El acoso escolar se ha convertido en una de las preocupaciones más generalizadas en nuestro país. Padres, colegios y niños, todos temen verse involucrados en algún asunto de bullying  que podría tener repercusiones legales y consecuencias tan graves en el niño como los trastornos del estado de ánimo, las autolesiones o incluso el suicidio juvenil.

La magnitud del fenómeno es muy difícil de consensuar, puesto que precisa de estudios longitudinales y transversales de larga duración. Es, no obstante, una materia de interés institucional en muchos países del mundo por su alta prevalencia, dadas las graves consecuencias que tienen para el menor, así como por la dificultad de su detección inicial y de su abordaje posterior.

Así, y todo, los estudiosos no cejan en su empeño por divulgar la gravedad del acoso escolar y del ciberbullying  (su versión a través de los dispositivos y redes sociales), y actualmente existen varias metodologías que han demostrado tener alta eficacia para combatir el bullying: hablamos del finlandés método Kiva, que también tiene presencia en España, del método TEI,  del proyecto Lookschoolo de la herramienta BuddyTool, estos últimos ideados dentro de nuestro país.

terapia niños

Los niños tienen un papel muy importante en la erradicación del acoso escolar, si conseguimos que se ayuden entre ellos.

Otra de las fórmulas es PROGRAMA AVE  También ideado en España, sus siglas quieren aluden a las Prevención del Acoso y la Violencia Escolar, y es un programa basado fundamentalmente en la detección proactiva del bullying. Para conseguirlo, sus autores, Iñaki Piñuel y Óscar Cortijo, ambos doctores e investigadores de la materia, proponen la aplicación de un protocolo creado por ellos mismos que consiste en una evaluación continua con intervención.

Iñaki Piñuel

Los autores del método ofrecen un libro con una visión práctica y aplicada Comprar aquí.   En la foto, Iñaki Biñuel, autor de varios libros de psicología, da una conferencia.

El programa AVE de prevención se basa en la evidencia empírica y no en características como “la buena voluntad o el sentido común”. Dicho de otro modo, no creen en las buenas palabras, sino que apuestan por el rigor psicométrico y la evidencia científica de su experiencia.

Con su método realizan una evaluación exacta de los niveles de violencia de acoso escolar, diseñando el “un mapa de riesgo que señala alertas tempranas para dirigir los esfuerzos de los responsables a sofocar ya desde sus primeras manifestaciones un proceso de acoso”.

Principios del Programa AVE:

-Crear una cultura de atención y rechazo al acoso escolar que incluya una evaluación contínua del mismo.

-Política de Tolerancia Cero implicando a los propios alumnos.

-Dotar a los centros de herramientas para detectar y poder responder tempranamente al acoso escolar.

-Establecer el mapa de riesgo de bullying en cada clase.

CP Metodos acoso escolar bullying 3

Los diferentes programas contra el bullying quieren inculcar la idea que el acoso escolar es un tema público y común a todos los alumnos, en lugar de un asunto privado entre el acosador y la víctima.

pantalla_theBuddyTool1

El test BuddyTool es una herramienta concebida en forma de juego para descubrir el sociograma de la clase y detectar a tiempo los posibles casos de acoso escolar.

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

 

 

 

 

 

Patricia Peyró @kontrolparental

Cada vez con más frecuencia son noticia los casos de bullying. Esta palabra de origen inglés es fácil de aprender y ha encajado bien, aunque pocos saben lo que en realidad significa y lo gráfico que viene a ser para explicar la crudeza del fenómeno: el término bullying viene literalmente de “bull” (toro en inglés), y su gerundio pretende hacer una metáfora de las embestidas del toro, en este caso, contra un niño.

El artífice de esta definición fue el investigador noruego Olweus, quien la acuñó en el año 78 creando toda una teoría explicativa que continúa en pleno vigor: “Bullying es la actitud de actuar como un toro en el sentido de pasar por sobre otro u otros sin contemplaciones”. Su teoría, conocida como “Círculo de Olweus” es en realidad un esquema en el que se presentan a los actores del bullying y cuál es el rol que desempeña cada uno para contribuir a su gestación y mantenimiento.

La descripción de los perfiles de Olweus se realiza en base a los roles o formas de respuesta de cada uno de los niños implicados en el Bullying.

La descripción de los perfiles de Olweus se realiza en base a los roles o formas de respuesta de cada uno de los niños implicados en el Bullying.

Podría decirse que Olweus, doctor en psicología, fue el pionero en llevar a cabo una investigación sistemática y mundial del bullying en las escuelas, generando a principios de los años 80 un programa de prevención que se aplicó en Noruega tras varios suicidios juveniles. Sus argumentos sirvieron para cambiar las leyes en Noruega y Suecia, y el éxito de su primer programa fue tal, que pronto vio su réplica en otros países como Estados Unidos.

Una de las mayores aportaciones de Olweus fue la de involucrar a todos los actores (a todos los que participan) del bullying, en lugar de considerar únicamente víctimas y verdugos. Gracias a él la atención de los estudios posteriores ha ido virando hacia los espectadores, hasta el punto de que los tratamientos más novedosos y efectivos contra el acoso escolar, como el Método KIVA , están basados en la idea de erradicar el bullying incidiendo en los espectadores, tanto activos como pasivos.

La clave está en los espectadores 

En realidad la clave está en descubrir cómo se forman y mantienen las actitudes de acoso. Estas se gestan y perpetúan en el tiempo a base de los “refuerzos” (recompensas sociales como las risas) que recibe en niño acosador. Si este niño no recibe ningún premio o, por decirlo de alguna manera, se le dejan de reir las gracias y su comportamiento, lejos de ser aplaudido, es repudiado, entonces tenemos la mitad del camino resuelto. Los refuerzos son suministrados por los espectadores activos que, de forma semi-indirecta, también participan en el acoso.

Los adolescentes buscan la aprobación social de sus compañeros

Los adolescentes buscan la aprobación social de sus compañeros por eso mantienen, a veces sin quererlo, el bullying hacia otro compañero

Por su parte, los espectadores pasivos son aquellos que, en principio y desde fuera “no hacen nada”. Sin embargo, con su silencio, y sin saberlo, están manteniendo la conducta de los agresores. Conseguir su colaboración a través de la denuncia de las situaciones de bullying será fundamental para ganar la batalla al acoso escolar.

El resultado del acoso escolar es devastador en el niño y puede llevarle a ideas suicidas

El resultado del acoso escolar es devastador en el niño y puede llevarle a ideas suicidas

¿Cómo son los espectadores pasivos?

Aclaremos, en primer lugar, que los espectadores no son sólo niños, sino que muchas veces son el propio colegio a través de sus profesores o dirección, los que callan el importante problema a pesar de presenciarlo. Otras veces podrán ser algunos padres de alumnos.

En general, todos tienen algunas cosas en común:

-A pesar de presenciar la situación de acoso, no la denuncian.

-Conocen detalles sobre la dinámica del hostigamiento: nombres, caras, lo que hacen y dónde lo hacen.

-Silencian la situación y de este modo la toleran.

 

 

Patricia Peyró @kontrolparental

A estas alturas es posible que ya hayáis oído hablar de los métodos educativos de Finlandia. Este país escandinavo, además de estar en las posiciones más altas del ranking PISA en resultados académicos, ha popularizado un método para confrontar el peor mal de los colegios: el bullying o acoso escolar.

Finlandia, un país libre de bullying

En finlandés, la palabra KIVA se corresponde con las siglas de Kiusaamista Vastaan, que en español se traduciría a algo así como “contra el bullying”. Es una metodología de la que se habla en todo el mundo por haber tenido grandes resultados en todos colegios en los que se ha implementado, y han sido muchos: hasta el 90 por ciento de los colegios finlandeses lo practican, puesto que KIVA ha sido el resultado de una investigación financiada por el gobierno en la Universidad de Turku.

bullying 5

El método KIVA se aplica en el 90% de los colegios en Finlandia

Principios del método KIVA

– La primera directriz del programa es inculcar la idea de que el acoso escolar es un tema público y común a todos los alumnos, en lugar de un asunto privado entre el acosador y la víctima. Con esta premisa tan sencilla se consigue que los niños adquieran conciencia de gravedad y también la responsabilidad de denunciar cualquier indicio que hayan presenciado de bullying.

-De nada serviría denunciar si no hay un respaldo posterior. Y por este motivo se dota a los alumnos, a los profesores y a los padres de herramientas para llevar esta filosofía también a su hogar. El resultado es que todos cambian su percepción acerca del bullying, que se convierte en algo negativo: el acosador ya no es ese “héroe” divertido e ingenioso cuando insulta o se ceba con otro niño, sino que se convierte en alguien con una actitud repudiable y que despierta el rechazo de todos los demás, incluyendo el del profesorado y la dirección del colegio.

ninos-cole-distintas-razas-colegio-pizarra-p

El acoso concierne a toda la clase, según la metodología KIVA

Los alumnos reciben instrucciones de denunciar el acoso si lo padecen o si lo atestiguan, y se asignan figuras para animar o consolar a los niños hostigados por bullying.

cp cibereducacion bullying

El programa se estructura por edades y cuenta con su propio material didáctico para acabar con el bullying

Terminar con el bullying: una auténtica necesidad social

El acoso escolar, ya sea evidente y público, o ya acaezca de forma indirecta o menos visible, tiene como resultado un daño en las relaciones sociales de la víctima que lo llevan a sentirse aislado y solo, pudiendo este hecho derivar en resultados irreversibles en términos de autoestima y estado de ánimo. El suicidio es uno de los riesgos más graves del acoso escolar.

En España todavía falta mucho por hacer hasta darle la vuelta a la tortilla y convertir al “matón” en una figura desprestigiada.   Conseguirlo pasará por inculcar buenos programas preventivos en los que se detecte el bullying, e inculcar esa cultura de repulsa social en todo el ámbito escolar y familiar.