Restricciones niño

El uso generalizado del iphone desde una edad temprana obliga a los padres a extremar las precauciones y a asegurar el debido control parental de su dispositivo

Los niños comienzan a familiarizarse con los teclados del mundo digital a partir de los dos años, al formar parte de su entorno.  El efecto llamada es por duplicado:  por un lado, son objetos de uso cotidiano de sus propios padres, y por imitación, tenderán a querer cogerlos.  Por otro, se sabe que parte del aprendizaje se hace “tocando” el objeto, que, en este caso, además, responde táctilmente y es interactivo, proporcionando una estimulación aún mayor al niño.

Los padres deben tener presente que sus hijos van a intentar acceder a sus móviles y que, casi con toda seguridad lo van a conseguir en alguna ocasión sin los ojos del adulto vigilando no sólo la integridad del propio móvil, que es frágil y se puede romper,  sino cuidando también de que no pase nada en el interior del teléfono.  Por ejemplo:  borrado de contenido, instalación de aplicaciones, envío de mensajes, realización de llamadas, visitando de imágenes no apropiadas para un menor, etc.

Cómo activar el control parental

1.  Ir a acctivar las restricciones accediendo a Ajustes

Restricciones Pantallazo general

El bloqueo automático es una de las primeras precauciones, aunque con frecuencia los niños terminan por “bloquearnos” ellos a nosotros el móvil poniendo códigos al azar.

2. Cuando se accede a las restricciones te piden un código de activación.  Este normalmente coincide con el pin de desbloqueo aunque no tendría por qué y , de hecho, es mejor que no sean iguales, ya que los niños suelen conocer este número.

Restricciones iphone clave

En el iphone se pueden configurar los permisos a él se puede permitir el acceso a “Todos los sitios web”, limitarlos por edad o bien permitir “Solo determinados sitios web”. Con este sencillo ejercicio con el que se tardan menos de cinco minutos los padres podremos estar tranquilos respecto al control parental de nuestro dispositivo.

3. Elegir las restricciones que se quieran hacer permitiendo o deshabilitando esos programas o utilidades.  Por ejemplo, es interesante limitarel uso de Safari, la instalación de Appps o su borrado (que en niños puede ser accidental), las compras y, por supuesto, el tipo de películas o juegos a los que pueden acceder en función de la edad que tengan.  Además es posible restringir manualmente el acceso a determinadas web, activadas por defecto, como la de YouTube.

Restricciones iphone bob

Cuando se limita el contenido y se empieza a navegar, el sistema comprueba si ese sitio web está permitido o no dentro de la configuración y, en el caso de que no lo esté, el sistema informará de ello.

Los adolescentes y su vida en internet

Los jóvenes tienen sus propios patrones de uso de internet y presentan favoritismos a la hora de elegir su red social y el dispositivo de acceso a la red

Por Patricia Peyró @kontrolparental

Internet está dejando de ser el fenómeno nuevo que ha sido hasta hace poco, para convertirse en esa herramienta de presencia imprescindible en nuestras vidas. Repartida a razón de un “fifty-fify” en lo personal y en lo profesional, su significado no es el mismo para niños y jóvenes que para los que somos adultos: la diferencia está en que los adolescentes han nacido en la era de internet, mientras que sus padres lo hemos tenido que aprender después.

Lo mismo sucede con las redes sociales, que ya no son nuevas, sino jóvenes. Al menos algunas de ellas, como Facebook, nacida en el año 2004 para uso interno de unos estudiantes de Harvard, pero pronto generalizado a cualquiera con una cuenta de correo electrónico. A España llegó en el año 2007, como al resto de Europa, tras propagarse su uso como la pólvora entre los universitarios americanos.

¿Los jóvenes pasan de Facebook?

El patrón de uso de Facebook ha cambiado en los jóvenes, que lo van descartando cada día más

Una de las razones por las que fascinó Facebook y pronto convirtió en millonario al joven Zuckerberg fue el servir de instrumento para reencontrarse con viejas amistades de la infancia, formándose un nuevo mundo social pero virtual en el que tenían cabida tanto amigos como conocidos. Pasado el fenómeno y la emoción, Facebook ha ido tomando un cariz comercial e instrumental cuyos fines monetarios disgustan y aburren a lo que empieza a ser una mayoría adulta, y que directamente no son opción para los niños y adolescentes.

La relación de Facebook con los niños

Niños y adolescentes han recurrido hasta ahora, por imitación parental, a Facebook como instrumento de socialización on-line. Sin embargo, en ellos no ha encajado esta red igual que para su generación predecesora, tal y como ha demostrado el estudio llevado a cabo por el departamento de investigación del banco americano Piper Jaffray, que muestra cómo los adolescentes han cambiado sus patrones de consumo: los mismos jóvenes entrevistados hace seis meses que utilizaban Facebook en un 72%, han pasado a ser un 45%. Datos que contrastan con el aumento proporcional y “traspaso” de usuarios juveniles a Instagram, la favorita del 76% de los adolescentes. Además, se determina definitivamente que el acceso a internet es mediante smartphone y no tanto a través del ordenador.

Migración en masa a Instagram.

El estudio de Pipper, en el que se entrevistaron a 7200 niños entre 13 y 19 años, apunta que el 59% de los jóvenes usan Twitter y el 22% Pinterest.

El nuevo objeto de deseo es el Apple Watch

El favorito indiscutible de los menores es… APPLE! ¿Por qué será que no sorprende a nadie? También sabemos que los adolescentes andan detrás del Apple Watch como sustituto.

¿Por qué no les gusta Facebook?

Es una red social “de padres”, en la que van a encontrarse con ellos, siendo ésto incompatible con la propia adolescencia, en la que se forja el carácter con amigos y se hacen esas “travesuras” en las que uno no espera tener testigos adultos, y mucho menos sus propios padres.