cp grooming 1

En el proceso de grooming el adulto “engatusa” al menor creando estrategias con las que ganarse su confianza.

Patricia Peyró @kontrolparental

Cuando se trata de nuestros hijos toda precaución en internet es poca para evitar uno de los grandes males que proporciona el anonimato en la red: el acercamiento del adulto hacia el niño haciéndose pasar por quien no es. Este fenómeno, también conocido internacionalmente como “grooming” persigue unos fines ilícitos y se debe intentar evitar educando desde la prevención. La supervisión cotidiana de los padres ayudará a detectarlo.

Una de las principales características del grooming es similar a la del acoso sexual en el trabajo: no sucede entre iguales, sino que se da en una “relación de poder”. En el grooming el adulto se encarga de que esta relación se establezca entorno a algún elemento de fuerza, real o imaginario, con el que pueda tener al niño asustado y bajo su control. Cuando lo consigue, lo que hace es iniciar una relación de chantaje al niño, y comienza a pedirle cosas, como pueda ser el envío de material sexual (fotos o visionado a través de la webcam).

 

Un niño que se siente acosado es incapaz de manejar correctamente esta situación ya que no dispone de los recursos emocionales ni de la madurez necesarios para gestionarlo.

Un niño que se siente acosado es incapaz de manejar correctamente esta situación ya que no dispone de los recursos emocionales ni de la madurez necesarios para gestionarlo.

 

El groomer busca un elemento de fuerza con el que chantajear

El groomer busca un elemento de fuerza con el que chantajear

Dado que el chantaje es uno de los elementos característicos del grooming, el primer objetivo ha de ser evitar a toda costa que el depredador sexual llegue a hacerse con material sensible que pueda usar como elemento de fuerza. Aunque en ocasiones lo consigue del propio niño (como sucediera en el caso de Amanda Todd), otras veces el depredador puede hacerse con este material recurriendo a terceras personas o incluso al robo de contraseña para acceder a los archivos de otro ordenador. Conseguirlo pasará por mantener el equipo informático actualizado en cuanto a seguridad, en primer lugar, y como punto de partida. En segundo lugar, deberemos educar a nuestros hijos explicándoles que no deben facilitar fotografías o información comprometida a nadie porque no sabemos lo que las terceras personas podrían hacer con ello fuera de contexto. Sobre todo es importante generar con nuestros hijos una confianza para que nos cuenten este tipo de acontecimientos si se llegaran a producir.

Cómo gestionar el grooming cuando sucece

Una vez el menor hace acto de valor para denunciar esa situación que lo atormenta, por nuestra parte hemos de actuar con rapidez y de acuerdo a estos consejos.

-Agradecer al niño su valentía al denunciarlo, y a continuación transmitirle una actitud de seguridad que le haga sentir a salvo.

-Jamás transmitir ansiedad descontrolada ni regañarlo haciendo que se sienta culpable. Es el momento de mantener la cabeza fría y actuar como adultos.

Nunca debemos de añadir más dolor al niño o niña haciéndole sentir culpable de lo que pasa.

Nunca debemos de añadir más dolor al niño o niña haciéndole sentir culpable de lo que pasa.

-Consultar con los expertos en una materia que nos es desconocida. Lo mejor es acudir a la policía o consultar con alguna de estas las webs especializadas.

-Nunca tomar la justicia por la mano

-Asegurarnos que el depredador tiene el material que dice tener

-Jamás acceder al chantaje

-Juntar todas las pruebas posibles, recopilando conversaciones, intercambio de mensajes o incluso de “pantallazos”

Educar desde la prevención es la mejor vacuna contra el grooming

Educar desde la prevención es la mejor vacuna contra el grooming

¿Quieres darte a conocer?  Si tienes una App o sitio web relacionada con el control parental, con las TIC y la educación vía internet, smartphones y tablets, contacta con nosotros aquí.

 

 

La sociedad está tomando conciencia del problema que suponen la red y los dispositivos para facilitar formas de abuso al menor

La sociedad está tomando conciencia del problema que suponen la red y los dispositivos para facilitar formas de abuso al menor

Por Patricia Peyró @kontrolparental

Cada vez se hace más necesaria la lucha contra una forma de delincuencia que usa internet como vehículo con el que alcanzar víctimas, en muchas ocasiones menores de edad. Muchos de estos delitos son de tipo sexual, en los que el adulto se convierte en un “depredador” que busca presas inocentes y carentes de madurez para discriminar entre amistades inofensivas y contactos peligrosos.

En el 2014 hemos sabido que el contacto con desconocidos vía internet es algo habitual entre los jóvenes. Tanto, como que cerca del 35% de los menores tienen entre sus contactos a gente que no conocen personalmente, de acuerdo a una encuesta realizada por el Ministerio del Interior.

Descargas peligrosas

Las descargas sin el control o aprobación parental son otro de los síntomas que alertan de un panorama peligroso y desalentador: hasta el 40% de los menores de edad lo hace habitualmente.

Francisco Martínez, secretario de Estado de Seguridad español, y especializado en esta materia, alerta de cómo se ha detectado un crecimiento de hasta el 70% entre los años 2011 y 2012 del abuso sexual a menores de 10 años, fundamentalmente a niñas, principales víctimas del acopio de material pedófilo.

Entre las formas de acecho al menor empleando internet se encuentra el “grooming”  , vocablo inglés que alude al “acicalamiento”, pero que en este contexto se refiere a las tácticas de acercamiento y seducción al menor, en ocasiones haciéndose pasar por quien no se es, para favorecer encuentros con fines de abuso, o bien para recopilar material gráfico con el que hacer un uso comercial o pervertido.

 

¿Cómo evitar el abuso al menor?

Jorge Fernández, Director de Pantallas Amigas, propone tres precauciones mínimas para evitar que se produzcan situaciones de grooming y acoso:

-Jamás facilitar fotografías, imágenes o material gráfico comprometido, que pudiera ser empleado después como elemento de fuerza para el chantaje.

-Cuidar la seguridad de los equipos para evitar robos, vigilando muy especialmente las contraseñas.

-Mantener una actitud “proactiva” y de vigilancia sobre los aspectos mencionados, haciendo mantenimientos y supervisión de rutina sobre la seguridad y el uso que están haciendo nuestros hijos en internet.

El niño sometido a grooming en ocasiones se encuentra acosado a través del chantaje que ejerce el adulto, una vez ha conseguido imágenes comprometidas del menor.

El niño sometido a grooming en ocasiones se encuentra acosado a través del chantaje que ejerce el adulto, una vez ha conseguido imágenes comprometidas del menor.

La educación como herramienta de lucha contra el grooming

-La lucha eficaz contra la ciberdelincuencia tiene una raíz muy bien identificada: la educación en el entorno digital y de internet.

-Se hace necesaria la incorporación de información en los colegios mediante charlas que sensibilicen a los menores de los peligros potenciales de la red.

-Los padres y educadores, entre los que se encuentran fundamentalmente los profesores, han de someterse también a la formación sobre seguridad y prevención del acoso.

Con pautas de seguridad no pasa nada!

Protejamos a nuestros hijos del grooming

Por Patricia Peyró @kontrolparental

Hace pocos días respirábamos aliviados al conocer la detención del conocido por “El violador de Ciudad Lineal”, responsable de cinco hechos consumados y tres tentativas de violación física a niñas menores de edad. El modus operandi de este violador era el trato directo con las víctimas, pero sabemos que no todos los depredadores sexuales actúan igual: algunos se valen de internet para acercarse a los más pequeños.

Tal es el caso del “Grooming”, la forma de acoso al menor que usa internet como vía de acercamiento para engatusar al niño con fines de abuso sexual, bien sea para preparar un posterior encuentro físico, o bien busque conseguir fotografías con las que después estimularse sexualmente o chantajear al menor a cambio de favores sexuales.

Visualizar vídeos pedagógicos con el niño puede ayudar a prevenir casos de Grooming, como éste de “Pantallas Amigas”

Algunos adultos simulan ser quienes no son

¿Cómo prevenir estos acercamientos perversos en un mundo virtual en el que no se ven las caras y uno puede simular ser otra persona? Es importante mantener una rutina de control parental para evitar sustos con los niños

¿CÓMO PREVENIR EL GROOMING?

-Lo primero es asumir y ejercer la responsabilidad de los hijos en el medio digital, para lo cual, nos guste o no, necesitaremos aprender lo básico sobre las nuevas tecnologías para saber lo que se pueden encontrar allí.

Mantener una comunicación fluída con el pequeño acerca de internet, de las redes sociales, mencionando también los peligros potenciales.  Esto incluirá la advertencia de no rellenar formularios con sus datos familiares o personales.

Tener un control visual del ordenador:  A pesar de que las familias modernas tendemos a aislarnos en actividades individuales, los niños necesitan un control.  El ordenador ha de estar preferiblemente a la vista de los padres.

-Controles y restricciones de uso:  Dado que el acceso a internet puede darse por otros dispositivos como móviles o tablets, que el adolescente puede llevar consigo, es importante establecer normas en las que se indiquen las horas y lugares permitidos para el uso de internet.  A veces habrá que negociar y se puede usar como recompensa.

Control parental en el ordenador:  Si tiene web-cam, habrá que poner una clave para inhabilitarla para el uso del niño.  Asimismo habrá que mantener el ordenador con el virus actualizado para evitar software maliciosos.

Conocimiento de las contraseñas de los pequeños en las redes sociales, así como de sus amistades virtuales.  Existen formas para conseguir esta información sin que parezca inquisitoria:   por ejemplo, pasar una tarde con el niño explicándole trucos de Facebook, cómo abrir la cuenta, restringir su acceso, etc.

Vigila los cambios de humor en tus hijos adolescentes

Un buen consejo que se les puede dar sobre internet es que no hagan cosas con las que se sientan raros, o no hablen de temas con los que se noten incómodos. Si notas a tu hijo adolescente taciturno, triste, o con cambios de humor, comunícate con él y averigua cuanto antes qué le pasa.