sexting chica movil

Los adolescentes utilizan sus dispositivos como una forma natural de relacionarse, minimizando los problemas que puedan derivarse del envío de material gráfico o audiovisual.

Patricia Peyró

Mucho se está hablando del sexting como patología derivada de internet y que tiene como víctimas a unos adolescentes inmaduros que lo toman como si fuera un juego. Sin embargo, las consecuencias del sexting pueden ser graves y poner en juego tanto su salud mental como su propia seguridad.

El sexting es, junto con el grooming, una de las amenazas que acechan a los adolescentes en internet. Siendo ambas de carácter sexual, la primera se refiere a una relación que se entabla entre adolescentes, que intercambian fotos sexuales o subidas de tono entre ellos obviando las consecuencias que puedan derivarse de ello.

El grooming, en cambio, se refiere a la dinámica se establece entre el adulto y el menor, y es generalmente perpetrada a base del engaño del mayor al joven, haciéndose pasar por una persona de esa misma edad, o por alguien que no es.

En el sexting la propia persona envía fotos sexuales que, fuera de contexto, podrían comprometerla socialmente

En el sexting la propia persona envía fotos sexuales que, fuera de contexto, podrían comprometerla socialmente

Características del sexting

-Normalmente es la chica la que manda imágenes de sí misma desnuda y las dirige a su novio o pareja sexual del momento.

-Suelen formar parte de un  “flirtexting”, que son los mensajes de texto que se envían como forma de cortejo y coqueteo.  Cuando  éstos adquieren un cariz de provocación sexual explícita se empieza a cruzar la línea entre el “flirtexting” y el “texting”.

-El que envía la foto pierde automáticamente el control de esta imagen, que puede ser reenviada y reproducida en minutos, con un alcance masivo.

¿Por qué intercambian imágenes?

La inmadurez de los adolescentes, que no ven peligro ni sienten la amenaza implícita en el envío de autoimágenes comprometidas ha favorecido la popularidad del Sexting, un fenómeno cargado de repercusiones negativas.

Una de las razones pasa por estimular sexualmente al destinatario del mensaje, con el que típicamente la chica mantiene una relación.

Suele haber una motivación romántica e idílica por la que se confía plenamente en la persona a la que se le manda la fotografía, normalmente caracterizado como amor verdadero o eterno.

El adolescente se ve presionado a actuar como sus amigos y como los modelos sociales, que actúan de forma relajada y sin pensárselo demasiado a la hora de compartir la vida privada en público.

A veces la joven lo hace como una prueba de amor y de confianza hacia el destinatario de las imágenes.

La motivación de la joven para hacerlo suele estar en llamar la atención de su pareja y buscar su  aprobación, eligiendo, sin embargo, el camino equivocado para hacerlo.

La motivación de la joven para hacerlo suele estar en llamar la atención de su pareja y buscar su aprobación, eligiendo, sin embargo, el camino equivocado para hacerlo.

La facilidad con la que se hacen fotos y vídeos a través de los propios dispositivos de los jóvenes, y su rápida transmisión hacen que el intercambio de imágenes sea una práctica cotidiana entre los más jóvenes

La facilidad con la que se hacen fotos y vídeos a través de los propios dispositivos de los jóvenes, y su rápida transmisión hacen que el intercambio de imágenes sea una práctica cotidiana entre los más jóvenes

Riesgos del sexting

En caso de que las imágenes se divulguen, el protagonista de las fotos tiene altas posibilidades de padecer acoso escolar o bullying, acrecentado por el ciberbullying hostigamiento haciendo uso de internet y las redes sociales. Los síntomas consecuencia del acoso son bien conocidos: ansiedad, depresión, fracaso escolar, evitación de ir a la escuela, problemas de sueño, ideación suicida con la posibilidad de que el joven atente contra su propia vida.

 

Sexting selfie

Con la aparición de los SMS florece una nueva forma de comunicación sexual con el envío de imágenes y vídeos de contenido erótico a través del teléfono móvil.

Por Patricia Peyró @kontrolparental

La palabra proviene del inglés, y en ella se contraen dos significados: sexo (SEX) y texting -envío de mensajes cortos- (TING). Además, se refiere específicamente al envío e intercambio de imágenes sexuales que se producen entre jóvenes y adolescentes empleando el móvil  por ser ellos los principales usuarios de este fenómeno.

Hay que diferenciar el Sexting del envío de fotos o vídeos pornográficos, no necesariamente vinculados a esta práctica cada vez más común entre los jóvenes.

En España 8 de cada 10 adolescentes de 15 a 16 años posee su propio teléfono móvil, con el que la mayoría (más del 88%) hace fotografías, que envía a otras personas (48,2%) y publica en Internet (20,8%).  Estas  son las conclusiones del Estudio sobre seguridad y privacidad en el uso de los servicios móviles españoles, realizado en el 2010 el Observatorio INTECO y Orange.

La disponibilidad del dispositivo con el que poder enviar imágenes propias junto con el desconocimiento de las posibles consecuencias de perder el control de una imagen privada resultan en el mejor caldo de cultivo para una difusión vírica y no autorizada de imágenes que, posteriormente, podrán desembocar incluso en el peor hostigamiento del ciberbullying.

El libertinaje extremo de los adolescentes está influido por modelos sociales en los que se producen una sexualización permanente en el comportamiento.

El libertinaje extremo de los adolescentes está influido por modelos sociales en los que se producen una sexualización permanente en el comportamiento.

El Sexting puede derivar en conductas de Sextorsión (chantaje sexual) y ciberbullying, siendo éste una de las mayores causas de suicidio entre los adolescentes.

El Sexting puede derivar en conductas de Sextorsión (chantaje sexual) y ciberbullying, siendo éste una de las mayores causas de suicidio entre los adolescentes.

Veamos cómo se produce el Sexting en este vídeo de Pantallas Amigas.

 

El anonimato propicia el acoso en internet

Cada vez con más frecuencia oímos casos de “grooming” o acoso sexual empleando internet como vía de acceso al menor.   Pero, ¿a qué se refiere exactamente?

Por Patricia Peyró @kontrolparental

El Grooming proviene del inglés y significa “acicalamiento”, porque hace referencia a cuidarse, fundamentalmente el cabello.  Pero su significado cambia en el contexto de internet y constituye una de las grandes temáticas del control parental: la de proteger al menor del acecho de un adulto que tiene fines eróticos e ilícitos.

Esta forma de acoso se refiere al modo en que un adulto se aproxima a un niño usando las nuevas tecnologías para ganarse su confianza y abusar posteriormente de él.  La motivación del acosador tiene un carácter claramente sexual, y busca la materialización, ya sea física o carnalmente, o ya sea sólo a través de la recopilación de material gráfico de pornografía infantil.

El depredador sexual ahora se mueve en internet

El adulto generalmente busca con el grooming la propia satisfacción sexual, aunque otras veces lo hará con fines de intercambio, venta o divulgación ilícita de imágenes.

El grooming tiene una relación directa con el acoso sexual, entendiéndose éste por la relación en la que hay un abuso de poder, en este caso psicológico.  ¿Cómo se pasa del grooming al acoso?  Podríamos decir que el grooming es el primer estadío del acoso posterior, que podrá tener lugar una vez el  depredador cuenta con alguna herramienta tangible, como pueda ser una fotografía, que le sirva para chantajear al niño.

En el grooming se procuran fotografías del menor

Aunque muchas veces el adulto no persigue un encuentro físico y real con el menor, sino simplemente la estimulación visual y privada, en algunos casos utilizarán el chantaje y la amenaza de hacer públicas algunas imágenes o información intercambiada con éste.

A las niñas se les acosa más que a los niños

Las consecuencias del grooming pueden ser devastadoras para el menor