Como padres debemos estar atentos a los indicadores de acoso escolar a base de observación y diálogo

Cada día son muchos los niños que acuden a la escuela con un nudo en el estómago sabiendo que allí les espera la burla y la exclusión grupal.  Cuando llegan a casa, la cosa no mejora cuando ven que la humillación continúa en el contexto de internet a través del conocido como ciberbullying o ciberacoso.  En estos casos  el hostigamiento se produce en formato de mensajes de texto y fotografías hirientes sobre él compartiéndose en las redes sociales o en canales de mensajería.

El resultado del acoso escolar se acusa a través de síntomas que ya podremos observar en el hogar.  ¿Qué podemos hacer los padres?  Ante las señales, sigue estos consejos:
Situación:

-El niño está triste y desanimado, y con frecuencia se muestra evitativo al contacto familiar, eligiendo la soledad de su habitación.

Qué hacer:

-Intentar hablar con él sin agobiarlo, y dejando que se anime a hablar.  A veces bastará con darle cariño y estar con él en silencio para que se sienta apoyado y se vaya soltando.  Cada niño es un mundo y los padres deben mostrar mano izquierda según sea su propia personalidad.  Si vemos que está obsesionado con quedarse a solas debemos sospechar que tal vez esté preocupado sobre un posible ciberacoso. Los niños que padecen ciberbullying suelen chequear constantemente sus dispositivos para saber lo que se está diciendo de ellos en las redes sociales.

niños grupo

Como media, en cada clase hay dos niños expuestos a la intimidación del acoso escolar.
Situación:

-Notamos que nuestro hijo tiene sintomatología física recurrente, como pueda ser el dolor de cabeza, el estómago cerrado o el insomnio.

Qué hacer:

-Llevando al niño al médico podremos descartar alguna patología física subyacente, y seguramente el propio doctor se dé cuenta de que son síntomas de estrés, y sirva para tirar del hilo y descubrir lo que le pasa.  Además, sorprendentemente, los niños consideran al médico toda una “autoridad”, y seguramente contesten a sus preguntas si este descubre algunas lesiones corporales sospechosas, como hematomas, que pudieran parecer golpes propios del maltrato físico.

niño medico

El niño que padece acoso tiene pensamientos de soledad y suicidio, y a veces se autolesiona produciéndose cortes en el cuerpo y generalmente en el brazo.  Aunque tratará de ocultarlos, en una exploración médica quedarían al descubierto por el doctor.
Situación:

-Su rendimiento escolar ha bajado:  saca peores notas e incluso hemos podido recibir la queja de algún profesor sobre ello o sobre un mal comportamiento social en clase.

Qué hacer:

-Debemos ir a hablar con el profesor para poner en común y sobre la mesa todas las preocupaciones.  Muchas veces el profesor desconoce la situación de acoso hacia un niño. Lo primero que debe preocuparnos es la observación de cambios a peor: ya sea en lo anímico o en sus resultados académicos.  “¿Qué le puede estar pasando al niño?” debería ser la pregunta a plantearse junto con su maestro o tutor.

niña bullying

Aunque la víctima se al niño, los adultos somos los responsables de prestar atención a los indicadores del acoso escolar
Si conoces algún caso de bullying a través de tu hijo, denúncialo al colegio. De esta manera se verán obligados a implementar un programa de detección a través de un test sociométrico con el que medir el clima social de cada clase e identificar los casos de acoso escolar.

¿Te ha gustado este artículo?  Entonces, por favor, ayúdanos a compartir.