El sexting es una práctica consentida muy habitual en jóvenes pero lamentablemente muchas veces sexting y sextorsión a niños van de la mano

Patricia Peyró @kontrolparental

Pocas cosas pueden amedrentar e inhibir tanto a una persona como el verse chantajeada con que se muestre o haga pública una imagen íntima y de carácter sexual.  Este hecho es conocido como sextorsión y sus víctimas más frecuentes son adolescentes.  Sin embargo, los ejecutores del chantaje sexual a niños y jóvenes suelen ser muchas veces adultos.  Evitar el sexting y sextorsión a niños hará necesario conocer los mecanismos de la psicología y comportamiento adolescente para dirigirnos a ellos de una forma realista.

Con internet y el uso generalizado de los dispositivos han llegado a nuestro vocabulario nuevas palabras: ciberbullying, texting, phubbing, grooming, sexting…  Y lo peor de todo es que ninguna trae nada bueno, sino que están vinculados a malos usos de la tecnología y a sus amenazas. Dentro de estas prácticas más peligrosas se encuentran el sexting y la sextorsión a niños, facilitados en gran medida por la disponibilidad de los menores para intercambiar imágenes sin control ni sentido de la responsabilidad.

Nos guste o no, muchos adolescentes practican el sexting, por lo que es mejor darles la opción de practicar un sexting seguro

El sexting, una práctica común entre adolescentes

8 de cada 10 jóvenes de 15 a 16 años en España tiene móvil, según un Estudio sobre seguridad y privacidad en el uso de los servicios móviles españoles, realizado por el Observatorio INTECO y Orange.    Este hecho exento de riesgos, y el sexting es uno de ellos:  con estos dispositivos de los que apenas se separan, los niños pueden hacer circular imágenes con total libertad.

¿En qué consiste?  El mecanismo del sexting es muy simple:  los adolescentes intercambian imágenes privadas e íntimas entre ellos, muchas veces subidas de tono o explícitamente sexuales, sin tener en cuenta que, tras hacerlo, pierden el control, y podrían desembocar en una difusión vírica y no autorizada.

Dentro de las prácticas más peligrosas favorecidas por la tenencia de dispositivos propios por parte de los adolescentes se encuentra el sexting, y éste puede llevar a una posterior sextorsión

Con la sextorsión se atenta contra la privacidad y el derecho a la imagen

¿Por qué lo hacen?

“Los jóvenes tienen la cualidad de no ver el peligro y de disfrutar de las situaciones de riesgo y en cierto modo extremas, que les hagan sentirse especiales y merecedores de la popularidad y admiración de otros chicos de su misma edad”, explica la psicóloga Aurora Gómez.   “Esta situación se agudiza también en las relaciones de pareja y en la pasión suscitada por estas, que lleva, fundamentalmente a las niñas, a exhibirse y entregarse sin limitaciones a sus parejas sexuales del momento, enviándole fotos comprometidas confiando en que nunca se llegarán a hacer públicas”, aclara la experta.  “Lejos de ser así, se exponen a que al término de la relación, estas imágenes deriven en conductas de sextorsión o chantaje sexual”.

Los jóvenes no tienen recursos ni saben enfrentarse a una situación de chantaje sexual o sextorsión, en parte por la vergüenza que les produciría que los hechos se llegaran a conocer por su padres

Cuando la sextorsión proviene de un adulto

No siempre el chantaje sexual proviene de alguien de la misma edad.  De hecho, es uno de los mecanismos más frecuentes de las fases avanzadas del grooming o acercamiento al menor por parte de predadores sexuales adultos.

“La sextorsión o chantaje sexual se producen fundamentalmente en el grooming o en casos de violencia de género”  Con el chantaje se pretende someter a la víctima a algún tipo de abuso sexual, conseguir algún tipo de bien material y económico, o simplemente dominar su voluntad, minar su autoestima o incurrir en la práctica del ciberbullying, con el consiguiente riesgo de depresión y conductas suicidas o autolesivas del niño afectado.

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir

Existen diversos tipos de acoso escolar en función del modo en que se ejerza la violencia

Patricia Peyró @kontrolparental

Su factor común es la intimidación del niño pero el acoso escolar tiene múltiples caras y formas de manifestarse.  La más habitual y conocida es la del acoso escolar y presencial, seguida por el ciberacoso.  Uno y otro se ejecutan de distintas maneras y con distintas formas de violencia tanto en frecuencia como en intensidad. Conocer los tipos de acoso escolar nos ayudará a detectarlo y a evitar su propagación o nuevos casos.

Aunque la ley del menor prohíbe el bullying y el ciberbullying y aquellos que incurran en él, lo secunden o no hagan nada para impedirlo podrían ser juzgados por lo penal, todavía existe un cierto vacío legal sobre lo que es el acoso escolar en el sentido de ser considerado delito.

¿Qué es y qué no es acoso?

Dado que el tema de los matices es muy subjetivo, se entiende que lo mejor sería que una ley recogiera exactamente aquellos parámetros en los que se estableciera, por ejemplo, el límite entre la broma y el acoso escolar.  Sin embargo, no es tan sencillo.

La aproximación legal al tema del acoso escolar no está recogida como tal en el código penal, si bien la forma en que podría penalizarse sería incurriendo en una o varias de las conductas establecidas como típicas dentro de un comportamiento de hostigamiento o acoso escolar, también en su modalidad digital a través del ciberacoso.

Conocer las diferentes caras y tipos de acoso escolar ayudarán a identificarlo y erradicarlo.

Son las diferentes conductas las que definen el acoso

Ante un caso de acoso, la ley se fijará, pues, en las formas de manifestación de éste y en los distintos tipos de acoso escolar posibles.  El bullying, en este sentido, podrá expresarse a través de uno o varios de los siguientes comportamientos por parte de los acosadores o niños bully.

-Acoso verbal y social

Este se manifiesta a través de los ataques verbales a la víctima y de la difusión de injurias y rumores en el círculo social del niño para humillarlo y generarle mala reputación.  Propios del acoso verbal y social será la generación de motes o insultos, así como amenazar o amedrentar al acosado públicamente frente a otros niños.

El acoso homofóbico a niños o niñas homosexuales se considera también una forma de acoso escolar.

-Violencia física o sexual

Típicamente se produce cuando se llega a las manos o se ejecuta físicamente una agresión que podría tener carácter sexual en forma de abuso.

-Ciberacoso o ciberbullying

Cuando las amenazas o insultos se llevan a cabo a través de canales y chats, redes sociales o cualquier vía que haga uso de internet y los dispositivos hablaremos de ciberacoso.  Aunque no sea presencial, es importante saber que es un tipo de acoso tan grave o más que el otro.

Los padres debemos estar atentos a si nuestros hijos comienzan a perder cosas o si notamos que están perdiendo peso debido a que les están robando la comida o rompiendo su material escolar.  También debemos saber que el niño intentará ocultarlo y evitar el tema de conversación.

-Robar

Con frecuencia los niños afectados por el bullying son asimismo víctimas de robos por parte de sus acosadores.  Estos le robarán para mantenerlo atemorizado y como una manera de humillarlo más que por el interés material. Aún así, será común que les quiten la comida, el material escolar y el dinero, si lo llevan encima.  Los niños tratarán de ocultarlo a los padres por sentirse avergonzados o humillados.

Ante la sospecha de acoso escolar debemos denunciarlo al centro y exigir la comprobación, idealmente a través de algún test especializado en la detección del bullying, como BuddyTool.

 ¿Te ha gustado este artículo? Si es así, por favor, ayúdandos a compartir.

 

 

 

Hacer el sociograma de la clase para evitar el bullying servirá tanto para identificar a las víctimas como para prevenir nuevos casos de acoso escolar.

Patricia Peyró @kontrolparental

Hace tiempo que se sabe que la clave para vencer el acoso escolar está en los testigos.  Esto es así porque constituyen esa mayoría silenciosa que calla pero conoce el problema.  Sin embargo, desde la pasividad, y con su silencio, contribuyen a perpetuar el acoso escolar o bullying:  uno de los grandes males de las aulas, y que cada año se cobra vidas a través del suicidio juvenil.  Para destapar la figura tanto de los maltratadores como de los niños acosados, pues, hará falta conseguir que los niños hablen partiendo de la información más fiable, que será la proporcionada por ellos mismos.  Aunque hablar no significa necesariamente hacerlo con palabras.  Mejor si lo hacen a través de un juego que les guste a ellos y con el que no se sientan evaluados.

¿Cómo hacer hablar a los niños?

Hacer el sociograma de la clase para evitar el bullying ha demostrado ser una de las fórmulas más exitosas para destapar los casos de acoso escolar, así como para descubrir a aquellos niños que están en riesgo de exclusión social por parte de sus compañeros.  Pero, ¿qué es un sociograma y cómo aplicarlo?  También conocido como sociométrico, el sociograma es una prueba de medida en la que se dibujan y definen claramente los lazos sociales establecidos, en este caso, en el contexto escolar y concretamente entre los compañeros de clase.  Servirá pues, para responder de forma gráfica y objetiva a todos los interrogantes que necesitaremos contestar para destapar los casos de acoso escolar.

El sociograma de la clase para evitar el bullying puede aplicarse a toda la clase con la herramienta informática BuddyTool 

Entre otras cosas, por ejemplo, con un sociograma escolar destaparemos las siguientes cuestiones:

-¿Quién se lleva bien con quién?  O por el contrario, ¿quién se lleva mal con quién?

-¿Existe algún niño al que sistemáticamente se le agrede o rechaza socialmente?

-¿Quiénes son los líderes de la clase que podrían ayudarnos a revertir una posible situación de acoso escolar, generando una contracorriente positiva y manifestándose en contra de este bullying manifiesto?

El sociograma de la clase sirve para identificar los grupos de amistades y de rechazos establecidos entre los niños, descubriéndose así los casos de bullying

Una medida sociométrica y objetiva

Aunque ciertamente los profesores tienden a tener su propio sociograma creado “a nivel mental”;  esto es, una idea bastante aproximada de lo que se cuece en el aula, un sociométrico correctamente aplicado evitará los posibles sesgos humanos y subjetivos del propio profesor, arrojando unos resultados exactos.  Esto será especialmente evidente cuando el sociograma se haga online y a través de un software de soporte automatizado. Con esta fórmla de aplicación se ahorrará, además, tiempo y errores tanto en su interpretación como en su aplicación.

Un buen ejemplo de sociograma online es BuddyTool:  diseñado en forma de videojuego y con la participación de un equipo de psicólogos, se aplica a todos los niños a la vez y se corrige automáticamente, ofreciendo la radiografía social de la clase

 

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

 

 

Monstruos sólo en los cuentos campaña contra el acoso escolar de la editorial Loqueleo

Patricia Peyró @kontrolparental

Con motivo del Día Internacional de la No Violencia, el día 2 de octubre, la editorial especializada en género infantil y juvenil Loqueleo ha lanzado “¿Monstruos? Sólo en los cuentos”, campaña destinada a combatir, desde la literatura, contra el terror del acoso escolar, una de las principales pesadillas de los niños de hoy.

Con este propósito ha recopilado una selección de libros con cuentos e historias para niños de diferentes edades. En ellos refleja, de uno u otro modo, diferentes situaciones de acoso escolar o bullying con los que los niños podrían sentirse identificados.

Loqueleo recopila los mejores cuentos sobre bullying en ¿Monstruos? Sólo en los cuentos, campaña de la editorial para sensibilizar y ayudar a los niños sobre la terrorífica realidad del acoso escolar.

Para combatirlo, es fundamental identificar el bullying cuanto antes Los libros de Loqueleo fomentan en el niño la sensibilidad y la tolerancia con temas relacionados con el acoso escolar, como son la convivencia, la educación no sexista y la igualdad

Fomento de la empatía y la compasión
Con la lectura de cuentos infantiles, los niños son capaces de captar similitudes entre la ficción de esas historias y lo que ellos mismos viven o presencian en el día a día de su vida real. ¿Cómo les ayuda? A través de la fantasía del cuento, los padres estaremos trabajando con ellos sin que se den cuenta. Y lo haremos así:

-Sacando temas de forma indirecta, de modo que le invitaremos a hablar sobre ello al estar el niño en un entorno seguro en el que no se siente presionado.

-Fomentando la identificación de lo que sucede en el libro con situaciones propias

-Alimentando el desarrollo de su empatía y la compasión para ayudar a otros niños con dificultades

Estas son algunas de las propuestas de lectura de Loqueleo para las distintas edades:

+ 4 años
“El secreto de Óscar” (Ricardo Alcántara)

+6 años
“El pícaro Nasrudin”

+ 8 años
“Billy y el vestido rosa” (Anne Fine)

+10 años
“El día en que Edu se convirtió en una cucaracha” (Jordi Sierra i Fabra)

+12 años
“Sin miedo” (Manuel L. Alonso)

+14 años
“Paloma” (Jaime Homar)

Si te interesan los libros sobre bullying puedes acceder a distintos trabajos con una nuestra selección de libros sobre acoso escolar tanto para niños aquí
como para adultos aquí

¿Te ha gustado este artículo? Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

Ideas contra el acoso escolar: una niña da con la solución con el banco de los amigos para combatir el bullying

Patricia Peyró @kontrolparental

Los centros escolares necesitan ideas para combatir el acoso escolar.  Lo primero será detectarlo con algún protocolo o test de evaluación adecuado a sus necesidades.

Después, hacer algo para combatirlo.  Y a veces los niños son los auténticos genios a la hora de generar ideas al más puro estilo brainstorming.  Una de estas ideas tan creativas se ha dado en llamar “el banco de los amigos”, un método sencillo para evitar que el bullying vaya a más, inventado por una niña de edad escolar.

Estamos a punto de comenzar el curso. La vuelta al cole viene cargada de expectación y, aunque muchos niños están deseando volver a encontrarse con sus amigos y conocer a sus nuevos profesores, en general, las emociones tiene un carácter agridulce.  En el caso de cambio de colegio, algunos niños tienen miedo a comenzar en un nuevo centro escolar por si no son aceptados o por si llegaran a convertirse ellos mismos en víctimas del acoso escolar en el que va a ser su nuevo entorno.

Mientras que los niños buscan protección y los padres la seguridad de sentir a sus hijos a salvo, los profesores y educadores del centro escolar procuran encontrar ideas y soluciones para evitar que el temido bullying tenga lugar.  Una de ellas, inventada por una niña de 9 años, parece ofrecer una solución al acoso cuando este se manifiesta a través del aislamiento social de un niño en concreto.

Discutir con la pandilla de amigos y sentirse solo en el colegio es un motivo de intenso sufrimiento para el niño o adolescente.

Así funciona el banco de los amigos

Se trata de un método sencillo que no es nuevo, sino que lo dio a conocer una niña de Indiana (Estados Unidos), Sammy Vance, hace unos meses cuando inventó el “Buddy Bench”, traducido al español como “el banco de los amigos”.

A través de un dibujo, Sammy lo explicó muy claro:  había que crear un espacio (en este caso un banco) al que pudieran ir niños que, por la razón que fuera, se sintieran solos o tristes y, simplemente, necesitaran una amigo.  El sentarse allí alerta a otros niños que acudirán a ofrecer su amistad y ayuda a ese niño.

Sin duda una buena idea:  El banco de los amigos genera empatía y evita que los niños se sientan solos y aislados del grupo. El colegio que lo inventó realizó una campaña para obtener fondos y así poder poner varios bancos en las instalaciones del recreo.

La importancia de pertenecer al grupo para el niño

Entre los detectores fundamentales del acoso se encuentra el aislamiento social del niño dentro del grupo que compone su propia clase.  Aunque es verdad que todos los niños pasan por etapas, y en alguna ocasión podrán tender a un retraimiento por alguna discusión puntual, los profesores y educadores deben estar muy pendientes.  Esto implicará observar la interacción del niño con sus compañeros, o la ausencia de esta. En este caso, si se observa que el niño deambula sólo en los recreos de forma repetida, podremos sospechar que está triste y que le ha pasado algo.

Uno de los grandes problemas en las aulas es el aislamiento que llegan a padecer algunos niños, ya sea por rechazo o por retraimiento

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

 

 

Con sólo 9 años el pequeño Jamal Myles se suicida tras sufrir acoso escolar por declararse gay en la escuela

Patricia Peyró @kontrolparental

En nuestro país no hemos iniciado todavía el nuevo curso, pero sin embargo ya nos estrenamos con la primera muerte del año por acoso escolar.  Ha sucedido en Estados Unidos, y tan sólo  cuatro días después de arrancar el curso.  La noticia ha conmocionado a un público global que se siente cada vez más vulnerable ante la lacra del bullying.

Ha sido su madre quien ha dado a conocer la triste noticia del fallecimiento de su hijo.  El detonante de todo, según ha explicado ella misma, fue el reconocimiento de su homosexualidad, primero a ella, para después hacerlo abiertamente ante sus compañeros de clase nada más comenzar el curso.  Siendo la respuesta de la madre la aceptación y normalización de la expresión de su tendencia sexual, el niño se sintió lo suficientemente seguro como para compartirlo también en el contexto escolar.  La noticia en este entorno, sin embargo, no despertó simpatía sino el rechazo de sus compañeros, que comenzaron a acosarlo hasta el punto de aconsejarlo que se quitara la vida, según informaba la hermana de la víctima a su madre.

Con sólo 9 años, Jamal estaba tan emocionado con aceptar su homosexualidad y recibir la aceptación familiar y social, que decidió contarlo en el colegio desde el primer día, recibiendo el acoso escolar por respuesta.

Los niños gays pueden ser objeto de violencia escolar por salirse de la norma o romper con los roles de género. En situaciones extremas puede llevar a la muerte, como en el caso del pequeño Jamal, quien se suicida tras sufrir acoso escolar por declararse gay

Bullying y homosexualidad:  así se relacionan

El caso de Jamal Myles no es aislado.  La relación entre el bullying y la homosexualidad  es una realidad tangible que ha quedado manifiesta en distintas investigaciones.  Aún así, es un tema del que se habla poco y necesita desarrollo, incluso en el ámbito teórico del estudio sobre el acoso escolar.

Los insultos homófobos están a la orden del día dentro de las aulas, en los pasillos y los patios del colegio.  Por otra parte, van dirigidos, no sólo a niños gays, sino a cualquier niño que parezca serlo a ojos de otro niño bully o maltratador.  Otras veces, ni siquiera tendrán que parecerlo, sino que los ataques homófobos servirán para sembrar la duda sobre la orientación sexual de un determinado niño y convertirlo así en pasto de las burlas.  Para ilustrar este último ejemplo tenemos el conocido caso de Grayson, un niño americano acosado por llevar una mochila de la serie de dibujos “Mi pequeño pony”, supuestamente para niñas, y a quien desde la dirección del colegio se le prohibió la entrada en la escuela con esa mochila.

En los colegios se utiliza la homosexualidad, sea real o supuesta, como arma arrojadiza para iniciar el acoso escolar.  Así sucedió en el caso de la historia de Grayson, llevada al teatro

El drama de ser diferente

¿Por qué la homosexualidad despierta la violencia escolar? En el contexto del colegio lo que se castiga fundamentalmente es la diferencia.  Y así es como el bullying se manifiesta en forma de insultos, maltrato y hostigamiento hacia los niños homosexuales o con cualquier “desviación” respecto a la “normalidad” de la tendencia heterosexual.  Este hecho es bien conocido la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Trans y Bisexuales (FELGTB), la cual reporta un alto índice de ciberacoso (cerca del 60 por ciento) hacia estudiantes del colectivo LGTB.

Los niños del colectivo FELGTB (en inglés LGBTQ), habituales víctimas del desprecio de sus compañeros, padecen frecuentemente síntomas de depresión y ansiedad, según una encuesta realizada recientemente a más de 12.000 niños

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.