Javier Pérez, Presidente de No al Acoso Escolar (NACE)

Javier Pérez, Presidente de No al Acoso Escolar (NACE)

Javier Pérez, Presidente de No al Acoso Escolar (NACE)

Patricia Peyró @kontrolparental

Recientemente os hablábamos de NACE, asociación española sin ánimo de lucro nacida en el año 2010 como consecuencia a una experiencia real de bullying. Hablamos con Javier Pérez, su presidente, que nos hace un hueco en su apretada agenda, repleta de conferencias y nuevos proyectos, para contestar a algunas preguntas sobre esta lacra social que cada año se cobra miles de víctimas en todo el mundo, pero que por fin constituye un tema de interés general dentro del panorama de la educación en nuestro país.

-¿Qué es el acoso escolar y cómo se manifiesta?

El acoso escolar es uno, pero se manifiesta de muchas maneras. La forma más habitual, con mucha diferencia sobre los otros tipos de acoso, es el verbal: burlas, insultos, motes, habladurías, calumnias… Es también el más “normalizado”, el que da pie a comentarios como “son cosas de niños”, “no es para tanto”, etc… Es también un acoso que deja huellas en la salud emocional de los chicos, porque ¿cómo se defiende uno de un mote, de una burla…? Por todo ello, trabajamos especialmente contra los motes. Éstos no se deben permitir jamás, porque privar a alguien de su nombre es despersonalizarlo y subir el primer peldaño de la escalera del acoso. Es más fácil meterse con “el pringado” (supuesto) que con el maltratador.

-Ahora se oye mucho más que antes hablar del acoso escolar. ¿Acaso se da más ahora que antes, o simplemente estamos más sensibilizados?

En este momento, el acoso escolar es más visible. Las recientes pérdidas humanas, tan dolorosas como lamentables, hacen que estemos más receptivos y sensibles hacia estos temas. Es tiempo ya de empezar a cambiar las actitudes: Si sufres acoso, dilo, pero díselo a todo el mundo: al conserje, al quiosquero, al panadero… Y, por supuesto, a tus profesores y familia, porque no hay que tener vergüenza de ser acosado; la vergüenza es acosar o permitir que alguien acose. Y todo el mundo debería enterarse de lo que pasa.

-¿Cómo y por qué surge “No al acoso escolar”?

NACE (No al Acoso Escolar) lo fundó Aurora, una mamá-coraje a la que le tocó vivir la soledad y la impotencia que sienten las personas que sufren acoso escolar y sus familias: el desconcierto, la insolidaridad, la incomprensión, la impotencia… La Asociación nació con la voluntad de acompañar y orientar a las personas que lo necesiten en todos los pasos que haya que dar. “No estáis solos, el acoso tiene solución”

-¿Cuál es la estadística conocida en niños españoles? ¿Cuántos niños sufren acoso escolar?

Las estadísticas más fiables arrojan cifras estremecedoras: alrededor del 26 %, o sea, uno de cada cuatro chicos sufre algún tipo de acoso. Si lo traducimos a números, son alrededor de ¡dos millones de niños! De los cuales, unos 200.000padecen acoso de alta intensidad. Hay que destacar que es en el Ciclo Superior de Primaria (5º. Y 6º.) donde se da el mayor porcentaje, y que cada vez nos llegan más consultas sobre niños de 4 y 5 añitos.

-¿Cuáles son los rasgos de vulnerabilidad para padecer bullying?

Te pueden acosar por ser gordo o por ser delgado, por ser guapo o por ser feo, por ser rubio o por ser moreno, por ser listo o por ser tonto… Da igual. Nos decía una madre: “A mi hijo le llamaban “gordo”. Ha hecho régimen severo, ha perdido 12 kilos. Ahora le llaman “marica”. El problema en el acoso no está en como tú eres, sino en la intolerancia de los demás. Por eso, las estrategias de prevención más eficaces, como el programa TEI (Tutoría Entre Iguales), se basan en el protagonismo de los alumnos: Los mayores tutorizan emocionalmente a compañeros de cursos inferiores, les ofrecen protección y seguridad, les ayudan a romper la “Ley del Silencio”, evitando la reiteración, y cambiando así los valores y la cultura del centro.

Los motes pueden hacer mucho daño y contribuyen a la propagación del bullying

Los motes pueden hacer mucho daño y contribuyen a la propagación del bullying

-Los colegios son el principal escenario. ¿Existe algún protocolo de actuación frente al bullying?

Sí, existen protocolos de actuación. Cada comunidad autónoma tiene los suyos propios. El problema de los protocolos es que siempre llegan tarde, porque ha fallado la prevención y porque trabajan sobre un chico o familia que denuncia una situación que está sufriendo desde hace, probablemente, demasiado tiempo… La experiencia nos enseña que los protocolos se aplican básicamente para determinar si hay acoso o no, olvidándose de las personas que sufren y de las soluciones que hay que darles. Recordemos el caso de Mónica, de Ciudad Real, que denunció que sufría acoso escolar. El centro dictaminó que no era bullying, lo que la llevó a poner fin a su vida.

Por eso, tenemos que seguir insistiendo en que lo importante es dedicar todos los esfuerzos y recursos posibles a la PREVENCIÓN.

-¿Los profesores saben detectarlo? ¿Saben lo que tienen que hacer? Desde fuera da la impresión de que es uno de los talones de Aquiles.

Decididamente, la mayoría de docentes no saben ni cómo prevenirlo, ni cómo detectarlo, ni cómo intervenir para solucionarlo. Detrás de cada caso de acoso, hay un profesor ignorante o incompetente. Por increíble que parezca, en las facultades de Magisterio no se forma a los alumnos en acoso escolar, a pesar de ser la escuela el marco donde sucede y siendo el mejor marco para solucionarlo. Es el gran tema pendiente: la formación y sensibilización del profesorado. Aún nos encontramos demasiado a menudo a profesores que nos dicen que sufrir acoso “ya le va bien”, como si recibir humillaciones cada ocho horas hiciera a las personas más sanas y fuertes…

no al acoso niña

No existe una legislación que regule los casos de acoso escolar, que la mayor parte de las veces se archivan por no poderse actuar contra los acosadores.

-¿Cómo pueden educar los padres desde casa?

La mejor herramienta para prevenir el acoso es, sin duda, la comunicación: Tener abiertos los canales, hablar, escuchar, participar, empatizar, no juzgar ni imponer, respetar siempre a uno mismo y a los demás… Esta comunicación eficaz nos permitirá saber, cuanto antes, lo que sucede (el tiempo, en los casos de bullying, siempre juega en contra…) y nos permitirá actuar con la máxima celeridad.

Para que tu hijo no sea acosador, hay que ponerle límites claros desde pequeño y hacer que los cumpla; no permitirle mentiras, chantajes ni manipulaciones; no tolerar actuaciones prepotentes ni de “gallito”; no dejar que se salga siempre con la suya y sancionar sus conductas incorrectas.

-¿Qué opina Vd. de que se hable de ello en la TV? (Programa de Jesús Vázquez

Que se hable del acoso siempre ayuda a aumentar la sensibilización de la sociedad frente a estos temas tan delicados y que tantas consecuencias tienen en la salud mental de muchas personas adultas. El lado oscuro es la utilización del sufrimiento para hacer un espectáculo mediático, calculado y dirigido para obtener éxito, centrándose más en las problemáticas personales y obviando que el acoso escolar es un tema social que implica a centros educativos e instituciones. Esperamos de verdad que estos programas sirvan también para prevenir y dar recursos a las personas y familias que están sufriendo esta terrible lacra y den a conocer asociaciones y entidades comprometidas en la lucha contra el acoso escolar, como es el caso de NACE (No al Acoso Escolar).

-¿Cómo ayudan a los afectados desde su organización?

En NACE (No al Acoso Escolar) bridamos atención psicológica, emocional y jurídica a las personas que sufren o han sufrido acoso escolar. También asesoramos a profesores y escuelas, y ofrecemos formación específica reconocida oficialmente.

Más información aquí:

noalacoso.org
Facebook
@No_AcosoEscolar

¿Quieres ayudar económicamente? Colabora en su campaña de crowdfunding.  Infórmate aquí.