ANAR y Fundación Mutua Madrileña presentan el III Estudio sobre el acoso escolar y ciberbullying según los afectados

Patricia Peyró @kontrolparental

Bajan los casos de acoso escolar.  Pero lo que parecería una buena noticia se ve enturbiado por otra realidad inquietante, y es el hecho de que aumenta la violencia y la frecuencia de los episodios de bullying en las aulas.  Estas son las conclusiones presentadas recientemente por la Fundación ANAR en colaboración con Fundación Mutua Madrileña, a partir del que es ya el III Estudio sobre el acoso escolar y ciberbullying según los afectados.

El nuevo estudio sobre acoso escolar se basa en 36.616 llamadas recibidas en el Teléfono ANAR, de las cuales 590 han sido casos de bullying gestionados por ellos

Menos casos, pero más virulentos

 Los datos cuantitativos comunicados por ANAR difieren significativamente de los datos cualitativos.  “El número de casos gestionados descendió a casi la mitad frente al año pasado”, aseguran desde esta fundación.  El hecho lo atribuyen, entre otras razones, “a una actitud más decidida de las administraciones públicas y colegios en activar los protocolos anti-acoso,  la mayor sensibilidad social y la diversidad de agentes involucrados”.

El informe revela que, sin embargo, la frecuencia y la intensidad del acoso fueron aumentando con el paso del tiempo en casi la mitad de los casos atendidos.  Estos  resultados son los correspondientes a las llamadas al Teléfono ANAR durante el año 2017.  Desde esta fundación de ayuda a menores de edad reportan mayor severidad en la forma de actuación del acoso escolar.

 

El III Estudio sobre el acoso escolar y ciberbullying según los afectados refleja formas de violencia cada vez mayores

(Foto web ANAR)

Estos son los datos:

-De 590 casos atendidos, prácticamente todos ellos eran de gravedad media y alta (96,7%).

-Los niños acosados son cada vez más víctimas de insultos y comentarios ofensivos (el 78% frente al 71,1% del año anterior)

-Sufren en mayor medida agresiones físicas leves como empujones y zarandeos en un 47,8% (22,6% en 2016).

-El aislamiento se manifiesta en el 40,9% de los casos, por contraste al 29,7% contabilizado en 2016.

-La violencia física extrema manifestada en golpes y patadas se mantiene con la misma incidencia en los años 2016 y 2017, presentándose en algo más de la mitad de los casos de acoso (el 51,6%).

-La mayor severidad del bullying se ha dejado notar en el cambio de centro escolar  por parte de las víctimas, cifra que se ha duplicado respecto al año pasado y que se establece en el 13% de los afectados.

El ciberacoso, otra realidad de acoso para los niños

También conocido como ciberacoso, esta forma de hostigamiento a través de la vía digital, fundamentalmente haciendo uso de las redes sociales y de WhatsApp, se presenta casi en el 25 por ciento de los casos.  “Los insultos y las amenazas son su forma más común”, aseguran desde ANAR.Si nos centramos solo en el ciberbullying, parece ser un problema más habitual en chicas que en chicos, según reportan los datos del informe.  Además, “las víctimas de acoso escolar en general comienzan a sufrirlo a los 9,8 años y 12,2 años en ciberbullying”.

El WhatsApp es la principal vía para cometer el ciberbullying, fundamentalmente con insultos y amenazas.

Puedes acceder al informe completo aquí.  III ESTUDIO SOBRE EL ACOSO ESCOLAR Y CIBERBULLYING SEGÚN LOS AFECTADOS

Puedes ver las campañas realizadas por ANAR con Mutua Madrileña, aquí.

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

 

El acoso está penalizado por la ley y constituye un crimen

El acoso está penalizado por la ley y constituye un crimen

Patricia Peyró @kontrolparental

El Día Internacional contra el Acoso Escolar o Bullying se realiza cada 2 de mayo para concienciar a la población mundial sobre el problema del acoso escolar que afecta a millones de jóvenes en todo el mundo.

El bullying, junto con su modalidad a través de las nuevas tecnología a través del conocido como ciberacoso supone un gran problema tanto para sus víctimas como para los propios colegios, ya que aparecen de forma espontánea en los escolares a edades tan tempranas como los 7 años. Según Guillermo Cánovas, presidente de la entidad Protégeles, “parece que la edad más adecuada de implementación es entre los 7 y 9 años, momento en que se inician las manifestaciones de acoso, los primeros síntomas de agresión física o verbal más duras”.

Un informe elaborado por Protégeles con datos correspondientes al año 2014, y a través de una muestra de 80.000 niños de 11 a 14 año, indica que algo más del 5 por ciento de los niños españoles ha padecido en alguna ocasión ciberbullying a través de su teléfono móvil.

El bullying, un problema silenciado dentro del colegio

Los datos arrojan asimismo que los niños de 7 y 8 años tienen cuatro veces más riesgo de sufrirla que los alumnos de segundo de Bachillerato. Sin embargo, a pesar de su prevalencia, los indicadores de delito son bajos, ya que entorno al bullying se produce un pacto de silencio donde los niños callan lo que sucede: no sólo las víctimas, sino también los testigos.

¿Por qué no hablan? Muchas veces no lo cuentan por miedo a preocupar a su familia, o porque si lo denuncian a los adultos del centro serán acusados de chivatos. En general es un tema desagradable para ellos y, aunque les preocupa, la gran mayoría de los niños ocultan el problema.

El bullying es un problema social mayor que exige, en primer lugar, la conciencia dentro del colegio

El bullying es un problema social mayor que exige, en primer lugar, la conciencia dentro del colegio

Erradicar el bulllying pasa por el acto de responsabilidad del profesor, quien en muchos casos desconoce la situación, pero en otros trata de ocultarla.  Maestros y educadores deben atender a las señales.

Cómo actuar en casa

Si descubrimos que nuestro hijo está siendo acosado, lo primero será mantener la calma y la cabeza fría, para poder afrontar la situación con objetividad, sin dar palos de ciego, y sobre todo, transmitiendo al niño la tranquilidad de haberlo dejado en tus manos.

Desde NACE  recomiendan aplicar las 3A:

Acoger: Siéntate y escucha, pregunta, obtén toda la información, ponte en sus zapatos, no juzgues.

Apoyar: Permanece a su lado y decide CON él -no POR él- todos los pasos que vais a dar para acabar con la situación.

Actuar: Elabora un escrito que recoja todos los hechos, informes… Regístralo en Secretaría, acuerda medidas concretas con el tutor y haz un seguimiento. Si esto no funciona, acude a Inspección Educativa, al Defensor del Menor, etc.

¿Quieres darte a conocer?  Si tienes una App o sitio web relacionada con el control parental, con las TIC y la educación vía internet, smartphones y tablets, contacta con nosotros aquí.