Aunque una minoría necesita pocas horas de sueño, la mayoría de nosotros necesitamos entre 7 y 9 horas de sueño para poder funcionar intelectualmente

Aunque una minoría necesita pocas horas de sueño, la mayoría de nosotros necesitamos entre 7 y 9 horas de sueño para poder funcionar intelectualmente

Patricia Peyró @kontrolparental

¿Alguna vez te has despertado a mitad de la noche y cogido entonces el móvil para distraerte un rato y volverte a dormir? Si es así no eres un caso aislado. El impacto de los teléfonos móviles en nuestras vidas no es ningún secreto, y por ello continúa siendo motivo de estudio a través de diferentes encuestas como las que realiza el CIS en España.

Las consecuencias del abuso de la tecnología y de los smartphones no se han hecho esperar, y una de ellas está muy relacionada con el descanso. Según los últimos datos aportados, “el Smartphone es el auténtico revolucionario dentro de nuestra vida cotidiana”. Ello se debe a que los usuarios lo tienen por un instrumento imprescindible en sus vidas: El 39,9% de los usuarios lo considera “muy necesario”, frente a otro 40,2% que lo describe como “bastante necesario” en la vida cotidiana.

Si no puedes dormir, revisa tus hábitos antes de acostarte

Si no puedes dormir, revisa tus hábitos antes de acostarte

Así afecta el móvil a tu descanso

El visionado del smartphone o de cualquier otro dispositivo genera insomnio nocturno como consecuencia del impacto de la proyección de la luz y de la activación que produce en nuestro sistema nervioso, tal y como explica Dan Siegel,  profesor de psiquiatría de la Universidad de California en los Ángeles (UCLA):

-La exposición a la pantalla “básicamente le dice a tu cerebro que esté despierto y que no es el momento de ir a dormir” -La luz del dispositivo genera la orden de no producir melatonina, hormona implicada en la conciliación del sueño, que se ve postergado a veces durante varias horas.

Los niños son especialmente sensibles al impacto de las pantallas. No les dejes el móvil ni la tablet por la noche.

Los niños son especialmente sensibles al impacto de las pantallas. No les dejes el móvil ni la tablet por la noche. Haz click aquí para saber más.

– Entre las funciones del sueño, además de descansar las neuronas, las células gliales cumplen un papel muy importante: el de la limpieza de toxinas de estas células cerebrales. Si no se les deja tiempo para hacerlo, “las toxinas permanecerán en un 95 por ciento en el cerebro”.

-El resultado es un descanso de unas cinco horas, tiempo insuficiente para poder mantener el cerebro activo, “fresco” y en plena forma para rendir al día siguiente.

El insomnio producido por el dispositivo genera un círculo vicioso por el que, al no podernos dormir, continuamos consultando el correo, consultando Apps o leyendo diferentes textos, imposibilitando de este modo la conciliación del sueño.

El insomnio producido por el dispositivo genera un círculo vicioso por el que, al no podernos dormir, continuamos consultando el correo, consultando Apps o leyendo diferentes textos, imposibilitando de este modo la conciliación del sueño.

-Entre los síntomas del día siguiente estarán el cansancio y la falta de atención, de memoria, además de verse afectada la capacidad de resolución de problemas.

-A nivel metabólico afecta a la insulina, lo cual puede derivar en una ganancia de peso

Los expertos recomiendan darnos un respiro y desconectar las pantallas como mínimo una hora antes de irnos a dormir, para favorecer el descanso.

Los expertos recomiendan darnos un respiro y desconectar las pantallas como mínimo una hora antes de irnos a dormir, para favorecer el descanso.

¿Quieres darte a conocer?  Si tienes una App o sitio web relacionada con el control parental, con las TIC y la educación vía internet, smartphones y tablets, contacta con nosotros aquí.

El uso de internet ya se considera universal

El uso de internet ya se considera universal

Acaba de tener lugar en nuestro país el mayor congreso de móviles a nivel mundial, acogiendo las grandes novedades de estos dispositivos, cada vez más complejos en sus posibilidades, pero más sencillos de utilizar gracias a los avances tecnológicos.  Según los datos aportados por el INE respecto al año pasado, uno de cada tres menores tiene móvil en nuestro país, cifras que obligan a controlar el uso que los niños hacen de estos dispositivos.

Una de las frases para recordar en este MWC 2016 ha sido la formulada por el Presidente de Telefónica César Alierta: “El 65 % de los niños que comienzan hoy la educación primaria acabará desempeñando un puesto de trabajo que todavía no existe”.  Sus palabras tienen relación directa con la velocidad en la que las nuevas tecnologías se apoderan de los jóvenes de hoy. Los conocidos como nativos digitales no conocen una vida sin internet y piensan en digital, “absorviendo” el aprendizaje de los dispositivos del mismo modo en que aprenden a leer y a escribir.  El presidente de la compañía telefónica advirtió que la digitalización lo cambia todo, generando un progreso social exponencial en el que será posible aumentar la creación de riqueza.

Los nativos digitales se preparan para profesiones que todavía no conocemos

Los nativos digitales se preparan para profesiones que todavía no conocemos

En el Congreso Mundial de Móviles de Barcelona hemos visto novedades que parecen de ciencia ficción:  móviles modulares, generación de imágenes en realidad virtual, mejora técnica para evitar roturas o sobrecalentamiento, selfies con los que se mide la temperatura corporal…  Además de smartphones que se están fabricando actualmente en los mercados emergentes, en una versión low cost que podrán tener una importante incidencia en el mercado.  Y esto va también por los padres:  Consiguiendo un smartphone por menos de 10 euros es posible que facilitemos este dispositivo con mayor “alegría” a nuestros hijos, sin tanto miedo a que lo pierdan o rompan.

No se trata de prohibir, sino de conocer y aplicar medidas de protección sensatas

No se trata de prohibir, sino de conocer y aplicar medidas de protección sensatas

Todo avance es bueno, en general, en la medida en que interviene en facilitar la producción pero también la calidad de vida y la comunicación, que parece que ya no conoce barreras.  Sin embargo…  La formación en nuevas tecnologías tiene que ir acompañada de un control parental en el que, más que prohibir, conozcamos lo que hay.  En la información está el control:  información de qué prestaciones ofrecen los móviles de hoy y qué hacen los niños con ellos, qué Apps utilizan, cuáles son sus redes sociales, cuáles abandonan y por qué lo hacen, además de qué temas tratan allí. Conociendo estos datos y no antes, podremos aplicar filtros eficientes en control parental y prevenir las principales amenazas de internet.

Queda mucho por hacer, por lo que os invitamos a participar en nuestro blog:  Podéis enviarnos noticias, comentarios, trucos para el control parental…   Y propuestas de colaboración. Todo lo que tenga que ver con la seguridad de los más pequeños en el entorno digital.  Contacta con nosotros aquí

 

 

¡Funciona! Educar con sentido común también en las nuevas tecnologías

¡Funciona! Educar con sentido común también en las nuevas tecnologías

 

Patricia Peyró @kontrolparental

Por más que nos pese, y por mucho que se hallen argumentos en contra de las nuevas tecnologías en relación al abuso de estas,   no podemos desentendernos de ellas, ni mucho menos aislar a nuestros hijos del mundo en el que viven. En vez de prohibir, es mejor guiar, enseñar y acompañar en el camino de las nuevas tecnologías. Para ejercer ese control, nada como aplicar el sentido común que ya han aplicado todos los padres de generaciones anteriores.

Es difícil ponerse en situación, pero debemos recordar que la generación Z es la compuesta por los “ciudadanos digitales”, que se llaman así precisamente porque no conocen una vida sin internet. Su experiencia con en el mundo pasa por un entorno digital en el que el “texting” sustituye al teléfono, y en el que las “redes sociales” reemplazan a los amigos reales (si es que todavía existen esta modalidad de relaciones).

Siempre es mejor acompañar y enseñar que prohibir.  Y si se ponen límites habrá que explicar por qué.

Siempre es mejor acompañar y enseñar que prohibir. Y si se ponen límites habrá que explicar por qué.

Tan sencillo como poner límites

Para conseguir aprovechar lo mejor de las nuevas tecnologías y prevenir lo pernicioso de éstas es tan sencillo como poner límites al uso. Pero antes hay que saber lo que se hace: ¿Qué restricciones hacer y por qué? Para conseguirlo los padres pueden plantearse estas cuatro preguntas, y a partir de ahí, negociar unas condiciones de utilización sensatas:

1 Lugar

Igual que uno desayuna en la cocina y se ducha en el cuarto de baño, es bueno establecer los lugares dentro de la casa en los que permitimos el uso de dispositivos. Por ejemplo, “¿en la mesa cenando se permite el uso del ipad?”, “¿pueden jugar a videojuegos en la cama?” Un buen consejo es hacer una lista de zonas prohibidas, pero también otra de zonas permitidas, para que no lo perciban todo como prohibición.

2 Momento

¿Es oportuno chatear mientras se hacen deberes? ¿O mientras se está en misa? Al igual que hay lugares, hay momentos vinculados a ciertas actividades en las que conviene dejar claro que no se pueden usar los dispositivos. Acotar los tiempos es importante y si se les da una explicación lógica, los niños serán los primeros en entender que lo que decimos es razonable.

Aprovecha para pasar algún tiempo con ellos enseñándoles e inculcándoles hábitos positivos en TIC

Aprovecha para pasar algún tiempo con ellos enseñándoles e inculcándoles hábitos positivos en TIC

3 Motivo

¿Por qué razón usan el móvil? ¿Y el ordenador? Cada dispositivo tiene un propósito en concreto que debe conocer el niño para poder hacer de él un uso seguro. Si se le deja simplemente para “enredar” con él cogerá el hábito de tenerlo siempre entre las manos sin siquiera un propósito en concreto: el primer paso para la nomofobia.

4 Tiempo

Antes se decía que “comer y rascarse, todo es empezar” y bien podría añadírsele el anexo de tocar el móvil o meterse en internet: al final siempre se nos acabará ocurriendo algo que hacer. En este sentido, los padres debemos limitar el uso en el sentido de preguntarnos “cuánto tiempo” pasan enganchados a los dispositivos. Ya al margen de lo que estén haciendo (que controlamos en el “motivo”), simplemente no conviene que pasen más de una hora al día.

¿Quieres darte a conocer?  Si tienes una App o sitio web relacionada con el control parental, con las TIC y la educación vía internet, smartphones y tablets, contacta con nosotros aquí.

 

 

El psicóloga Marc Massip apuesta por hacer un buen uso de las nuevas tecnologías

El psicóloga Marc Massip apuesta por hacer un buen uso de las nuevas tecnologías

Patricia Peyró @kontrolparental

Es Navidad, y como no podía ser de otra manera, tenemos unos protagonistas indiscutibles para los regalos de estas fiestas:  los dispositivos.  Niños y mayores aprovecharán este año para pedir móviles y tablets como regalo favorito.  Nos reunimos con Marc Masip, director del Instituto Psicológico Desconect@, con un programa pionero nacido en el 2012 como consecuencia de una necesidad surgida con las nuevas tecnologías:  la de hacer un buen uso de estas sin deteriorar nuestras relaciones personales y sin crearnos dependencias o adicciones.

-¿Desde cuándo las nuevas tecnologías pueden suponer un problema psicológico para las personas?

Pues desde no hace mucho, hemos dejado que este huracán tecnológico nos domine y sobrepase sin siquiera preocuparnos por lo que acarrearía. Ahora empezamos a darnos cuenta de que no tener el móvil nos provoca ansiedad, de que los jóvenes no dejan de usarlo… La gente empieza a pedir ayuda. Cuando acabemos de saber las consecuencias que un mal uso genera, puede ser ya tarde para muchos.

-¿De qué tipo de conflictos estamos hablando?

Padres que no saben cómo hacer que sus hijos dejen el móvil o un vídeojuego, parejas que se distancian por la falta de comunicación, alumnos que no pasan de curso porque estudian con el móvil o están mas pendientes de lo que dicen en sus grupos, profesionales que en sus horas de trabajo utilizan el móvil y por tanto son menos efectivos… Creo que hay demasiados problemas derivados de las nuevas tecnologías.

-¿En qué consiste el programa “Desconecta”?

El Instituto Psicologico Desconect@ se dedica a tratar diferentes problemas mentales y emocionales. Pero estamos especializados en la orientación adolescente y las adicciones a nuevas tecnologias.  Organizamos Jornadas Psicoeducativos, talleres, conferencias… ¡Hacemos de todo!

 -¿La terapia que aplican Vds. es individual, grupal, familiar…? ¿Cuál es el mejor abordaje?

A partir de nuestro método, el Petter’s Action Method hemos creado una terapia única en Europa. Trabajamos con familias y nuestro gran objetivo es la empatización con el paciente, solo así conseguimos lo que queremos.

-¿En qué se asemeja la adicción al móvil con cualquier otra adicción, como pueda ser el alcoholismo o el abuso de drogas?

¡En casi todo! Nosotros creemos que tenemos muchos ítems en común. Es verdad que no hay substancia pero utilizando el móvil nos produce diferentes sensaciones como ansiedad o sentirse desnudo si no lo tenemos. Para nosotros no hay diferencia en la gravedad de una adicción u otra.

cp faceup mv

El programa Desconect@ tiene su propia App:  FaceUp.  Descubre en qué consiste haciendo clic aquí.

-Los niños son especialmente vulnerables, ¿qué podemos hacer para que no “sucumban” ante la nomofobia o el uso excesivo de los dispositivos?

Debemos preocuparnos ¡YA! La tecnología nos ha arrollado de forma devoradora, salimos a la calle y la gente va mirando su pantalla, los parques retumban silencio porque los niños ya no juegan, las reuniones de los jóvenes son absolutamente silenciosas, nos hemos acostumbrado hacer todo por la pantalla, es más fácil si, pero también menos real. Si seguimos permitiendo que esto siga así, ¿qué será del futuro de nuestros jóvenes? Son niños/as que utilizan el teléfono para todo:  nativos digitales, que se comunican a través de una pantalla y que en vez de decirse las cosas a la cara lo hacen escudados en la distancia digital. Con el tiempo aprenderán a solo hacerlo así, y de mayores serán cobardes, sin habilidades interpersonales u sociales. Debemos poner normas ya.  Igual que hace años podíamos fumar en todos lados o ir en moto sin casco y ahora la sola idea nos resulta aberrante,  del mismo modo ahora nos toca marcar reglas tecnológicas sociales.

-En Navidad todos los niños pedirán un móvil, una Tablet o una consola para reyes. ¿A partir de qué edad recomienda cada uno de ellos?

Para mí la edad ideal es a los 16 años, antes no lo necesitan para nada. Si tenemos la necesidad de que nuestro hijo lleve teléfono puede llevar uno convencional que sirva para llamar y recibir llamadas.

Antes de dárselo es importante hacer un trabajo de educación, prevención y marcar unas normas de uso.

 -Los padres, ¿cómo podemos “controlar” la actividad de nuestros hijos sin vulnerar su privacidad?

¡Es imposible! Si le regalamos el móvil a nuestro hijo, lo que haga con él es cosa suya. Nosotros debemos educarle en que haga un uso correcto, pero no sirve de nada cotillear o controlar lo que hace, al final solo sabremos lo que hacen, pero lo seguirán haciendo.

A nuestros hijos les ofrecerán drogas, alcohol o tener relaciones sexuales sin protección, no siempre podremos estar ahí controlando, pero si los hemos educado de forma correcta, sabrán tomar la decisión correcta. De eso se trata también con el uso de dispositivos.

Marc Massip ha contribuido de forma ejemplar en la divulgación de la psicología de las nuevas tecnologías

Marc Masip, director de Desconect@

BIO MARC MASIP:

Licenciado en Psicología por la Universidad de Barcelona, España

Experto en adicción a las Nuevas Tecnologías

Máster en Coaching + PNL

Máster en Educación y Rehabilitación de conductas adictivas

¿Quieres darte a conocer?  Si tienes una App o sitio web relacionada con el control parental, con las TIC y la educación vía internet, smartphones y tablets, contacta con nosotros aquí.

 

Hasta el 40% de los menores de dos años tiene acceso a las nuevas tecnologías

Hasta el 40% de los menores de dos años tiene acceso a las nuevas tecnologías

Patricia Peyró @kontrolparental

Mucho se habla de lo pernicioso de las nuevas tecnologías para los más pequeños y de cómo internet puede resultar una amenaza  para su salud y progreso intelectual y físico. Sin embargo, existen argumentos que apoyan el uso de dispositivos como herramientas positivas para el desarrollo.

La comunidad científica y los expertos en psicología evolutiva jamás llegarán a un acuerdo, puesto que hay argumentos para ambos bandos, también para el que sostiene que un uso responsable y supervisado puede resultar no solo beneficioso , sino necesario para el desarrollo del niño, puesto que le formará en competencias necesarias en la vida actual, en la que las TIC son instrumentos de uso cotidiano tanto para lo personal como para lo profesional.

El agobio que muestran algunos padres está injustificado, según algunos expertos, quienes argumentan que Jugar con los dispositivos no tiene que ser, necesariamente, menos educativo que llevar a cabo otras actividades clásicamente vinculadas al aprendizaje, como pueda ser la lectura.   “El juego y la creación con estas tecnologías son claves para el desarrollo del niño” , explica Mariona Grané, experta en nuevas tecnologías e infancia en la Universidad Autónoma de Barcelona. En su libro “Web 2.0: Nuevas formas de aprender y participar”, la investigadora aporta claves culturales y educativas para aceptar las tendencias tecnológicas y comprender las repercusiones sociales de este cambio. Aconseja a los padres, no obstante, no caer en la pasividad, sino aportar a sus hijos herramientas para crear sus historias, jugar, e incluso para crear sus propios videojuegos.

niña madre

Según el Hospital Sant Joan de Déu, no es malo que los niños usen la tecnología de los dispositivos, aunque insiste en que exista un control parental y que no se usen sólo como instrumento para mantenerlos distraídos y sin molestar.

Supervisión para el buen uso de las TIC

¿Cómo convertir las nuevas tecnologías en aliadas de los padres a la hora de educar, y no en enemigas? Los expertos aconsejan, en todos los casos, una supervisión razonable que contemple dos cosas: el estado de ánimo del pequeño, y el tiempo de empleo de los dispositivos.

-Vigilar cambios de humor o de conducta en el niño nos alertará de estados depresivos, que se pueden ver empeorados por el abuso de internet y de los medios digitales.

A pesar de las limitaciones temporales que aconsejan los expertos, hay una tendencia a abusar del tiempo recomendado, que llega incluso a triplicarse en algunos niños.

A pesar de las limitaciones temporales que aconsejan los expertos, hay una tendencia a abusar del tiempo recomendado, que llega incluso a triplicarse en algunos niños.

-Los niños más pequeños (entre tres y cinco años) no deberían pasar más de una hora al día, mientras que a partir de los seis y hasta los 18 idealmente no deberían emplear los dispositivos más de dos horas diarias, según la Academia Americana de Pediatría.

-Los dispositivos habrán de estar configurados con filtros de control parental para evitar la descarga infantil de juegos, Apps o el contenido o visionado de contenidos para mayores de edad.

Los contratos parentales ayudarán al control del buen uso de las nuevas tecnologías en el hogar

Los contratos parentales ayudarán al control del buen uso de las nuevas tecnologías en el hogar

¿Quieres darte a conocer?  Si tienes una App o sitio web relacionada con el control parental, con las TIC y la educación vía internet, smartphones y tablets, contacta con nosotros aquí.

cp phubbing niños

Los niños son los grandes afectados por el phubbing de sus padres hacia ellos

Patricia Peyró @kontrolparental

En el año 2007 y con el nacimiento de los móviles de última generación nada haría suponer que éstos se convertirían, con el paso de los años, en una herramienta de doble filo que nos acercaría y alejaría por igual de nuestros contactos sociales e incluso de nuestros seres más queridos. Sin embargo, el móvil se ha convertido no sólo en el medio, sino también en el fin de la comunicación.  Tal es lo que se  ha dado en llamar Phubbing.

La dictadura del smartphone está afectando a los modelos sociales y, en general, va en detrimento de unas relaciones interpersonales reales que se sustituyen, cada vez más, por unas relaciones virtuales en las que el móvil y los dispositivos constituyen el medio de comunicación, pero también el fin de ésta, y de una forma literal.

woman-795933_640

Los adolescentes prefieren enviarse mensajes de texto antes que llamarse

Tanto es así que ya existe un nuevo término empleado para definir esos retratos urbanos a los que ya estamos acostumbrados, en los que una pareja o grupo de personas se encuentra reunido entorno a alguna actividad, pero en realidad lo están dentro de lo que podría denominarse una “soledad compartida” en la que existe una suma de individuos que conforman un grupo, pero en realidad sus componentes cada uno está a lo suyo mirando a su móvil o dispositivo. Para definir esta nueva realidad cotidiana ha nacido el término “phubbing”, proveniente del inglés y de la conjunción de dos palabras “phone” (teléfono) y de “snubbing” (menospreciar).

Menospreciamos el valor de la presencia del otro

Efectivamente, se trata de un menosprecio al otro en el sentido estricto de la palabra: no le prestamos atención y únicamente estamos pendientes del dispositivo.   Entonces, ¿para qué necesitamos la compañía? ¿Vamos camino del fin de las relaciones humanas directas y reales? Cuando chateamos por el móvil lo hacemos con amigos o conocidos porque tenemos un montón de cosas de las que hablar y estamos deseando vernos o ansiosos por contarnos todo.   Sin embargo, a la hora de la verdad, y cuando nos vemos, volvemos al dispositivo en busca de nuevas fuentes sociales virtuales con las que nutrirnos de datos o interactuar mientras estamos con esos amigos con los que hemos quedado.

cp Phubbing grupo

El adolescente está enganchado fundamentalmente a las redes sociales y a las aplicaciones de mensajería instantánea como el WhatsApp o Snapchat

Los adolescentes son las grandes víctimas de las consecuencias del phubbing o del aislamiento social que lleva consigo el abuso del móvil para relacionarse. Así lo indican las cifras aportadas por los creadores de FaceUp , la App creada para eliminar la Nomofobia o adicción al móvil : Se calcula que hasta el 71% de los usuarios de Smartphone de entre 18 y 45 años padece dependencia del móvil, elevándose este porcentaje hasta el 85% en caso de adolescentes.

alto-al-phubbing-1-638

La paradoja del Smartphone: si bien permiten una “conexión” con gente con la que de otro modo no trataríamos, también nos aleja de los demás

¿Quieres darte a conocer?  Si tienes una App o sitio web relacionada con el control parental, con las TIC y la educación vía internet, smartphones y tablets, contacta con nosotros aquí.