El líder popular es atractivo, ingenioso, y cuenta con un grupo de fieles secuaces que secundan su bullying

Patricia Peyró @kontrolparental

Cada vez con más frecuencia son noticia los casos de bullying. Esta palabra de origen inglés es fácil de aprender y ha encajado bien, aunque pocos saben lo que en realidad significa y lo gráfico que viene a ser para explicar la crudeza del fenómeno: el término bullying viene literalmente de “bull” (toro en inglés), y su gerundio pretende hacer una metáfora de las embestidas del toro, en este caso, contra un niño.

El artífice de esta definición fue el investigador noruego Olweus, quien la acuñó en el año 78 creando toda una teoría explicativa que continúa en pleno vigor: “Bullying es la actitud de actuar como un toro en el sentido de pasar por sobre otro u otros sin contemplaciones”. Su teoría, conocida como “Círculo de Olweus” es en realidad un esquema en el que se presentan a los actores del bullying y cuál es el rol que desempeña cada uno para contribuir a su gestación y mantenimiento.

La descripción de los perfiles de Olweus se realiza en base a los roles o formas de respuesta de cada uno de los niños implicados en el Bullying.

La descripción de los perfiles de Olweus se realiza en base a los roles o formas de respuesta de cada uno de los niños implicados en el Bullying.

Podría decirse que Olweus, doctor en psicología, fue el pionero en llevar a cabo una investigación sistemática y mundial del bullying en las escuelas, generando a principios de los años 80 un programa de prevención que se aplicó en Noruega tras varios suicidios juveniles. Sus argumentos sirvieron para cambiar las leyes en Noruega y Suecia, y el éxito de su primer programa fue tal, que pronto vio su réplica en otros países como Estados Unidos.

Una de las mayores aportaciones de Olweus fue la de involucrar a todos los actores (a todos los que participan) del bullying, en lugar de considerar únicamente víctimas y verdugos. Gracias a él la atención de los estudios posteriores ha ido virando hacia los espectadores, hasta el punto de que los tratamientos más novedosos y efectivos contra el acoso escolar, como el Método KIVA , están basados en la idea de erradicar el bullying incidiendo en los espectadores, tanto activos como pasivos.

La clave está en los espectadores 

En realidad la clave está en descubrir cómo se forman y mantienen las actitudes de acoso. Estas se gestan y perpetúan en el tiempo a base de los “refuerzos” (recompensas sociales como las risas) que recibe en niño acosador. Si este niño no recibe ningún premio o, por decirlo de alguna manera, se le dejan de reir las gracias y su comportamiento, lejos de ser aplaudido, es repudiado, entonces tenemos la mitad del camino resuelto. Los refuerzos son suministrados por los espectadores activos que, de forma semi-indirecta, también participan en el acoso.

Los adolescentes buscan la aprobación social de sus compañeros

Los adolescentes buscan la aprobación social de sus compañeros por eso mantienen, a veces sin quererlo, el bullying hacia otro compañero

Por su parte, los espectadores pasivos son aquellos que, en principio y desde fuera “no hacen nada”. Sin embargo, con su silencio, y sin saberlo, están manteniendo la conducta de los agresores. Conseguir su colaboración a través de la denuncia de las situaciones de bullying será fundamental para ganar la batalla al acoso escolar.

El resultado del acoso escolar es devastador en el niño y puede llevarle a ideas suicidas

El resultado del acoso escolar es devastador en el niño y puede llevarle a ideas suicidas

¿Cómo son los espectadores pasivos?

Aclaremos, en primer lugar, que los espectadores no son sólo niños, sino que muchas veces son el propio colegio a través de sus profesores o dirección, los que callan el importante problema a pesar de presenciarlo. Otras veces podrán ser algunos padres de alumnos.

En general, todos tienen algunas cosas en común:

-A pesar de presenciar la situación de acoso, no la denuncian.

-Conocen detalles sobre la dinámica del hostigamiento: nombres, caras, lo que hacen y dónde lo hacen.

-Silencian la situación y de este modo la toleran.