse “invadidos” por nuevos grupos raciales y culturales. Cuando este sentimiento se extrapola a los niños, como consecuencia, se puede generar la presencia de un tipo de acoso escolar: el bullying racista en el entorno de las aulas.

El racismo no es algo nuevo y suele obedecer al miedo a lo desconocido. En este caso el temor viene infundado por lo que el otro grupo racial y miembros de acogida puedan traer consigo. Generalmente el temor adulto se relaciona con la supuesta delincuencia que los nuevos miembros de la comunidad puedan traer consigo, además de por la falta de deseo de compartir los recursos con los recién llegados.

¿Por qué se produce el racismo en niños?

En el caso de los niños, estos miedos no son tan complejos, y cuando se presenta el racismo en ellos, se trata normalmente de una imitación de lo que oyen en casa, o de una interpretación de lo que ellos entienden que deben hacer respecto a los colectivos extranjeros o de inmigrantes.

Los niños que manifiestan el bullying racista en el colegio suelen tener algún modelo parental o familiar que les ha inculcado estos sentimientos de intolerancia. En otros casos, el acoso escolar racista obedecerá simplemente a señalar la diferencia, como sucede con los niños homosexuales, impidiendo la integración de esos niños nuevos en el aula, sólo por ser de otra raza, etnia o cultura.

La llegada cada vez más frecuente de migrantes a nuevos países de destino pueden despertar el bullying racista, como se ha manifestado a través de este vídeo que se ha hecho viral.  (Advertimos que estas imágenes pueden herir la sensibilidad)

El Reino Unido, a la cabeza del bullying racista
Hace poco veíamos un vídeo grabado en el Reino Unido, donde se observaba el modo en que un estudiante inglés agredía a patadas a otro niño, un refugiado sirio, sólo por pertenecer a otra etnia. Parte de lo escalofriante del vídeo era que había un montón de testigos del incidente, y nadie hacía nada por ayudar a este niño.

El brutal ataque tuvo lugar en Almondbury Community School, un colegio ubicado en Huddersfield, en el estado de West Yorkshire (Foto TRT World)

Reacción social de repulsa
Los acontecimientos fechan de octubre pero apenas hace unos días se hicieron públicas las imágenes a través de las redes sociales y de las cadenas de noticias de todo el mundo. La familia de refugiados sirios se plantea ahora formular una denuncia contra el agresor de su hijo, que tiene la edad de 16 años y podría ser acusado de asalto.

Como resultado de la divulgación de estas imágenes hubo una reacción masiva contra esa actitud racista, y se abrió una página web para conseguir fondos de ayuda para esta familia de refugiados. Hace en tiempo record ya había recaudado casi ochenta mil libras esterlinas.

La hermana de Jamal (con el hiyab rosa), el niño sirio atacado por racismo, ha sido asimismo atacada en el colegio por sus compañeros

Consternación en el colegio
Desde el centro escolar continúan consternados por este acontecimiento de bullying racista y por el eco mediático que ha generado. A fecha de hoy continúan dando explicaciones a través de escritos que puede leerse en su página web. En ella explican lo sucedido y aclaran que el centro intervino en el momento de producirse los hechos en octubre, y no ahora en diciembre. Además expresan su sentimiento de repulsa. Puedes leer la carta aquí.

¿Te ha gustado este artículo? Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.