Vuelta al cole niños

Patricia Peyró @kontrolparental

Ya lo advierte bien claro El Corte Inglés desde la segunda semana de agosto: llega la vuelta al cole. Con ella se aproximan momentos agridulces y la inevitable elaboración del duelo del final del verano y de las vacaciones.

Los niños vuelven al colegio y los adultos volvemos a la rutina. Para todos se da la ambivalencia de lo positivo de volver al hogar, junto con la excitación y el resquemor a las novedades que traerá el año –el curso- nuevo, que comienza en septiembre, y que se vive como un verdadero año nuevo psicológico.

vuelta al cole cp FB

Cada vuelta al cole es un nuevo enfrentamiento a lo nuevo y a lo que está por venir, y por tanto una fuente de ansiedad debido a la incertidumbre que conlleva. Esto se agudiza en el niño si se produce un cambio de colegio, situación que provocará interrogantes acerca de las viejas amistades y de las nuevas. “¿Mi mejor amigo se olvidará de mí en dos días?”, “¿qué pasa si no hago amigos o si en el nuevo colegio piensan que soy un pringao”?, “¿y si me acosan a mí también como hicieron con Fulanito en mi anterior colegio?”

Los temores infantiles y adolescentes del cambio de colegio son miedos muy relacionados con su imagen, y por ello es fácil que, al entrar en un nuevo centro, pongan de manifiesto nuevas demandas a sus padres en cuando a ropa o cambio de horarios y hábitos de estudio, con el fin de integrarse en su nuevo medio social y conseguir la adaptación de sus iguales. Como padres debemos entender que los niños quieren es huir de la diferencia y no llamar la atención ni por altos ni por bajos, ni por gordos ni por flacos.  Es su manera de garantizarles la aceptación o, al menos, de evitar generar un rechazo social que podría llegar a convertirse en un acoso escolar.

Ayúdales en el proceso para que pierdan el miedo y se ilusionen

Ayúdales en el proceso para que pierdan el miedo y se ilusionen

¿Cómo podemos ayudarles en la transición?

Un niño con la suficiente personalidad como para no verse afectado por lo que digan los demás no se consigue de un día para otro, ya que su seguridad en sí mismo está directamente relacionada con su propia autoestima. Aún así, le ayudará el verbalizar sus temores, ante los que les podremos tranquilizar siguiendo estos consejos.

Pregúntale directamente. “¿Qué es lo que te preocupa?” o “¿Qué crees que es lo peor que podría pasar”? A partir de su respuesta oriéntale, siempre desde la aceptación de sus flaquezas e inseguridades.

Una buena comunicación le ayudará a frenar sus miedos anticipatorios.

Una buena comunicación le ayudará a frenar sus miedos anticipatorios.

Desbloquea sus miedos anticipatorios. La mayoría de las veces serán ideas sin fundamento. Rebátele sus ideas preconcebidas negativas. Utilizar la ironía y la broma podrá resultar útil para hacerle ver lo carente de sentido que es imaginar cosas malas para el futuro. Ante un “¿y si piensan que soy un friki porque me encantan los videojuegos?”, o “¿y si no hago amigos y me dejan de lado?”, responde con un “¿y si mañana salgo de casa y me caga una paloma en la cabeza pero no me doy cuenta y voy con la caca a reunirme con el cliente…? Con humor será más fácil generarle una actitud más optimista y positiva.

-Los niños más obsesivos necesitarán algo más que el humor o la hipérbole. Si ese es el caso de tu hijo, le dará seguridad que le aportes pautas concretas de cómo actuar en caso de que se produzca la situación temida, de forma que sepa lo que tiene que hacer si se burlan de él o si comienza a padecer acoso escolar.

Prepárale para la vuelta al cole

Al margen de la preparación mental y psicológica, hemos de ir introduciendo cambios en sus hábitos de sueño e incluso de comidas. No te pierdas más consejos aquí.

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.