Una investigación sugiere que Instagram es la red social con más ciberbullying

 

Patricia Peyró @kontrolparental

Instagram es la red social más popular entre los jóvenes. Tal vez por eso es también la plataforma en la que se practica el ciberbullying con más asiduidad, por encima de Facebook y de Snapchat.  Estas son las conclusiones del último informe de la ONG inglesa Ditch The Label, encomendada al estudio del acoso escolar, del ciberacoso, así como a la protección de las víctimas.

La encuesta realizada a más de diez mil niños entre 12 y 20 años refleja que el 7 por ciento de los usuarios de esta red social manifiesta haber padecido algún tipo de ciberacoso, frente al 6 por ciento de Facebook y el 5 por ciento de Snapchat.

Instagram se ha convertido en el instrumento on-line más usado para lanzar comentarios ofensivos hacia otros.

¿Cuándo es o no ciberbullying?

Está claro que la sensibilidad es una variable subjetiva y que, lo que para unos resulta hiriente, para otros no significa nada ni despierta siquiera una respuesta emocional negativa.  Así y todo, respecto a los comentarios de Instagram y los vertidos en las redes sociales, en general, sí que existe un cierto consenso a la hora de definir el tipo de mensajes que constituyen en sí mismos un acto de ciberbullying.  Desde Ditch the Label así lo aseguran, estipulando la existencia del ciberacoso cuando sucede bajo alguno de estos términos:

-Enviar alguna captura de pantalla sobre el estatus de alguien con el fin de reírse.

-“Trolear” a alguien en algún videojuego on-line.

-Darle a Like o compartir alguna imagen para burlarse de una persona.

-Hacer algo para molestar deliberadamente a alguien on-line.

-Enviar algún mensaje desagradable u ofensivo, en privado o públicamente a alguien que se conoce off-line.

-Crear un perfil falso con el que poder insultar u ofender a otro

El informe Ditch The Label se realiza cada año a través de la realización de encuestas sobre la vivencia de bullying a miles de niños y jóvenes

¿Cómo reportar en Instagram?

La plataforma de fotografías cada vez es más consciente de los problemas generados por el acoso a través de los comentarios vertidos en su red social, no sólo a los usuarios sino también por la propia imagen que genera de ellos mismos.  Por esta razón Instagram posibilita la denuncia de contenidos inapropiados.

Para reportar alguna imagen o acción abusiva, basta con posicionarse sobre las opciones de la foto, entra las que se encuentra el “Reportar”.  Una vez seleccionada, habrás de indicar si es “spam” o si es simplemente un contenido “inapropiado”.

Filtros para detectar el abuso

Al margen de que el usuario pueda denunciar por sí mismo, Instagram puso desde el año pasado algunas nuevas funcionalidades a nivel interno que detectan cierto tipo de abusos.  La idea es filtrar de forma automática los comentarios negativos considerados como ciberbullying. Si bien comenzó filtrando los mensajes tóxicos, recientemente está aumentado el espectro de actuación también a comentarios con contenido amenazante o hiriente respecto a la imagen de otra persona.

Los últimos avances de Instagram para detener el ciberacoso permiten a cada usuario activar o desactivar los filtros de protección, en función de que se sientan o no vulnerables a padecer acoso en la red.

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

Patricia Peyró

A la hora de analizar el bullying o acoso escolar no podemos quedarnos en casa: se trata de un problema internacional y que afecta a la gran mayoría de países. La encuesta realizada en Reino Unido por Ditch the label extrae las últimas conclusiones acerca de un problema que ya se considera universal.

La generalidad del problema ha forzado la aparición de diversas asociaciones, en su mayoría ONGs sin ánimo de lucro, que ahondan en el estudio del acoso escolar, tratando de encontrar respuestas sobre su génesis, mantenimiento y fórmula de erradicación. Una de las más importantes a nivel internacional es Ditch the label, que podría traducirse a algo así como “Deja las etiquetas”. Con presencia en varios países, la ONG acaba de sacar, por quinto año consecutivo, los resultados sobre una encuesta anual de bullying realizada a más de 10.000 niños entre 12 y 20 años.

Su estudio refleja las últimas estadísticas de la intimidación producida en el proceso del acoso, y explora las razones por las que unos jóvenes intimidan a otros. Este año presta especial atención al papel de la tecnología, analizando su reflejo en el ciberbullying y en el acoso perpetrado on-line.

Estas son algunas de las conclusiones que expresa su fundador Liam Hackett en su resumen ejecutivo respecto a los niños acosados:

– Uno de cada dos niños ha padecido bullying en su vida, y uno de cada diez lo ha padecido a lo largo de la semana pasada.

-El impacto psicológico del acoso no se hace esperar y el 36 por ciento de los niños acosados sienten depresión, mientras que uno de cada cuatro se autolesiona como consecuencia.

– Los jóvenes con alguna discapacidad de aprendizaje o física son más vulnerables a padecer bullying.

-Los niños europeos y de raza blanca se muestran más propensos a padecer acoso escolar.

bullying niño colegio

La encuesta Ditch the label es la mayor referencia en Reino Unido sobre acoso escolar adolescente

Respecto a los niños bully o acosadores, la ONG reporta lo siguiente:

-Existe una relación entre el estrés y las conductas de acoso: Los jóvenes en situaciones estresantes y traumáticas son más proclives a intimidar a sus compañeros.

-Los niños varones son dos veces más propensos a perpetrar bullying que las niñas.

El ciberacoso puede hacer intolerable la vida del adolescente

Combatir el ciberbullying es el mayor de los retos actuales, en la medida en que define el ritmo del bullying y afecta a la identidad, a la personalidad y pensamiento del niño.

El ciberbullying es la nueva forma de acoso que tiene lugar entre menores de la misma edad dentro del ámbito de las nuevas tecnologías.

Los niños tienen muy presente la existencia del ciberbullying y muchos de ellos se sienten inseguros on-line

El gran impacto de la tecnología

El abuso digital y las relaciones on-line tienen un precio en nuestras vidas y en la forma de relacionarnos. En el caso de los adultos, hemos conocido una vida anterior sin internet y redes sociales, pero las nuevas generaciones no conocen una vida sin internet. Esto hace que no distingan dónde está la frontera de lo real y lo virtual, sin saber el modo en que deben actuar en uno y otro caso. Además, como sucede en el caso del ciberbullying, escinden el comportamiento real del virtual, faltando de este modo a los comportamientos éticos esperables dentro de las relaciones personales. “El concepto del bien y el mal on-line no sigue los mismos estándares que en la vida off-line”, explica Hackett. De hecho, “los jóvenes establecen una gran desconexión entre lo que pasa on-line y la realidad, y el 44 por ciento de los encuestados cree que lo que sucede vía internet no se puede considerar como parte de la vida real”.

El ciberacosador puede ser cualquiera, hasta el alumno más ejemplar, pues se ampara en el anonimato

Internet es una fuente de acoso pero también un recurso cada vez más utilizado por los jóvenes para pedir ayuda.

Puedes consultar la Encuesta Anual Ditch the Label 2017 aquí.

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.