Cómo evitar las estafas de internet

¿Cómo evitar las estafas de internet?

Patricia Peyró @kontrolparental

Teniendo en cuenta que internet ya tiene más de 20 años, y que evoluciona a pasos agigantados cada año, es fácil imaginar cómo esta evolución alcanza también a la picaresca y a las formas de fraude, que asimismo se van modernizando y haciendo cada vez más sofisticadas y novedosas.

Así, y todo, existen indicadores que nos ponen sobreaviso para que desconfiemos de ellos. Son dos las fuentes principales por las que intentarán estafarnos y tendernos trampas por internet:

-Correo electrónico.

-Redes sociales: twitter, Facebook , Instagram, etc.

¿Cómo saber si un mail u oferta es real o no?

Para conseguir robarnos, los ciberdelincuentes primero tienen que conseguir nuestros datos, hecho que consiguen a través de lo que se conoce como spam, práctica de envío de emails intrusivos para el destinatario, y que se envían de forma masiva y con frecuencia indiscriminada, tratando de captar nuestros datos sensibles en una práctica que se conoce como “fishing”

monitor-715799_640

Protege a tus hijos explicándoles las trampas de internet y las formas de spam

Debemos sospechar de los siguientes tipos de mails, incluso aunque parezcan realmente oficiales:

-Los que nos pidan información sensible, especialmente de datos referidos a nuestras cuentas bancarias o personales, como el número de la seguridad social o del D.N.I.

-Aquellos cuya dirección de email no coincide con el remitente que ellos indican. Por ejemplo: si como remitente figura Banco Santander Central Hispanopero nos fijamos en su dirección e indica una de gmail.

-Cuando nos hablan de haber ganado premios, herencias, o nos invitan a participar en negocios seguros y sin riesgo. Con toda probabilidad son intentos de fishing con los que intentarán coger datos, y muchas veces algún adelanto monetario para “tramitar” todas esas futuras ganancias que prometen.  Frases como “¡Enhorabuena! Has ganado una Tablet por el visitante número 1 millón en esta web” son prototípicamente formas de intentar captar datos.

Ten cuidado con los desconocidos que te ofrecen regalos

Ten cuidado con los desconocidos que te ofrecen regalos

-Cuando el remitente sea algún conocido pero el contenido sea del todo extraño y tenga un link o ejecutable, seguramente el mail de tu contacto haya sido hackeado.

¡Mucho cuidado con dar datos personales en internet! Ante la duda, no te arriesgues y fíate de tus instintos

 

Viagra o medicamentos para adelgazar , premios de lotería...  Son ganchos de internet muy típicos de spam y fishing

Viagra o medicamentos para adelgazar , premios de lotería… Son ganchos de internet muy típicos de spam y fishing

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los ciberdelincuentes aprovechan los descuidos como cualquier ladrón

El robo de identidad es un delito informático en ocasiones difícil de descubrir y comprobar. ¡Cuidémonos de él en internet!

El robo de identidad en la red está a la orden del día a nivel mundial. Es por ello que las tiendas online, bancos, portales de venta y demás negocios on-line se gastan auténticas fortunas en mantenerse a salvo de hackers, virus y troyanos que hubiesen sido creados para saquear la identidad de los clientes del negocio.

Son muchos los casos de usurpación de identidad: personas o grupos organizados roban información de las tarjetas bancarias o datos personales como el pin de acceso para realizar compras y gastos en su nombre.,

La seguridad informática en el ordenador, Smartphone o Tablet que esté utilizando es importante para que no se puedan introducir estos hackers y roben los datos privados de una persona.

La seguridad informática en el ordenador, Smartphone o Tablet que esté utilizando es importante para que no se puedan introducir estos hackers y roben los datos privados de una persona.

Entre las tácticas más comunes de usurpación de identidad está la del “phising” o “pesca” de datos, que suele tener un modus operandi muy característico: recibes un correo de un banco en el que probablemente tengas cuenta, en el que se te inquiere que rellenes un formulario con tus datos, alegando diferentes motivos: tus datos no coinciden; han cambiado las cláusulas y necesitan confirmar tu nombre y datos privados; porque la tarjeta que tienes ya no existe y es para mandarte una nueva… Estos textos no proceden en realidad de tu banco y es fácil detectar el engaño: si te fijas en la dirección normalmente está oculta o no se corresponde con el dominio del banco.

Nos pueden estar espiando en el ordenador

En el phising bancario intentan conseguir datos reales a través de formularios muy completos, e incluso a veces pidiendo el código pin de la tarjeta. Hay que tener en cuenta que en internet siempre hay alguien pendiente del descuido.

En la actualidad los bancos previenen en sus comunicados de este tipo de fraudes, indicando que ellos, como ninguna entidad bancaria, pedirá jamás información relativa al pin personal. A pesar de estas precauciones, algunos sí caen en la trampa de dar los datos por ver el nombre de su banco en el correo (personas generalmente con poca experiencia o conocimiento y que sólo usan internet para tramitar un par de cosas).

Cómo prevenir el robo de identidad

No es necesario tener un master o titulación en informática y programación para mantener a salvo el ordenador. Basta con seguir unas precauciones mínimas que pasan por borrar los archivos temporales, y limpiar el pc de posibles troyanos o archivos maliciosos (malware) que se pudiesen haber adquirido junto con alguna descarga o navegando por alguna web. Esto se consigue con algunas acciones como:

-El uso de un buen antivirus siempre actualizado que pueda avisar de las páginas que contienen archivos perjudiciales para el ordenador.

-Limpiando la carpeta de descargas una vez que se han utilizado

-Vaciando la papelera

Descubre las formas más comunes de robo de identidad en este vídeo 

Phising o el deporte de "pescar" datos personales en internet

El “Phishing” proviene del inglés “Fishing”, por la analogía de “pescar” los datos de alguien que “pica”

El llamado phishing es un término muy conocido en la red: se utiliza para indicar que se ha realizado un robo o suplantación de identidad a través de medios informáticos. Por su parte, el phisher o cibercriminal es la persona que se encarga de cometer el delito de captación de datos para hacer uso ilícito y perjudicial para la víctima.

Internet no deja de ser una puerta abierta para la delicuencia, y en su uso siempre hay un riesgo de caer en el “phising” o en la estafa de los ciberdelincuentes. Es especialmente delicado el hacer compras on-line: Aunque actualmente los portales de venta aportan la garantía de “sitio seguro”, uno nunca sabe en manos de quién pueden caer los datos de su tarjeta.

¿Cómo se hace?

El phising utiliza fórmulas inteligentes para engañar a los internautas y poder adquirir datos sensibles de los internautas. En sus mails generalmente se hacen pasar por un banco, por una persona conocida, o incluso por una tienda donde compramos habitualmente a la que previamente le roba los datos.

El Phishing bancario, que es el más frecuente, se refiere a los robos de datos bancarios de un usuario, sea particular o empresa.  Nadie es inmune al phishing, ni mucho menos los adolescentes que ya empiezan a tener un poco más de libertad a la hora de manejar el ordenador.  Por ello es importante transmitirles a nuestro hijos las pautas de seguridad que nosotros mismos practiquemos.

Cuando se es víctima de un delito de robo de datos o tarjetas bancarias hay que avisar urgentemente al banco para que bloquee nuestras cuentas y tarjetas y nos indique cómo proceder para gestionar los bloqueos oportunos, así como para que nos faciliten nuevos datos o contraseñas. En cualquier caso, antes de volver a acceder al equipo es muy recomendable limpiar o formatear el sistema operativo en busca de posibles troyanos instalados que estuvieran recogiendo esta información.

Los ciberdelincuentes operan desde cualquier lugar del mundo

Los departamentos oficiales de investigación de delitos informáticos encargados de controlar y descubrir casos de ciberacoso o ciberdelincuencia, trabajan cada día para destapar a los delincuentes que operan online tratando de conseguir dinero a través de estafas y poder seguir robando a todos aquellos usuarios en la red que caen en sus trampas.

¿Cómo evitar el phising?

– Sólo se deben abrir correos provenientes de fuentes fiables.

– Descargar las imágenes adjuntas cuando sepamos a ciencia cierta que no han llegado de fuentes desconocidas que quieren apropiarse de nuestros datos personales mediante el correo.

– Controlar la información y los datos que facilitamos y jamás mandar contraseñas, pines, o datos privados.

– Si se usa banca electrónica, paypal, ebay y otros portales en los que se deban registrar y añadir datos privados, conviene instalar un buen antivirus antes de navegar y colocar los datos. También se pueden instalar programas antiespía.

Acceden a nuestro ordenador sin que lo notemos

Para protegerse del phishing es necesario cuidar la seguridad del dispositivo con el que nos conectamos a la red. Por eso será importante tener controlado el ordenador con un buen antivirus, y tenerlo siempre perfectamente actualizado.

Nos podemos llevar un buen disgusto con el phishing

Las estafas online se pueden realizar desde cualquier lugar del mundo, así como el robo de identidad puede afectar a personas de cualquier nacionalidad. Si nos sucede, será importante denunciar para que investiguen el origen del delito.

 

 

 

Correo spam o correo basura

El spam de mails y de contenidos es un latigazo que afecta a todos los que quieren hacer buen marketing en internet.

El spam es una estrategia de negocio on-line que funciona de forma intrusiva y genera mucho rechazo entre los usuarios de la red. Consiste en enviar correos electrónicos de manera masiva a miles de usuarios de internet. Esos mails, que tienen fines publicitarios, se consideran una de las peores estrategias dentro del marketing on-line.

Casi conocemos lo molesto que resulta recibir correos no solicitados con contenidos que van desde productos para adultos hasta artículos sin sentido o carentes de interés.  En cambio, sigue siendo una práctica común que puede conllevar algunas amenazas para el usuario, fundamentalmente con la captación de datos.

Los niños y adolescentes, con tan poca experiencia como cautela, deberán ser prevenidos por sus padres para no caer en trampas como el phishing y captación de nuestros datos personales o bancarios.  A ciertas edades todavía no manejan conceptos como la asertividad y no saben que pueden decir “no”, o hacer caso omiso a órdenes o comandas. Siguiendo este principio, cuando leen frases en “imperativo”, creen que deben “obedecer” o hacer lo que se les dice. Por ejemplo: “Pincha aquí”, “Escribe tus datos…” etc.

El spam nos llena el correo de publicidad que no nos interesa

Lamentablemente a todos nos toca tragarnos spam, y a veces “picamos” y leemos el mail. ¡Cuántas ventas se habrán realizado por consumidores despistados o incautos!

Por qué el spam no es una buena idea Además de dar una mala imagen del negocio, el spam no sirve como estrategia de marketing a largo plazo porque nadie compra dos veces. Por otro lado, para garantizarse una única compra es necesario llegar a miles de personas diariamente para poder mantener un nivel de ingreso que generalmente no va a justificar o compensar un ejercicio tan “maligno” como el spam.

El spam nos incomoda a todos

Promover un negocio de manera molesta e invadiendo la privacidad del correo electrónico personal se considera una mala praxis

Contrariamente al spam, las estrategias de marketing con expectativas de buenos resultados y aumento en las ventas apuntan a considerar al cliente potencial o destinatario de la publicidad de forma respetuosa y generándole la sensación de recibir un “trato único” y personalizado, en el que pesa mucho el componente empático y humano

Alternativas al spam

El secreto de los buenos vendedores en internet pasa también por generar una amplia lista de correos electrónicos-objetivo a los que dirigir la publicidad de sus productos o servicios. Cambia, no obstante, la manera en que se obtienen los datos del usuario, que se adquieren en este caso solicitando voluntariamente las direcciones de correo para enviar información periódica y de valor.

La práctica del spam genera mala reputación y daña la imagen, no sólo de la marca, sino también del producto, que pronto se empieza a vincular con el correo basura y genera emociones negativas.  Tanto es así que la expresión “ser spam” se empieza a utilizar como sinónimo para describir a la gente molesta que envía demasiados mensajes que no se desean recibir.

Si a uno le llaman o acusan de ser "spam"...  ¡Malo!

Afortunadamente el propio sistema operativo del correo es capaz de detectar la gran mayoría del correo spam que, debido a su gran afluencia, cuenta con una carpeta por defecto