El sexting es una práctica consentida muy habitual en jóvenes pero lamentablemente muchas veces sexting y sextorsión a niños van de la mano

Patricia Peyró @kontrolparental

Pocas cosas pueden amedrentar e inhibir tanto a una persona como el verse chantajeada con que se muestre o haga pública una imagen íntima y de carácter sexual.  Este hecho es conocido como sextorsión y sus víctimas más frecuentes son adolescentes.  Sin embargo, los ejecutores del chantaje sexual a niños y jóvenes suelen ser muchas veces adultos.  Evitar el sexting y sextorsión a niños hará necesario conocer los mecanismos de la psicología y comportamiento adolescente para dirigirnos a ellos de una forma realista.

Con internet y el uso generalizado de los dispositivos han llegado a nuestro vocabulario nuevas palabras: ciberbullying, texting, phubbing, grooming, sexting…  Y lo peor de todo es que ninguna trae nada bueno, sino que están vinculados a malos usos de la tecnología y a sus amenazas. Dentro de estas prácticas más peligrosas se encuentran el sexting y la sextorsión a niños, facilitados en gran medida por la disponibilidad de los menores para intercambiar imágenes sin control ni sentido de la responsabilidad.

Nos guste o no, muchos adolescentes practican el sexting, por lo que es mejor darles la opción de practicar un sexting seguro

El sexting, una práctica común entre adolescentes

8 de cada 10 jóvenes de 15 a 16 años en España tiene móvil, según un Estudio sobre seguridad y privacidad en el uso de los servicios móviles españoles, realizado por el Observatorio INTECO y Orange.    Este hecho exento de riesgos, y el sexting es uno de ellos:  con estos dispositivos de los que apenas se separan, los niños pueden hacer circular imágenes con total libertad.

¿En qué consiste?  El mecanismo del sexting es muy simple:  los adolescentes intercambian imágenes privadas e íntimas entre ellos, muchas veces subidas de tono o explícitamente sexuales, sin tener en cuenta que, tras hacerlo, pierden el control, y podrían desembocar en una difusión vírica y no autorizada.

Dentro de las prácticas más peligrosas favorecidas por la tenencia de dispositivos propios por parte de los adolescentes se encuentra el sexting, y éste puede llevar a una posterior sextorsión

Con la sextorsión se atenta contra la privacidad y el derecho a la imagen

¿Por qué lo hacen?

“Los jóvenes tienen la cualidad de no ver el peligro y de disfrutar de las situaciones de riesgo y en cierto modo extremas, que les hagan sentirse especiales y merecedores de la popularidad y admiración de otros chicos de su misma edad”, explica la psicóloga Aurora Gómez.   “Esta situación se agudiza también en las relaciones de pareja y en la pasión suscitada por estas, que lleva, fundamentalmente a las niñas, a exhibirse y entregarse sin limitaciones a sus parejas sexuales del momento, enviándole fotos comprometidas confiando en que nunca se llegarán a hacer públicas”, aclara la experta.  “Lejos de ser así, se exponen a que al término de la relación, estas imágenes deriven en conductas de sextorsión o chantaje sexual”.

Los jóvenes no tienen recursos ni saben enfrentarse a una situación de chantaje sexual o sextorsión, en parte por la vergüenza que les produciría que los hechos se llegaran a conocer por su padres

Cuando la sextorsión proviene de un adulto

No siempre el chantaje sexual proviene de alguien de la misma edad.  De hecho, es uno de los mecanismos más frecuentes de las fases avanzadas del grooming o acercamiento al menor por parte de predadores sexuales adultos.

“La sextorsión o chantaje sexual se producen fundamentalmente en el grooming o en casos de violencia de género”  Con el chantaje se pretende someter a la víctima a algún tipo de abuso sexual, conseguir algún tipo de bien material y económico, o simplemente dominar su voluntad, minar su autoestima o incurrir en la práctica del ciberbullying, con el consiguiente riesgo de depresión y conductas suicidas o autolesivas del niño afectado.

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir

Es una de las grandes noticias de la semana: Whatsapp prohibido a menores de 16 años .  Este hecho supone sin duda un primer paso hacia un mayor control parental de lo que los niños puedan traerse entre manos sin conocimiento de los padres.

Patricia Peyró @kontrolparental

Además de tener móvil desde los 8 años, la mayoría de los menores de edad ya cuentan también WhatsApp. La App de mensajería instantánea a los padres en cierto modo nos da la tranquilidad de podernos comunicar con ellos a golpe de teclado.  Sin embargo, y mirándolo desde otro punto de vista, el proporcionarles  esta aplicación  también les facilita la comunicación con cualquier persona y a cualquier hora del día y de la noche.  ¿Realmente estamos seguros de querer esto?  La medida entrará en vigor a partir del 25 de mayo, momento en que se aplicará el Reglamento General de Protección de Datos en Europa.

 

El origen de los cambios ha estado en el revuelo surgido a partir de la filtración de datos del gigante Facebook, asimismo propietario de esta aplicación. El resultado: Whatsapp prohibido a menores de 16 años.

 

El Reglamento General de Protección de Datos en Europa pretende dar control al usuario sobre la información que facilita a las empresas al hacer uso de distintas aplicaciones.  Pretende también proteger al usuario menor de edad, especialmente vulnerable al engaño.

El WhatsApp y el riesgo de ciberbullying

Además del riesgo de filtración de nuestra información personal para usos no autorizados, el uso de las nuevas tecnologías por niños aumenta las posibilidades de que padezcan o incurran ellos mismos en el ciberacoso.

Los estudios realizados relacionando la tenencia de móvil con el ciberacoso o ciberbullying han establecido una correlación positiva y directa entre ambas variables a la hora de valorar la probabilidad de que este tenga lugar.  Por tanto, cuanto antes se tiene el móvil, mayor riesgo habrá de sufrir algún episodio de acoso u hostigamiento vía mensajería instantánea o cualquier otra vía digital como puedan ser las redes sociales.

 

En España se podía utilizar la aplicación mensajería de forma “legal” a partir de los 14 años, uno más que lo autorizado en América.

 

Tendentes a saltarnos las normas

Aunque a priori pueda parecer una buena noticia, lo cierto es que a la hora de la verdad, los niños (incluso contando a veces con la autorización de sus propios padres) muchas veces se saltan a la torera esta prohibición, evadiéndola con una simple mentira acerca de su edad.  Este ejercicio se observa repetidamente no sólo en el WhatsApp, sino en cualquier otra red social.

Hasta el momento WhatsApp, al contrario que sucede en otras aplicaciones como Facebook, no pedía información alguna sobre la edad del usuario.  Comenzará a hacerlo a partir de ahora, aunque queda pendiente el modo en que podrá verificar la autenticidad de esta declaración sobre el año de nacimiento.

WhatsApp facilita el acoso por texting o ciberacoso entre niños cada vez más pequeños, por lo que aumentar la edad podría ser una buena medida preventiva.

Personalidades influyentes como Emilio Calatayud ya se han pronunciado al respecto.  Según el polémico juez, la prohibición suena a “brindis al sol para cubrirse las espaldas sobre posibles demandas”.  Según el magistrado de Granada, los padres son los primeros culpables al proporcionar el móvil a los hijos desde edades cada vez más tempranas.

Por su parte, el psicólogo y exdefensor del menor Javier Urra ve el hecho como algo positivo, en el sentido de que, como mínimo, supone una regulación legal que sirve de referente a los padres para establecer la prohición a sus hijos respaldándose en lo que manda la ley.

 

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

 

 


Patricia Peyró @kontrolparental

Los padres españoles compramos un móvil a nuestros hijos a partir de los ocho años. Aunque el debate “móvil sí-móvil no” está servido, ya sea un año antes o después, no podremos evitar su adquisición. Por eso, lo mejor es asimilarlo ejerciendo nosotros mismos el control sobre el dispositivo. Lo conseguiremos descargando las aplicaciones más adecuadas para su edad, y Talkyds es un buen ejemplo de ellas.

Si los niños nos piden un smartphone es para usarlo, y fundamentalmente le darán el empleo que hacen el resto de los niños: jugar a videojuegos, ver webs, ver YouTube… Pero, sobre todo, lo querrán para socializar. Al igual que hacemos los adultos, los niños verán en el móvil un instrumento más para ponerse en contacto con sus iguales. Cuando son demasiado pequeños para tener redes sociales, necesitarán un canal de mensajería instantánea tipo WhatsApp con el que poder comunicarse con sus amigos, pero también con sus padres.

selfie-489119_640

Existe un gran debate sobre la conveniencia de facilitarles el teléfono a edades tempranas pero a muchos progenitores les da seguridad que sus hijos lo lleven encima cuando salen de casa

Muchos padres compran el móvil a sus hijos para poderles dar cierta autonomía cuando salen solos o van a casa de amigos, pero a la vez necesitan mantener una comunicación abierta con ellos para saber dónde están en todo momento, o por si ocurriera alguna emergencia. Hasta hace poco contaban con el WhatsApp, pero en realidad, ésta es (o debería ser) una aplicación para mayores de edad, y pensada para un uso adulto en el que no se contemplan filtros o configuraciones de seguridad. Por eso hace unos meses nació Talkyds, una aplicación cien por cien española ideada en Córdoba, que pretende resolver esa complicada coyuntura.

¿En qué consiste Talkyds?

Talkyds es una especie de WhatsApp seguro para los más pequeños, y que monitorizan los padres, no con la idea de “controlar a los niños”, sino con un matiz más centrado en la seguridad de ejercer un control responsable y un mecanismo de seguridad.  Para conseguirlo se ha desarrollado con la ayuda de la Unidad de delitos tecnológicos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil.

Talkyds 4

Monitorizar el móvil de los niños ayudará a evitar el ciberacoso o ciberbullying 

Los padres ejercen el control a través de distintas vías:

– Gestor de contactos

Los padres saben en todo momento quiénes son las personas con las que sus hijos mantienen contacto

-Gestor de tiempo

A través de esta función, los padres decidirán cuándo está permitido chatear: en qué franja horaria o qué días de la semana.

 

-Detector de palabras ofensivas

Talkyds detecta los insultos y palabras malsonantes, avisando a los padres

tanto de si las reciben como si las emiten, de forma que se previenen los casos de ciberacoso.

-Tutorización de contenidos

Los chats no se pueden borrar, por lo que los padres tendrán siempre una lectura real de las conversaciones del niño.

-Tráfico de fotos

La aplicación no permite el reenvío de imágenes ni el almacenamiento, por tanto se evita el riesgo de chantajes por grooming

y la temida viralidad de imágenes que muchas veces están en la génesis del ciberacoso.

Talkids 3

Muy fácil de usar y descargar, estando disponible tanto en IOS como en Android y está pensado para niños entre 7 y 11 años.

-Localización y proximidad

Facilita la geolocalización del niño y de sus contactos para saber cuál de ellos es el más cercano, por si surgiera alguna emergencia.

Más información sobre Talkyds aquí.

¿Quieres darte a conocer?  Si tienes una App o sitio web relacionada con el acoso escolar, el control parental, con las TIC y la educación vía internet, smartphones y tablets, contacta con nosotros aquí.

 

WhatsApp es la App más descargada y la favorita de los españoles como forma de mensajería instantánea

WhatsApp es la App más descargada y la favorita de los españoles como forma de mensajería instantánea

Por Patricia Peyró @kontrolparental

Hemos hablado varias veces del WhatsApp, y no somos los únicos, al ser una de las Apps más innovadoras del mercado desde la aparición del smartphone.  Parte de su éxito se debe a  la revolución que ha generado la gratuidad que ofrece en el envío de mensajes, cambiando de este modo nuestras formas de comunicación, hasta el punto de que ya preferimos enviar un mensaje que llamar por teléfono.

Los usuarios de esta aplicación tienen una media de 15 chats o canales abiertos en su móvil.  Y existen tantos chats posibles en el propio teléfono como números tengamos en la agenda. Sin embargo, ¿cuántos de nosotros tenemos también ese contacto “incómodo” que fantasearíamos con bloquear, para que no nos acose con sus mensajes, o simplemente para dejar abierta la ambigüedad en cuanto a nuestra disponibilidad, especialmente ahora que han activado el servicio de las dos aspas azules, y con él desatado en cierto modo la paranoia del Doble Check Azul?

El acoso por texting es otra de las razones para bloquear a un usuario en WhatsApp

El acoso por texting es otra de las razones para bloquear a un usuario en WhatsApp

 

¿Cómo bloquear a un usuario en WhatsApp?

Bloqueo fácil y sencillo para evitar los contactos "incómodos"

Bloqueo fácil y sencillo para evitar los contactos “incómodos”

En el iphone, basta con pulsar “Bloquear”, el botón que sale arriba del todo en la ventana del chat cuando alguien que no está en tu agenda te envía un mensaje.  En Ajustes / Cuenta / Privacidad / Bloqueado/ Añadir. Para desbloquear, basta con deshacer los pasos anteriores a partir de las listas de gente bloqueada.

En teléfonos Android, hay que abrir WhatsApp e ir a la pantalla de Chats, y en el Menú:  Ajustes / Privacidad / Contactos Bloqueados / Agregar. Para desbloquear has de mantener presionado el nombre del contacto y a continuación seleccionar el botón de Desbloquear.

¿Qué pasa cuando bloqueamos a alguien en WhatsApp?

-A partir del bloqueo, el usuario al que has “vetado” el paso podrá seguir enviándote mensajes, pero tú no los recibirás.

-No podrás enviarle mensajes tú a él tampoco salvo que desbloquees previamente el contacto.

-El contacto bloqueado tiene información restringida sobre tu estado:  no podrá ver las actualizaciones descriptivas que hagas, ni las fotos nuevas asociadas a tu perfil.

-Desconocerán los datos referentes a tu última conexión, no sabrán si estás en línea, ni por supuesto recibirán el feedback de las aspas azules indicando si has leído o no el mensaje.

Sal de dudas y averigua si te han bloqueado en WhatsApp

Sal de dudas y averigua si te han bloqueado en WhatsApp

 

 

 

 

WhatsApp es actualmente el instrumento favorito para comunicarse entre los españoles, siendo ésta una tendencia ascendente.

WhatsApp es actualmente el instrumento favorito para comunicarse entre los españoles, siendo ésta una tendencia ascendente.

Por Patricia Peyró @kontrolparental

Los españoles lideramos el uso de WhatsApp en la Unión Europea. Así lo indican claramente los estudios realizados por el Reuters Informe de Noticias Digitales 2014  realizado por el Instituto Reuters, tras analizar el consumo de noticias online y la forma en que ésta la comparten hasta 18.000 usuarios procedentes de distintos países del mundo, como España, Reino Unido, Alemania, Estados Unidos y Japón, entre otros.

Los españoles usamos Apps y compartimos noticias vía whatsapp

Los españoles usamos Apps y compartimos noticias vía whatsapp

¿Es esta una buena noticia? Responder a esta pregunta no es tan sencillo. En la medida en que esta App favorece el acceso a información, de forma gratuIta, podría considerarse a priori una señal de avance social y tecnológico. Asimismo, el modo en que nos pone en contacto cotidiano con familiares o amigos con los que, de otro modo, no trataríamos, también se puede considerar un “plus” social, e incluso afectivo.

Sin embargo, el fácil acceso al WhatsApp y el modo en que está empezando a sustituir la comunicación hablada y el trato “cara a cara” hacen de estA App un arma de doble filo con la que debemos tomar algunas precauciones. Una de ellas es informar a nuestros hijos adolescentes de cómo y cuál es su uso apropiado, puesto que son los jóvenes los que más usan y “abusan” de la tecnología digital.

Cuanto más jóvenes, más uso hacen del smartphone

Cuanto más jóvenes, más uso hacen del smartphone

RIESGOS DEL WHATSAPP 

-Se puede perder el contacto con la realidad

-A veces se usa como sustituto de una comunicación real y se pueden perder las tablas (o directamente no adquirirlas) en el trato con los demás

-Falta de habilidades sociales, al no saber expresarse verbalmente en la comunicación cara a cara

-Favorece la evitación de encuentros reales y la cobardía para confrontar los problemas de las relaciones sociales

-Su mal empleo puede dar muy mala impresión a los destinatarios de los mensajes

Cuidado con el empleo que hacen los adolescentes de WhatsApp.  Los padres tenemos que educarlos también en digital

Cuidado con el empleo que hacen los adolescentes de WhatsApp. Los padres tenemos que educarlos también en digital

PARA QUÉ NO USAR EL WHATSAPP:

-Temas de alta intensidad emocional: rupturas sentimentales, discusiones familiares, reproches…

-Negociaciones sobre temas de trabajo como condiciones, etc.

-Reclamaciones formales o que requieran un trato serio.

-Profesar insultos, acosos o burlas.

-Temas delicados y confidenciales susceptibles de ser expuestos públicamente.

-Imágenes comprometidas o sexuales.

sexting chica movil

Los adolescentes utilizan sus dispositivos como una forma natural de relacionarse, minimizando los problemas que puedan derivarse del envío de material gráfico o audiovisual.

Patricia Peyró

Mucho se está hablando del sexting como patología derivada de internet y que tiene como víctimas a unos adolescentes inmaduros que lo toman como si fuera un juego. Sin embargo, las consecuencias del sexting pueden ser graves y poner en juego tanto su salud mental como su propia seguridad.

El sexting es, junto con el grooming, una de las amenazas que acechan a los adolescentes en internet. Siendo ambas de carácter sexual, la primera se refiere a una relación que se entabla entre adolescentes, que intercambian fotos sexuales o subidas de tono entre ellos obviando las consecuencias que puedan derivarse de ello.

El grooming, en cambio, se refiere a la dinámica se establece entre el adulto y el menor, y es generalmente perpetrada a base del engaño del mayor al joven, haciéndose pasar por una persona de esa misma edad, o por alguien que no es.

En el sexting la propia persona envía fotos sexuales que, fuera de contexto, podrían comprometerla socialmente

En el sexting la propia persona envía fotos sexuales que, fuera de contexto, podrían comprometerla socialmente

Características del sexting

-Normalmente es la chica la que manda imágenes de sí misma desnuda y las dirige a su novio o pareja sexual del momento.

-Suelen formar parte de un  “flirtexting”, que son los mensajes de texto que se envían como forma de cortejo y coqueteo.  Cuando  éstos adquieren un cariz de provocación sexual explícita se empieza a cruzar la línea entre el “flirtexting” y el “texting”.

-El que envía la foto pierde automáticamente el control de esta imagen, que puede ser reenviada y reproducida en minutos, con un alcance masivo.

¿Por qué intercambian imágenes?

La inmadurez de los adolescentes, que no ven peligro ni sienten la amenaza implícita en el envío de autoimágenes comprometidas ha favorecido la popularidad del Sexting, un fenómeno cargado de repercusiones negativas.

Una de las razones pasa por estimular sexualmente al destinatario del mensaje, con el que típicamente la chica mantiene una relación.

Suele haber una motivación romántica e idílica por la que se confía plenamente en la persona a la que se le manda la fotografía, normalmente caracterizado como amor verdadero o eterno.

El adolescente se ve presionado a actuar como sus amigos y como los modelos sociales, que actúan de forma relajada y sin pensárselo demasiado a la hora de compartir la vida privada en público.

A veces la joven lo hace como una prueba de amor y de confianza hacia el destinatario de las imágenes.

La motivación de la joven para hacerlo suele estar en llamar la atención de su pareja y buscar su  aprobación, eligiendo, sin embargo, el camino equivocado para hacerlo.

La motivación de la joven para hacerlo suele estar en llamar la atención de su pareja y buscar su aprobación, eligiendo, sin embargo, el camino equivocado para hacerlo.

La facilidad con la que se hacen fotos y vídeos a través de los propios dispositivos de los jóvenes, y su rápida transmisión hacen que el intercambio de imágenes sea una práctica cotidiana entre los más jóvenes

La facilidad con la que se hacen fotos y vídeos a través de los propios dispositivos de los jóvenes, y su rápida transmisión hacen que el intercambio de imágenes sea una práctica cotidiana entre los más jóvenes

Riesgos del sexting

En caso de que las imágenes se divulguen, el protagonista de las fotos tiene altas posibilidades de padecer acoso escolar o bullying, acrecentado por el ciberbullying hostigamiento haciendo uso de internet y las redes sociales. Los síntomas consecuencia del acoso son bien conocidos: ansiedad, depresión, fracaso escolar, evitación de ir a la escuela, problemas de sueño, ideación suicida con la posibilidad de que el joven atente contra su propia vida.