Patricia Peyró @kontrolparental

Esta navidades podremos encontrar en los videojuegos los aliados perfectos para cumplir con el regalo ideal.  Los videojuegos, bien elegidos, constituyen una buena fuente de motivación para aprender, incorporando componentes pedagógicos de alto nivel educacional, muy alineados con los principios que los padres pretendemos inculcar.

Hasta ahí, perfecto.  Sin embargo, el riesgo está servido cuando estos videojuegos se realizan on-line, permitiendo la interacción y el intercambio de diálogos entre dos o varios jugadores.  En ese momento nace una interacción social de carácter digital en la que existe un riesgo potencial de ciberacoso.  Así lo ha manifestado este año la ONG británica Ditch The Label,  especializada en el estudio y erradicación del acoso escolar junto con el videojuego Habbo, un hotel virtual multijugador en el que se reúnen miles de personas on-line  para chatear, jugar y hacer amigos dentro de una experiencia multijugador masiva.  Juntos,  este 2017 han sacado el informe “IN Game Abuse”, en el que ponen de manifiesto la existencia del abuso y la intimidación en el terreno de los videojuegos.

habbo-apk-1024x768

Internet se convierte en un escenario perfecto para que el niño sea acosado tanto por niños que conoce, como por parte de desconocidos.

Como fruto de investigaciones anteriores, Ditch The Label ya había expresado la siguiente correlación positiva:  los niños que padecen acoso escolar son más proclives a engancharse a videojuegos on-line para relajarse y alejarse de una realidad dolorosa y marcada  por el hostigamiento de sus compañeros. Este hecho les ha motivado a trabajar en pos de un entorno libre de bullying también en el terreno virtual de los videojuegos.  Para conseguirlo, y dentro del videojuego Habbo, han encuestado, a algo más de dos mil quinientos niños de entre doce y veinticinco años acerca de sus experiencias de bullying en el contexto de los videojuegos, bien sea por haberlo padecido o por haberlo presenciado.

game-2294201_640

 Ditch the Label señala el modo en que recibir “acoso anónimo” incrementa las tasas de paranoia y ansiedad social del niño

Estos son algunos de los resultados de la encuesta realizada a 2.515 niños en el mes de mayo de este año:

-El 57 por ciento de los niños ha sido acosado on-line mientras jugaba a videojuegos

-El 47 por ciento ha recibido amenazas en alguna ocasión

-Hasta el 40 por ciento ha tenido algún episodio sexual no deseado jugando on-line

-El 20 por ciento de los jóvenes encuestados reconoció haber acosado él mismo a otro niño.

HABBO game

El acoso de trolls, lejos de hacer más interesante el juego, lo hace menos atractivo según el 62 por ciento de los niños.

¿Por qué acosan los niños?

El informe de Ditch the Label y Habbo está repleto de historias que reflejan las motivaciones y sentimientos tanto de niños acosadores como de niños acosados.  Entre los niños bully, algunos confesaron acosar por diversión, mientras que otros lo hacían para “sentirse mejor” y generar en otro niño la sensación de inseguridad y frustración que él mismo ha podido sentir en la vida real.

gamepad-1251355_640

Puedes ver el informe completo aquí.

¿Te ha gustado el artículo?  Si es así, entonces, por favor, ayúdanos a compartir.

Patricia Peyró

A la hora de analizar el bullying o acoso escolar no podemos quedarnos en casa: se trata de un problema internacional y que afecta a la gran mayoría de países. La encuesta realizada en Reino Unido por Ditch the label extrae las últimas conclusiones acerca de un problema que ya se considera universal.

La generalidad del problema ha forzado la aparición de diversas asociaciones, en su mayoría ONGs sin ánimo de lucro, que ahondan en el estudio del acoso escolar, tratando de encontrar respuestas sobre su génesis, mantenimiento y fórmula de erradicación. Una de las más importantes a nivel internacional es Ditch the label, que podría traducirse a algo así como “Deja las etiquetas”. Con presencia en varios países, la ONG acaba de sacar, por quinto año consecutivo, los resultados sobre una encuesta anual de bullying realizada a más de 10.000 niños entre 12 y 20 años.

Su estudio refleja las últimas estadísticas de la intimidación producida en el proceso del acoso, y explora las razones por las que unos jóvenes intimidan a otros. Este año presta especial atención al papel de la tecnología, analizando su reflejo en el ciberbullying y en el acoso perpetrado on-line.

Estas son algunas de las conclusiones que expresa su fundador Liam Hackett en su resumen ejecutivo respecto a los niños acosados:

– Uno de cada dos niños ha padecido bullying en su vida, y uno de cada diez lo ha padecido a lo largo de la semana pasada.

-El impacto psicológico del acoso no se hace esperar y el 36 por ciento de los niños acosados sienten depresión, mientras que uno de cada cuatro se autolesiona como consecuencia.

– Los jóvenes con alguna discapacidad de aprendizaje o física son más vulnerables a padecer bullying.

-Los niños europeos y de raza blanca se muestran más propensos a padecer acoso escolar.

bullying niño colegio

La encuesta Ditch the label es la mayor referencia en Reino Unido sobre acoso escolar adolescente

Respecto a los niños bully o acosadores, la ONG reporta lo siguiente:

-Existe una relación entre el estrés y las conductas de acoso: Los jóvenes en situaciones estresantes y traumáticas son más proclives a intimidar a sus compañeros.

-Los niños varones son dos veces más propensos a perpetrar bullying que las niñas.

El ciberacoso puede hacer intolerable la vida del adolescente

Combatir el ciberbullying es el mayor de los retos actuales, en la medida en que define el ritmo del bullying y afecta a la identidad, a la personalidad y pensamiento del niño.

El ciberbullying es la nueva forma de acoso que tiene lugar entre menores de la misma edad dentro del ámbito de las nuevas tecnologías.

Los niños tienen muy presente la existencia del ciberbullying y muchos de ellos se sienten inseguros on-line

El gran impacto de la tecnología

El abuso digital y las relaciones on-line tienen un precio en nuestras vidas y en la forma de relacionarnos. En el caso de los adultos, hemos conocido una vida anterior sin internet y redes sociales, pero las nuevas generaciones no conocen una vida sin internet. Esto hace que no distingan dónde está la frontera de lo real y lo virtual, sin saber el modo en que deben actuar en uno y otro caso. Además, como sucede en el caso del ciberbullying, escinden el comportamiento real del virtual, faltando de este modo a los comportamientos éticos esperables dentro de las relaciones personales. “El concepto del bien y el mal on-line no sigue los mismos estándares que en la vida off-line”, explica Hackett. De hecho, “los jóvenes establecen una gran desconexión entre lo que pasa on-line y la realidad, y el 44 por ciento de los encuestados cree que lo que sucede vía internet no se puede considerar como parte de la vida real”.

El ciberacosador puede ser cualquiera, hasta el alumno más ejemplar, pues se ampara en el anonimato

Internet es una fuente de acoso pero también un recurso cada vez más utilizado por los jóvenes para pedir ayuda.

Puedes consultar la Encuesta Anual Ditch the Label 2017 aquí.

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.