maple-leaf-638022_640

Hoy hacemos la cuarta publicación del diario de Lucas, en una serie de memorias realizadas años después de haber padecido acoso escolar, y que iremos publicando. Puedes leer los episodios anteriores aquí (Primera parte ; Segunda parte ; Tercera Parte )

¿Qué nos cuenta Lucas en el nuevo episodio de su diario? En esta ocasión se enfrenta, años después, a otro de los demonios que aparecen a menudo en los colegios y de los que apenas se habla: los profesores que secundan el acoso, en vez de ayudar al niño.  Y cuando decimos secundarlo puede ser a través del silencio y de la pasividad mantenida como testigos, pero también puede ser a través de un hostigamiento activo.

“Tras armarme de mucho valor, me he decidido a contar un episodio que tuvo lugar diez años después de mi experiencia con el acoso escolar”, explica Lucas en esta nueva entrega.

cp gaga bullying

Contarlo es terapéutico y puede ayudar a otras personas. Un ejemplo lo tenemos en Lady Gaga, hablando públicamente de su acoso escolar y de una violación que sufrió en la adolescencia. Cuéntanos tu caso en info@deset.es

 

Una amiga me había invitado a su fiesta de graduación de bachillerato. En el camino, me encontré con mi antigua profesora de Francés, mi mayor demonio. Sabiendo que yo no tenía nada de lo que avergonzarme, opté por enfrentarme a ella y reprocharle todo lo que había sufrido por su culpa.

Durante la salida en Hendaya, no había hecho nada por defenderme. Le dije cómo una buena amiga me había advertido de la clase de persona que ella era, pero que yo (aquí reconocí que al no hacerle caso había actuado de forma arrogante y autosuficiente), no le había hecho caso. Sabiendo que iba a una fiesta, quise controlarme, porque tampoco quería alterarme mucho, pero aquello era algo que tenía que hacer. Tras despedirme diciéndole que sentía lástima por los niños que tuviera a su cargo, me fui a la fiesta.

Mientras caminaba, pensé como me había enfrentado a mi mayor demonio, y que de alguna forma le había ganado, pero aún así el fantasma de mi profesora de Francés aún me perseguía y sabía que iba a tener que hacer algo más para desterrarla de mi mente para siempre, aunque con esfuerzo estaba convencido de que algún día lo lograría.

Durante mis primeros años me sentía muy solo por culpa de la fobia social que me había provocado el acoso escolar sufrido en primaria (y que en ocasiones aún siento), pero que no estaba solo en absoluto, que allí tenía amigos, como cuando tiré la coraza y dejé de jugar a la defensiva pude comprobar. Mi etapa en secundaria fue muy importante para superar el acoso escolar, y por eso quiero contarlo. También pienso que sería importante mencionar cómo, aunque el equipo directivo y la mayoría de profesores no hicieron nada por ayudarme durante mis quince meses de calvario escolar, mi tutora me brindó un gran apoyo.

Libro-abierto

 

Lucas Frost es el autor de “Blanca y el jardín secreto”, una saga de varios títulos en los que aborda los diferentes temas subyacentes al acoso escolar. Puedes contactar con el autor y comprar sus libros aquí: alectoblanca@gmail.com

Si tú también quieres contarnos tu experiencia en primera persona, si lo deseas de forma anónima, contacta con redacción por mail: info@deset.es

 

cp educacion padres niño atormentado

Hoy hacemos la tercera publicación del diario de Lucas, en una serie de memorias realizadas años después de haber padecido acoso escolar, y que iremos publicando. Puedes leer los episodios anteriores aquí (Primera parte y  Segunda parte 2  )

En esta nueva entrega observamos un testimonio más detallado, consecuencia de una elaboración psicológica en la que, poco a poco, se maduran las cosas, y como resultado, se decide a hablar.

“No sabéis lo que es no tener nada, mirar a tus compañeros de clase y saber que mereces más, que te digan que estás solo en el mundo”, indica el autor.

boy-1226964_640

Contarlo es terapéutico y puede ayudar a otras personas. Cuéntanos tu caso en info@deset.es

En marzo de 2005 ya llevaba trece meses sufriendo acoso escolar. Tenía once años. En un intento de escapar de aquella situación me apunté a una salida de cinco días organizada por el centro en la localidad francesa de Hendaya. No sabía que al hacerlo estaba firmando mi peor condena. Antes de destruir el diario sobre aquella experiencia, siento que debo compartirla para que esto no le pase a otras personas, pues si hay algo peor que sufrir todo aquello, es que haya sido en vano.

 

-19 de marzo de 2005: Primer día en Hendaya. Durante la noche, los demás niños de mi cuarto amenazan con matarme. Las monitoras acuden a ver qué pasa y me llaman la atención por “provocar alboroto”.

 

-20 de marzo de 2005: Durante todo el día recibo amenazas de muerte. Intentó salir huyendo del cuarto y me refugió en el de las niñas de enfrente. Mis compañeros de cuarto se “disculpan” diciendo que soy “el anormal del cuarto”, a lo que las niñas responden: “Lo sabemos”. Por la noche, mientras me estoy duchando, mis compañeros de cuarto se cuelan en el cuarto de baño, se ríen de mi cuerpo desnudo y me tiran sus zapatillas de deporte.

 

-21 de marzo de 2005: Durante todo el día recibo amenazas de muerte. Por la noche, en una cruel ironía, nos ponen la película de Disney Los rescatadores, que narra el calvario de una niña llamada Penny, un calvario similar al que yo estoy viviendo.

 

-22 de marzo de 2005: Durante todo el día recibo amenazas de muerte. Por la noche, yo estoy llorando en el cuarto, aprovechando que nadie me ve. Fuera oigo ruidos. Aunque no sé lo que está pasando, afuera, el líder de mis matones se está masturbando delante de las niñas. Cuando salen las monitoras a ver que pasa, el líder de los matones le echa la culpa a su “mejor amigo” (dudo mucho que lo considerara como tal), y mientras este recibe un castigo por parte de una monitora (son tres) que yo he sido el culpable de masturbarme y de acusar al otro. Solo una de las tres monitoras, Sophie, cree en mi inocencia.

 

-23 de marzo de 2005: Último día en Hendaya. Públicamente recibo la culpa de lo ocurrido la noche anterior.

 

-29 de marzo de 2005-9 de mayo de 2005: Durante los recreos me gritan “Lucas, pirao, estás muy volao”. El equipo directivo no hace nada. El día 9 de mayo, la profesora de religión me llama cerdo delante de todos mis compañeros durante la hora de comer. No puedo más.

 

-10 de mayo de 2005-13 de mayo de 2005: Paso una semana de un médico a otro. Ninguno es capaz de ver el peligro que me acecha.

 

-14 de mayo de 2005: Sufro un ataque de ansiedad. Es el fin de mis meses de acoso escolar (mi psiquiatra dice que no debo volver al colegio), pero no de mis problemas. Durante los siguientes años sufro una persecución por parte de la administración, que me acusa de habérmelo inventado todo y a mi psiquiatra de estar senil por haberse creído mi historia.

 pokemon

 

Lucas Frost es el autor de “Blanca y el jardín secreto”,  una saga de varios títulos en los que aborda los diferentes temas subyacentes al acoso escolar. Puedes contactar con el autor y comprar sus libros aquí: alectoblanca@gmail.com

Si tú también quieres contarnos tu experiencia en primera persona, si lo deseas de forma anónima, contacta con redacción por mail: info@deset.es

 

one-against-all-1744093_640

Hoy hacemos la segunda publicación del Diario de Lucas, en una serie de memorias realizadas años después de haber padecido acoso escolar, y que iremos publicando. Puedes leer la primera parte de su diario aquí.  En esta nueva entrega se observa un acoso paulatino que va aumentado el nivel de detalle, de meses a días concretos.

“Estos son los momentos más dolorosos que omití en el testimonio anterior”, indica el autor.

 

pencil-918449_640 (1)

Contarlo es terapéutico y puede ayudar a otras personas. Cuéntanos tu caso en info@deset.es

 

-Noviembre de 2003: Hoy en Educación Física se me ha olvidado llevar la ropa de deporte. El profesor nos ha puesto un punto negativo a mi equipo y les ha dicho que es culpa mía. Mis compañeros me pegan para castigarme.

-4 de marzo de 2004: Ayer agredieron a un chico y la familia llamó al colegio. Yo no he hecho nada, pero deciden culparme a mí y a otros cuatro chicos que tampoco son culpables. Pienso que no merece la pena seguir viviendo y que quizá es mejor quitarse la vida. Llevo cinco meses sufriendo agresiones, y mi colegio, lejos de apoyarme, también quiere culparme a mi de las agresiones.

-5 de octubre de 2004: Hoy empiezo Francés. Una buena amiga me dice que no debo fiarme de las profesoras, pero yo no le hago caso.

-19-21 de octubre de 2004: Voy mal en clase de Música. Dos compañeros se ofrecen para ayudarme. No recibo ninguna ayuda por su parte, pero dos días más tarde le dicen a la profesora que mientras me ayudaban, yo me distraía y no les hacía caso.

-2 de noviembre de 2004: En Francés mis compañeros se burlan de mí. Uno de ellos se pone a rezar, implorando mi muerte.

-9 de noviembre de 2004: En Francés uno de mis compañeros se pone a pegarme, preguntándome si le gusta que me toquen. La profesora mira un momento y luego retira la mirada.

-15 de noviembre de 2004: Mis padres me llevan a un psicólogo. A ellos no les he dicho nada sobre mi situación, pero al psicólogo se la confieso. Él dice que son juegos de niños y que lo mejor que puedo hacer es no hacerles caso. Me pregunta si se lo digo a mis padres y le contesto que no. Él me dice que siga sin decirles nada. Yo le obedezco. Durante los siguientes meses de acoso escolar, este mismo psicólogo encubre al centro.

-11 de febrero de 2005: En Educación Física, mis compañeros corren a pegarme. Yo intento escaparme. El profesor me ve y me castiga alegando que no estaba “prestando atención”. Durante el resto de la hora, mis compañeros se burlan de mí, me señalan, me insultan… El profesor lo tolera. Al acabar la clase, dice que va a informar a mi tutora de mi falta.

-14 de febrero de 2005: Mi tutora me pregunta por lo que pasó en Educación Física. Yo se lo digo con temor en la voz. Ella me cree. No tengo palabras para expresar la gratitud que siento.

(Continuará)
15895638_873415469462223_7147446207585821544_o

Lucas Frost es el autor de “Blanca y el jardín secreto”, una saga de varios títulos en los que aborda los diferentes temas subyacentes al acoso escolar. Puedes contactar con el autor y comprar sus libros aquí: alectoblanca@gmail.com

Si tú también quieres contarnos tu experiencia en primera persona, si lo deseas de forma anónima, contacta con redacción por mail: info@deset.es

 

person-1821412_640

Arrancamos la sección con el testimonio de Lucas, hoy un hombre adulto que ha necesitado años para poder hablar de ello abiertamente. Así, y todo, “se ha ido abriendo” poco a poco y con diferentes niveles de detalle, que iremos publicando en forma de diario.

“Por dura que sea la situación, aunque no veáis la luz al final del túnel, siempre debéis confiar en la gente que os aprecia de verdad y olvidaros de intentar ascender en una absurda escala social”.

cp contrato

Contarlo es terapéutico y puede ayudar a otras personas. Cuéntanos tu caso en info@deset.es

Desde muy niño me ha gustado escribir. Siempre he disfrutado creando personajes, situaciones…Pero este es mi primer escrito acerca de una experiencia personal, una muy dura, la de mis meses de acoso escolar. No es algo que quiera escribir, es algo que siento que debo escribir, pues después de todos los años que han pasado desde aquello, lo que yo he sufrido poco o nada importa, pero quiero por lo menos intentar que mi experiencia ayude a niños y adolescentes que estén sufriendo esta horrible experiencia a combatir una de las peores plagas de nuestra sociedad.

Actualmente, es difícil imaginarse una vida sin grandes pretensiones, pero lo cierto es que cuando tenía ocho años lo tenía todo al mismo tiempo que no tenía nada. No me importaba en absoluto el inminente divorcio de mis padres ni que las personas más cercanas a mí no comprendieran mi conducta (cuyos extraños rasgos serían posteriormente aclarados cuando se me diagnosticase el síndrome de Asperger). Era un niño con mucha vida interior que estaba contento con quien era, si bien es cierto que buscaba algunas respuestas a aquello que me hacía “especial” o “diferente”, pero que estaba totalmente convencido de que no era algo malo. Todo eso cambió el día que empecé quinto de primaria.

Aunque ese fue el día en que mi mundo se vino completamente abajo, también debo señalar que en los últimos meses, mi concepción del mundo había cambiado radicalmente, pues había dejado de lado mi vida interior y había empezado a comprender nuestra sociedad como lo que realmente era: un club exclusivo del que no todo el mundo podía formar parte. Y yo quería formar parte de ese club exclusivo a toda costa, pues se habían apoderado de mi mente sentimientos que nunca antes había experimentado: la rabia, la envidia…Yo no podía con ello y empecé a sentir como perdía la cabeza, como desconfiaba de las personas que me brindaban su amistad y apoyo de manera incondicional…

Quise empezar a ascender en la escala de los llamados “guays del colegio” para evitar seguir sufriendo el acoso, y aunque conseguí meterme dentro de ese grupo y ser “guay”, fui un iluso al creer que con ello iba a dejar de sufrir acoso, pues dentro de la jerarquía de ese grupo, yo estaba en el escalafón más bajo. Cerré mis ojos a la realidad, soporté el acoso lo mejor que pude, y un día todos mis deseos se volvieron realidad: la gente me respetaba, sentía incluso que me admiraban…Pero todo aquello no era más que una absurda ilusión que duró unos meses hasta que me di de bruces contra la misma puerta contra la que con tanta insistencia había llamado y volví a ser el de antes: un niño raro que contaba con el incomprensible apoyo de unos pocos, pero que era visto como una escoria ante los ojos de los demás.

Y aquí debo decir que algunos profesores del colegio no solo hicieron la vista gorda en lo que respectaba a mis acosadores, sino que les instigaron a que me tratasen de esa forma. Pero también debo ser justo y objetivo, y decir que otros profesores hicieron lo indecible por apoyarme, en ocasiones en los momentos de mayor oscuridad.

Unos años más tarde de todo aquello, cuando tenía catorce años, pensé que todo lo que me había pasado cuando tenía entre diez y doce me lo merecía, pues había rechazado el apoyo de mis amigos, quienes me habían advertido de la clase de personas con las que me quería involucrar, pero que yo, de forma arrogante y autosuficiente, había pensado que no merecía la pena hacerles caso.

Estos son los errores que cometí, no me siento orgulloso de ellos, pero sé que ahora que mi vida continúa y yo me encaro hacia todos los retos que me plantea la vida con todo el coraje y toda la dignidad que poseo, puedo afirmar con orgullo que esta horrible etapa de mi vida ha pasado, y también que la he superado” (Continuará)

Lux-Blanca-y-el-jardin-secreto

Lucas Frost es el autor de “Blanca y el jardín secreto”, una saga de varios títulos en los que aborda los diferentes temas subyacentes al acoso escolar. Puedes contactar con el autor y comprar sus libros aquí: alectoblanca@gmail.com

Si tú también quieres contarnos tu experiencia en primera persona, si lo deseas de forma anónima, contacta con redacción por mail: info@deset.es

acabemosconelbullyng_600

 

Patricia Peyró @kontrolparental

Ramón Oria de Rueda es psicólogo, terapeuta de familia y experto en psicopatología infantil. Atiende a niños y a sus familias desde hace más de 15 años y es el creador del protocolo para la prevención e intervención en casos de acoso escolar de Lookschool. Patricia Cáceres es economista, ex­perta en formación y consultoría y creadora del certificado de calidad No bullying pro.  Ambos han fundado Lookschool, primera empresa en España en ofrecer un protocolo certificado para combatir el bullying.

Como socios, tienen bien delimitadas sus tareas y se complementan muy bien: Oria es el director del área de diagnóstico y mediación. Cáceres, por su parte, dirige el área de formación y evaluación. El resultado ya se está dejando ver en algunos colegios de la comunidad de Madrid.

El suyo es un ambicioso proyecto sin precedentes en España. Lo es precisamente por abordar de un modo técnico y profesional el asunto del bullying. Los profesionales han creado el primer protocolo antibullying homologado con el que procuran regular sistemáticamente la prevención, la detección y la intervención, siendo este último paso uno de los valores añadidos de su fórmula de trabajo: “Prevención e información hay mucha; intervención, poca”, nos aclara Ramón Oria.

acabemosconelbullyng_300

Comprar guía aquí.

Una guía para todos los públicos

Arrancado ya el protocolo hace casi un año, además de crecer, sólo les quedaba dar un paso más: elaborar una guía práctica para los distintos públicos afectados por el acoso escolar. Y la acaban de hacer. En este manual, los expertos dan las pautas necesarias para saber cómo intervenir frente al bullying a alumnos, padres, docentes y profesionales de la salud.

Ofrecen una visión integral y sistémica de un problema que, según indican, “aún no hemos sabido enfocar en su gravedad ni en su complejidad”, y nos muestran cómo, frente a los actuales sistemas de intervención ineficaces y basados en la idea lineal y simplista de víctima y victimario, existe otra forma de afrontar este problema. Su fórmula, basada en la colaboración y la implicación de padres, docentes y alumnos está teniendo éxito en los centros escolares en los que ya se aplica.

acoso-escolar-2

En el proceso de bullying el niño se siente solo y no suele pedir ayuda pero la necesita

Cómo funciona Lookschool.

LookSchool funciona a través de la formación y la sensibilización de todos los agentes implicados en el bullying u hostigamiento, que sería una palabra sinónima en español. “Hacemos una formación en cascada comenzando por el personal docente y no docente”, explica Oria. Con estos últimos se refieren a los conserjes, asistentes del comedor y demás personal vinculado al trato con los niños que pudieran participar en la detección del bullying y disparar, de esta manera, el mecanismo de activación del protocolo.

De este personal se seleccionará al más cualificado para hacer un equipo de profesores-tutores, siempre en actitud receptiva y pro-activa para combatir el acoso, y quienes a su vez formará a los niños-tutores, unas figuras similares a las del ‘prefact’ existentes en el modelo de educación británica y que vienen a velar por el bienestar del alumnado con una actitud de observación y sirviendo como link entre el pupilo y la dirección para resolver problemas y buscar soluciones conciliadoras. En este caso,los niños-tutores estarán para detectar y para reportar los casos de acoso que salgan a la luz.

acoso-escolar

El acoso escolar es una preocupación en casi todos lo países

El método Lookschool es cien por cien español y compite en efectividad con el prestigioso método KIVA Finlandés.   Otros protocolos muy reconocidos en nuestro país son asimismo muy reconocidos en nuestro país son el programa TEI (tutoría entre iguales), el programa AVE, centrado en la evaluación, y el test The Buddy Tool Kids, una herramienta concebida en forma de juego con la que descubrir el sociograma de la clase y detectar a tiempo los posibles casos de acoso escolar.

 

 

el-jardin-secreto-foto

Patricia Peyró @kontrolparental

Cualquier niño puede ser víctima del conocido como bullying o acoso escolar, aunque el ser diferente de los demás o más débil físicamente señala a esos niños como candidatos potenciales con mayor probabilidad. Este fue el caso de Lucas Hernández, Síndrome Asperger, hoy un hombre adulto y autor de “Blanca y el Jardín secreto”, un libro con el que ha podido canalizar aquello que sintió tras padecer más de un año del calvario del acoso escolar.

Esta ha sido la hisotoria de Lucas Hernández, Síndrome Asperger, que con su libro ha tratado de plasmar su testimonio como afectado para así poder a ayudar a los niños que, como él, han padecido o están padeciendo acoso escolar o abusos por parte de compañeros.

El mal del bullying se acrecenta con las nuevas tecnologías

El mal del bullying se acrecenta con las nuevas tecnologías

En “Los temas de Blanca y el jardín secreto”, que en realidad es una serie de cuatro libros, su autor aborda los diferentes temas subyacentes al acoso escolar, como puedan ser sus consecuencias a nivel de sufrimiento. Él mismo lo explica así: “Después de sufrir acoso escolar, una sensación que tuve fue la de un sentimiento de rabia y odio tan fuerte que era incapaz de ver a los demás disfrutando mientras yo vivía así. Yo considero que esta fue la peor consecuencia de mis quince meses de acoso escolar”. Otro de los aspectos más terribles del bullying se refiere a los sentimientos de indefensión que el pequeño afectado puede llegar a tener, planteándose si merece la pena seguir luchando. “Este es un pensamiento que también tuve, y es que es fácil abandonar pensando que no merece la pena seguir luchando”, explica el autor.

Con sus protagonistas, Alecto y Blanca, representa la desesperación de los que pudieran ser unos niños cualquiera con una infancia dura marcada por el asedio y que buscan alianzas entre sí para juntos, poder combatir al fantasma del acoso escolar. En la historia Blanca “representa mi afán de superación del acoso escolar, una lucha diaria por mi puesto y mi lugar”, aclara Lucas Hernández (que firma bajo Lucas Frost).

El niño que padece bullying se siente solo ante al peligro,tiene miedo y su autoestima se ve dañada.

El niño que padece bullying se siente solo ante al peligro,tiene miedo y su autoestima se ve dañada.

Cada año se suicidan muchos niños víctimas de acoso escolar y que ven la muerte como única salida o vía de escape. La esperanza de superación, en el libro representada en el personaje de Blanca, es fundamental y puede suponer, sin duda, la diferencia entre un final trágico y un final simplemente amargo que, con el paso del tiempo y algo de ayuda psicológica, se irá superando poco a poco aunque con dificultad.

El síndrome de Asperger tiene una sintomatología que convierte a sus afectados en vulnerables, algo que se refleja muy bien en la película, también sobre acoso escolar BEN X.

Si te interesan los libros sobre bullying no dejes de leer otros títulos de los que ya hemos hablado como “¡Déjame en paz! Yo soy de colores, ¿y tú?”, “La mala hierba” o “Bittersweet”

Si te interesan las películas sobre acoso escolar, haz click aquí para ver un recopilatorio con el mejor cine de bullying.