Patricia Peyró @kontrolparental

Todos hemos oído historias “de terror” acerca de la webcam.   Y es que, estando presente en casi todos los ordenadores, apenas nos damos cuenta de su presencia. Sin embargo, debemos tomar ciertas precauciones.

La tecnología que facilita la comunicación por vídeo ha atraído desde siempre la atención de los cibercriminales: éstos buscan generalmente acceder a lugares de alta seguridad donde se guardan datos sensibles o donde se mantienen conversaciones confidenciales, sobre todo después de la popularización de los smartphones.   Otras veces buscan espiar o mirar por puro voyeurismo, algo muy peligroso especialmente en el caso de que en nuestra casa haya niños manejando el ordenador o iniciándose en el uso de redes sociales, por el potencial acoso por grooming por parte de un adulto malintencionado. Sin ser un asunto nuevo, ha tenido que ser el creador de Facebook, Mark Zuckerberg, el que ha hecho saltar la voz de alarma cuando se difundió hace unos meses una foto suya con la webcam y el micrófono de su portátil tapados. ¿Por qué lo hacía? ¿Debemos imitarle y cubrir ese minúsculo agujerito del portátil?

Podrían estar espiándonos a través de la webcam sin saberlo.

Podrían estar espiándonos a través de la webcam sin saberlo.

¿Para qué sirve y dónde está?

Prácticamente todos los ordenadores portátiles en la actualidad cuentan con una webcam que facilita la transmisión de vídeo online en llamadas profesionales y personales. Si a los ordenadores portátiles les unimos los móviles de última generación, las tablets y cada vez más dispositivos del llamado Internet de las Cosas, observamos cómo la incorporación de las webcams en nuestro día a día crece de forma exponencial. Y eso también lo saben los cibercriminales.

Debemos tener especial cuidado con la webcam si el dispositivo lo usan niños o adolescentes

Debemos tener especial cuidado con la webcam si el dispositivo lo usan niños o adolescentes

Consejos para utilizar la webcam sin temor a los ciberdelincuentes

“Lo más importante a la hora de proteger un dispositivo como la cámara en un móvil o en un PC es ser proactivo y vigilar qué aplicaciones tienen acceso a ella”, asegura Josep Albors, director del laboratorio de ESET España. “Otra forma de proteger nuestra intimidad es hacer como Zuckerberg y tapar la cámara cuando no la estemos usando”, añade. Aunque desde esta empresa, la mayor compañía de soluciones de seguridad con sede en la Unión Europea, recomiendan utilizar herramientas que ofrezcan protección constante, avisándonos del uso que se realiza o de si se conecta de forma malintencionada. En concreto proponen la funcionalidad ‘protección webcam’ disponible en sus productos ESET Smart Security Premium   y ESET Internet Security 10.

A pesar de la creencia popular, los Mac no están a salvo y también pueden ser hackeados vía webcam.

A pesar de la creencia popular, los Mac no están a salvo y también pueden ser hackeados vía webcam.

Estas son las pautas básicas de seguridad

Coloca el ordenador en una zona neutra de la oficina o de la casa para que no se difundan imágenes no deseadas (como fotos de los niños colgadas en la pared) y apaga la cámara cuando no estés delante del ordenador.

Deshabilita el botón de “Permitir llamadas de cualquier persona” en las aplicaciones de videoconferencia para evitar que se encienda la cámara sin aprobación previa o sin conocimiento.

-Utiliza contraseñas seguras para acceder a aplicaciones en las que se utiliza la webcam y actualiza las aplicaciones de videoconferencia para que sean lo más seguras posible.

No aceptes archivos adjuntos de remitentes desconocidos ni pinches en enlaces sospechosos.

-¿Tienes hijos?  Entonces controla con quién hablan en Internet y cuándo encienden la webcam. Lo mejor en estos casos es controlar el uso del dispositivo y contar con una solución de control parental.

 

 

TEXTO FOTO La prevención de conductas de acoso empleando las nuevas tecnologías pasa por tener uno mismo una actitud responsable en la que la protección de datos personales y el cuidado de su reputación “on-line” sean temas prioritarios

La prevención de conductas de acoso empleando las nuevas tecnologías pasa por tener uno mismo una actitud responsable en la que la protección de datos personales y el cuidado de su reputación “on-line” sean temas prioritarios

Por Patricia Peyró @kontrolparental

El fenómeno del espionaje obsesivo hacia otra persona no tiene nada de nuevo, pero sí lo tienen las nuevas vías de acceso a la información proporcionadas por internet y las redes sociales.

¿Cómo se comporta un stalker?

El que una persona te siga en todas tus redes sociales e ‘intervenga’ frecuentemente en tu vida virtual no lo convierte en un stalker: como es lógico, todos tenemos amigos o conocidos que entran en ese perfil.

La línea que separa al acosador del amigo generalmente tiene dos componentes fundamentales que tienen un carácter subjetivo: la del propio stalker, que conoce su obsesión y el tiempo y energías que destina a espiar a la otra persona, y la de la persona acechada, que percibe anomalía en este comportamiento y se siente incómoda, en un primer estadío, pudiendo evolucionar hasta la sensación de miedo.

Objetivamente, los signos del stalker pasan por el monitoreo constante del perfil social de la persona en la red, además del intento repetido y no correspondido de interactuar con esa persona como si mantuvieran una relación real, mediante el envío de mensajes empleando todos los medios posibles (Facebook, Twitter, mails, e incluso WhatsApp).

¿Quién es el prototipo de stalker y por qué es peligroso?
Existen fundamentalmente dos perfiles psicológicos que engloban a todos los tipos de stalkers: el que desarrolla una obsesión por una persona en concreto y el stalker serial, que va “mudando” las víctimas de su stalkeo.

Cuando se padece, hay que pensar en algunas figura de nuestro entorno o que haya tenido un papel en nuestras vidas, como pueda ser un exnovio, algún compañero de trabajo, o simplemente alguien que nos mire mucho porque se haya enamorado de nosotros y no sepa manejar la situación.

Las víctimas del stalker son típicamente mujeres. Sin existir una media de edad, el fenómeno se puede padecer desde la adolescencia.

Las víctimas del stalker son típicamente mujeres. Sin existir una media de edad, el fenómeno se puede padecer desde la adolescencia.

Aunque algunos stalkers son inofensivos y, tras notar su presencia, lo más que nos van a producir es la incomodidad de sentirnos acosados y en perpetua observación, lo cierto es que pueden derivar en hostigamiento y acoso en los casos de stalkeo a menores de edad, fundamentalmente a través de las redes sociales.

Aunque algunos stalkers son inofensivos y, tras notar su presencia, lo más que nos van a producir es la incomodidad de sentirnos acosados y en perpetua observación, lo cierto es que pueden derivar en hostigamiento y acoso en los casos de stalkeo a menores de edad, fundamentalmente a través de las redes sociales.

Los adolescentes son especialmente vulnerables a los ciberataques, especialmente cuando estos atañen a su reputación y se muestran fotos difamatorias o tomadas fuera de contexto. En este sentido los padres debemos estar muy pendientes del estado de ánimo de nuestros hijos para percibir las alteraciones que sean consecuencia de este tipo de ataques, bajo la premisa de que aún no tienen herramientas psicológicas de defensa, ni han forjado la madurez necesaria para que la situación no les afecte.

¿Cómo responder a un stalker?
-Decir que no a los requerimientos o propuestas de interacción real o virtual. Este “no” debe ser rotundo y ha de decirse una sola vez
-No contestar a los mensajes ni alentar su conducta de aproximación y acoso.
-No enfrentarse a él
-Guardar toda la documentación y textos recibidos de esa persona por si hubiera que realizarse una denuncia.

Conviene guardar todos los textos y jamás interactuar con él

Conviene guardar todos los textos y jamás interactuar con él