El hogar puede ser un núcleo de acoso escolar cuando se da el bullying entre hermanos

Patricia Peyró @kontrolparental

El bullying tiene lugar entre niños de edades similares y que comparten actividades similares. Es por ello que, clásicamente, donde más se produce es en el entorno escolar. Sin embargo, no es el único sitio. Existe otro lugar donde rara vez se nos ocurre mirar, y es nuestra propia casa: el bullying entre hermanos es más frecuente de lo que pensamos.

Las peleas entre hermanos, un clásico que debemos vigilar
Suceden continuamente, y tal vez por eso no les damos la atención que merecen. Las peleas entre hermanos de edades similares son una constante diaria dentro de muchas familias. Además de gritos, peleas e insultos, las riñas entre hermanos muchas veces van acompañadas de golpes y patadas. Es verdad que suelen durar poco, y al rato los hermanos están otra vez jugando, pero las consecuencias de sus continuos rifirrafes, a parte de generar muy mal ambiente familiar, pueden resultar en algún accidente. Por otro lado, sostenidas en el tiempo, tienen el potencial de crear dinámicas de hostigamiento que generen en uno de los hermanos (generalmente en el pequeño), un sentimiento de inferioridad o dinámicas de dominación entre ellos.

Los padres no podemos hacernos los sordos o cerrar los ojos ante las peleas constantes de nuestros hijos

Cuándo la pelea entre hermanos es bullying
Las riñas entre hermanos son habituales y constituyen uno de los mejores escenarios para que los niños aprendan a defender sus intereses y a mostrar asertividad. Además, les proporciona la oportunidad de aprender a negociar y a ceder en un entorno de seguridad. Sin embargo, existen ciertos tipos de peleas que, repetidas en el tiempo, pueden ser consideradas similares al acoso escolar y tener consecuencias muy negativas.

El hermano víctima se sentirá inseguro en su propia casa, que debería ser el entorno en el que debería sentir mayor abrigo y seguridad

Las riñas consideradas como bullying entre hermanos incluirán maltrato verbal o físico repetido y sostenido en el tiempo

Así son las peleas entre hermanos cargadas de hostigamiento y violencia similares al bullying:

-Uno de los hermanos es siempre la víctima, y el otro (u otros) son siempre los agresores.
-Existe un abuso repetido y deliberado en el tiempo.
-Con frecuencia otros amigos o familiares, como puedan ser primos, se incorporan al hostigamiento hacia el mismo hermano.
-Las agresiones pueden ser físicas o verbales, o incluir pruebas o la exigencia de comportamientos humillantes para el niño para dejarle jugar o con el fin de reírse de él.
-El niño acosado con frecuencia es dejado de lado, sin permitirle participar en los juegos.

Un niño acosado por sus hermanos sentirá mucha confusión acerca de cómo debe ser una relación afectiva normal.

El bullying entre hermanos tiene graves consecuencias
Las consecuencias son mucho más serias de lo que pueda parecer, ya que inculcan un aprendizaje que genera al niño maltratado mucha confusión. Allá donde debería esperar una relación de cariño y seguridad, encuentra maltrato y violencia, generándose en la víctima sentimientos de impotencia y una tremenda inseguridad.

Por otra parte, y como resultado de esta dinámica de comportamiento entre hermanos, los niños tomarán como modelo de relación de afectiva normal un tipo de relación basada en la violencia, y del todo alejada de una dinámica saludable basada en el respeto por uno mismo y por el otro.

¿Te ha gustado este artículo? Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

El bullying en los campamentos de verano también podría tener lugar y arruinar las vacaciones de toda la familia

Patricia Peyró @kontrolparental

A nadie se le ocurre pensar que, mandando a su hijo a un campamento, lo vayan a acosar y a torturar psicológicamente.  De hecho, todos tenemos la imagen idílica de los campamentos de verano como espacios de diversión y esparcimiento donde hacer nuevos amigos y aprender cosas muy diferentes.  Sin embargo, donde se junta un grupo de niños, puede aparecer el temido acoso escolar también en verano.  Más conocido últimamente como bullying, no es otra cosa que el hostigamiento entre iguales o niños de edad similar.  Por esta razón, la organización de estos espacios tiene que tomar una serie de precauciones para evitar que se produzca el acoso escolar.

Cómo generar espacios seguros

No existen fórmulas mágicas para asegurar un espacio cien por cien libre de bullying.  Cada vez son más los colegios que incluyen protocolos para detectarlo y así, poder poner cuanto antes en marcha un mecanismo de intervención para terminar con él de raíz.  Sin embargo, una de las características de los campamentos es precisamente la precariedad en el tiempo, hecho que puede traducirse en la ausencia de estos protocolos.

Los niños suelen generar un vínculo muy fuerte con los líderes del campamento por lo que deben confiar en ellos

Es muy importante que tu hijo conozca la figura de su tutor o persona a la que acudir si tiene algún problema

Como padre, antes de enviarlos a un campamento, infórmate de las siguientes cuestiones para poder mandar a tus hijos tranquilo:

-¿Existe algún tutor o figura de autoridad y responsabilidad frente al niño?  Generalmente suele ser así, pero asegúrate de que tu hijo sabe también quién es esa persona que se hará cargo de él de forma más personalizada. Es muy importante que, ante un problema de la naturaleza que sea o cualquier preocupación que tenga, el niño sepa a quién acudir y qué hacer.

-¿Existe algún mecanismo de control del bullying?

No dudes en preguntar abiertamente si existe algún protocolo establecido contra el acoso escolar.  Cuantos más padres preguntemos, mayor será la “presión” ejercida para que se tome en serio, y así evitar el bullying en los campamentos de verano.

-¿Existe un código de comportamiento?

Es posible que exista una política de comportamiento “pública” para todos los niños y personal encargado de su cuidado y formación.  No dudes en consultar este código de conducta del campamento, así como en asegurarte el modo en que lo van a transmitir a todos los niños.

El bullying en los campamentos de verano se puede evitar generando periódicamente charlas en grupo y actividades dirigidas por los líderes para detectar problemas de acoso y autoestima

Cómo se produce el bullying en los campamentos de verano

Los estudiosos en materia de acoso escolar son conscientes de que existen ciertas diferencias de género, y que los niños y las niñas acosan de forma un poco diferente.  Así, mientras que los niños son “más físicos” y suelen pasar más tiempo realizando actividades deportivas y juegos, las niñas son más “sociales”, y les gusta más dedicarse a juegos que impliquen estar hablando con otras niñas.  Partiendo de estas diferencias, el acoso entre niños será también más físico, de pegarse, o de dejar a algún niño de lado en los equipos deportivos o de juego.  Las niñas, por su parte, realizarán un acoso menos llamativo pero posiblemente más dañino, ridiculizando o aislando socialmente a otra niña.

 

El acoso de las niñas hacia otras niñas suele ser más cruel que el de los niño y dañar seriamente su autoestima

 

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

El centro de prevención del bullying de Facebook ya es realidad

Patricia Peyró @kontrolparental

Si revisas diariamente Facebook, es posible que te haya llamado especialmente la atención uno de esos mensajes personalizados que nos lanzan a diario, pero esta vez con una temática poco habitual:  la prevención del bullying.  La compañía de Marc Zuckerberg ha creado un centro de ayuda online contra el acoso escolar en forma de recurso para padres, educadores y adolescentes.

Aunque lleva sucediendo toda la vida, el bullying es un problema de alcance mundial que se ha visto notablemente incrementado desde la aparición de internet.  Las  nuevas fórmulas de comunicación vía redes sociales y mensajería instantánea han propiciado un tipo de acoso conocido como ciberacoso o ciberbullying, por el que el alcance del hostigamiento se multiplica y por el que el niño no ve tregua en ningún momento del día y de la noche.   Pero a los problemas, soluciones, o así piensa Facebook.  Preocupado por el asunto del ciberacoso, en colaboración con el Centro de Inteligencia Emocional de Yale, Facebook ha creado un Centro de Prevención del Bullying.

Un recurso gratuito para todos los afectados

La idea es proporcionar un medio para aquellos que demandan apoyo en cualquier cuestión relacionada con el acoso escolar y las conductas intimidatorias.  Está dirigido a un público muy amplio que abarca a niños (en su mayoría adolescentes, por una cuestión de permiso legal para usar la aplicación social), pero también a padres preocupados, así como a los miembros de la comunidad educativa.

El centro de prevención del bullying de Facebook es un recurso gratuito para niños, padres y profesores.  Puedes acceder aquí

En su despliegue de recursos, Facebook ofrece documentos descargables con información sobre los distintos aspectos del acoso escolar y cómo abordarlos, respondiendo así a cuestiones muy prácticas para terminar con esta lacra social.  Por ejemplo, ofrece planes paso a paso con orientación sobre temas fundamentales y no siempre fáciles de abordar cómo los siguientes:

-Cómo iniciar conversaciones importantes para las personas que sufren bullying

-Pautas para saber cómo actuar como padres si hemos tenido un niño víctima de acoso escolar

-Los mejores criterios de enfrentamiento para padres que han tenido un hijo acusado de cometer bullying

Consejo para educadores que han tenido estudiantes involucrados en bullying.

Los diferentes portales de este centro de ayuda incluyen información relativa al uso adecuado de Facebook en las distintas edades

Diferentes secciones de ayuda contra el bullying

El centro de prevención del bullying de Facebook se estructura básicamente en tres portales.

-El Portal de padres:  incluye tips y consejos para los progenitores, además de recomendaciones de expertos y testimonios de otros padres

-El Portal de juventud:  dirigido a niños, entre los recursos de ayuda ofrece “las voces” de otros niños, con consejos expresados por ellos mismos, y con un instructivo blog con jóvenes autores de todo el mundo.

Bienestar en línea:  muy centrado en el objetivo y lema fundamental de Facebook:  “unir a las personas”, en este caso para prevenir el suicidio y la ideación suicida.

A través del Centro de ayuda explica cuestiones generales relativas al uso y manejo de Facebook, como la configuración y la privacidad.

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

En verano termina el acoso escolar pero puede darse ciberacoso

Patricia Peyró @kontrolparental

Acaba de terminar el curso escolar y es un momento de gran alegría para todos los niños.  Para la mayoría de ellos, con el verano arranca la recompensa al esfuerzo de todo el año, y es el momento para desconectar y hacer cosas diferentes de forma relajada y sin exigencias.  Para otros niños, sin embargo, las vacaciones no tienen el cariz del descanso y de la expectación de buenos momentos, sino que simplemente son un escape al sufrimiento por el bullying que han estado padeciendo a lo largo de los nueve meses del curso escolar.

A pesar del alivio que inicialmente pueda sentir el niño cuando asoman los casi tres meses de verano, paradójicamente, el bullying no coge vacaciones muchas veces, sino que permanece activo en forma de ciberbullying.

Los niños deben jugar en la calle

Los niños ven el verano como una forma de escapar al acoso escolar

El ciberbullying puede tomar el relevo durante el verano

El niño que padece bullying puede verlo cambiado durante el periodo estival, a su modalidad de ciberacoso, en los casos en los que este no se presentaba, o verlo potenciado en intensidad, si ya era víctima.

¿Cómo pueden controlarlo los padres?  También en esta época del año los progenitores no debemos bajar la guardia y mantenernos atentos al estado anímico de nuestro hijo.  Si notamos cambios en él, le vemos triste o angustiado y tendente a encerrarse en su cuarto, podría estar siendo víctima del ciberbullying.

Estos son las fuentes potenciales más frecuentes de ciberacoso:

-Redes sociales

De entre ellas, la investigación sugiere que Instagram es la más peligrosa y mayor fuente de acoso escolar.  Si tu hijo tiene cuenta, revísala para asegurarte.  Es más, repasa los siguientes hechos:  ¿tiene edad para abrirse una cuenta?  Recuerda que la edad permitida legalmente son los 16 años.

Debemos estar atentos a su conducta y estado de ánimo:  si vemos que comprueba mucho su teléfono podría estar revisando la llegada de nuevos mensajes de acoso a través de las redes sociales o de WhatsApp

WhatsApp

La edad media de adquisición de un teléfono móvil propio son los 8 años, y uno de los principales incentivos para tenerlo es, precisamente, el poder “textear” con sus amigos.  Revisa si su Smartphone tiene demasiadas notificaciones o qué canales tiene abiertos en su WhatsApp.  Recuerda que, a través de los grupos, es muy fácil aumentar el daño del acoso ya que la información puede llegar a un gran número de personas e incluso hacer virales algunos mensajes o imágenes sensibles.

Cuidado con la edad del videojuego

El ciberbullying también tiene lugar en los vídeojuegos: el contacto con extraños propicia un acoso anónimo y en ocasiones de carácter sexual que puede incomodar y asustar al niño

Videojuegos

Hoy son una de las mayores fuentes de diversión para los niños.  Paradójicamente, pueden tener una intensa vida social a través de estos:  aunque tú creas que está en su habitación solo jugando, el ha podido “quedar” con tres o cuatro amigos.  Para ellos es, de hecho, una de las formas más fáciles para asegurarse contacto social (aunque sea virtual).  Sin embargo, los videojuegos no son inocuos y permiten también el contacto con extraños.  Es en estos últimos casos cuando se produce más a menudo el ciberbullying, generando situaciones incómodas para el niño y que lo pueden llegar a asustar.  Lo que se conoce como “acoso anónimo” puede generar una gran inseguridad en ellos también.

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir

Padecer acoso escolar pasa factura no sólo en la infancia: el bullying afecta a la posición social adulta.

Patricia Peyró @kontrolparental

Algunos acontecimientos de nuestra infancia pueden marcarnos para siempre, para bien o para mal.  Cuando suceden para bien, apenas reparamos en ellos, porque son potenciadores de la evolución sana y positiva del individuo.  Por el contrario, eventos traumáticos como el padecer acoso escolar, supondrán un parón en la línea de crecimiento académico, social y emocional del niño, mermando lo que sería su trayectoria evolutiva y natural en este sentido.  ¿Cómo puede afectar la irrupción e interferencia del bullying cuando el niño se convierte en adulto?

El bullying afecta a la posición social adulta: El acoso escolar puede considerarse uno de los marcadores más negativos de nuestra vida.

¿Cómo nos afecta el ambiente vivido en nuestra infancia?

Vivir en un entorno de seguridad y con incentivos emocionales que estimulen nuestra inteligencia nos convertirá en adultos con iniciativa, ganas de aprender, y sin miedo a asumir riesgos que nos harán más ricos en experiencias y con más probabilidades de triunfar.  Por el contrario, haber padecido por experiencias estresantes o traumáticas dejará huella de varias maneras:

-Por un lado, el proceso implicado en alcanzar metas corrientes se verá dificultado y se hará mucho más lento.  Así, terminar los cursos académicos, encontrar pareja, o colocarse profesionalmente, podrán tener mayor dificultad para el que haya sido un niño acosado.  A partir de la paralización que sucede en el bullying,  llegar al mismo sitio costará el doble:  el esfuerzo del desbloqueo, más la dificultad que de forma natural ello pueda implicar.

-Los ecos del bullying retronarán en la cabeza durante muchos años.  Por más el niño acosado llegue a triunfar, en la intimidad de sus pensamientos y emociones siempre recordará aquellas voces que lo insultaban o humillaban, haciéndolo sentir pequeño o inferior.  Estos “recordatorios” mentales les harán sentir inseguros de nuevo, afectando a la aparición o generación de nuevas oportunidades y al desempeño óptimo de su trabajo.

-Encontrará  dificultad a la hora de entablar relaciones de confianza e intimidad.  En su relación con los demás podrá, de vez en cuando, despertar el temor al rechazo o la burla respecto a las potenciales parejas sentimentales o incluso respecto a posibles socios o compañeros de trabajo e iniciativas.

El niño que ha padecido bullying será un adulto con dificultad para confiar en los demás

 El acoso escolar deja un poso de pesimismo e inseguridad en la persona que le dificultará para tomar iniciativas

Bullying y poder adquisivo

A pesar de lo que pueda parecer y del testimonio de las celebridades que reconocen haber padecido bullying , el acoso escolar no es un desencadenante prototípico del éxito y la fortuna, sino más bien al contrario.  Algunos estudios han evidenciado una relación entre haber padecido acoso escolar y tener una menor capacidad económica.  ¿Qué tiene que ver lo uno con lo otro?

La relación entre el acoso padecido en la infancia y menores logros profesionales y económicos se establece de varias maneras:

-Con frecuencia se producen dificultades sociales posteriores como consecuencia de la pérdida de autoestima

-La falta de habilidades sociales puede contribuir a una tendencia al abuso de sustancias, como drogas y alcohol, que alejan al niño de la buena senda.

-Mayor tasa de abandono de los estudios y, por tanto, menor formación académica y profesional.

Menores salarios y mayores tasas de desempleo

El temor para socializar generado por el bullying puede terminar en aislamiento o en dificultad para encontrar pareja

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir

 

 

El bullying en los países del tercer mundo más pobres y desfavorecidos es una realidad;  el acoso escolar no es patrimonio único de los países en desarrollo

Patricia Peyró @kontrolparental

El acoso escolar es una preocupación constante en los países desarrollados y en toda la geografía perteneciente al conocido como primer mundo.  Poco se sabe, sin embargo, de la incidencia del bullying en los países del tercer mundo, en los territorios más pobres o no desarrollados.  ¿Se da también allí el acoso escolar?  ¿Son sus factores causales son los mismos? Un estudio realizado por las universidades de Córdoba y Sevilla con población de Nicaragua analiza cuáles son los agentes que influyen en la aparición de conductas intimidatorias propias del acoso escolar en uno de los países más pobres del mundo.

Encuesta a más de 3000 niños

La investigación, realizada por las doctoras Eva M.  Romera, Rosario del Rey y Rosario Ortega contempla una muestra de 3042 niños nicaragüenses asistentes a la escuela de primaria. Los encuestados fueron evaluados de un modo similar al que se utiliza para medir a niños europeos a través del test Cuestionario sobre Convivencia, Violencia y Experiencias de Riesgo.

En este estudio se parte de la definición del bullying más aceptada desde los inicios de la investigación formal iniciada por el sueco Dan Olweus, padre de la teoría que lleva su nombre “El Círculo de Olweus” y que implica los siguientes factores:

-Se trata de un comportamiento agresivo intencionado

Se repite en el tiempo

-Existe un desequilibrio de poder o fuerza entre sus protagonistas

-Se produce una ley del silencio entre los testigos

-Da lugar a una dinámica de dominio y sumisión.

Como actores del bullying, se tuvieron presentes las figuras clásicas de víctimas y agresores descritas por Olweus, pero también la de agresores victimizados y víctimas agresivas, menos estudiadas en los estudios formales del acoso escolar.

Como hipótesis, las autoras partían de que los factores implicados en el bullying serían similares en una población desfavorecida y pobre y en una sociedad desarrollada.

Ser testigo de peleas violentas favorece la implicación en comportamientos de acoso escolar

Resultados:

-La población escolar se reparte en el 6% agresores, el 25.3% víctimas, el 18.7% agresor victimizado y el 50% espectadores

-Los agresores victimizados suelen ser chicos y los espectadores tienden a ser chicas

-Ser chico, manifestar conductas y actitudes antisociales y mantener contacto con drogas son tres factores relacionados con el rol de agresor.

-Como característica principal de la víctima, destaca es el hecho de tener malas relaciones con los compañeros y compañeras, seguido de una autopercepción y valoración personal negativas.

-Mantener relaciones negativas con los iguales favorece la implicación en conductas de bullying, ya sea como  víctima, como agresor, o como agresor victimizado.

-Aunque la baja autoestima se relaciona clásicamente con el rol de víctima del bullying en realidad se manifiesta en todas las figuras, también en la del agresor.

El que exista una mala relación entre padres y docentes puede ser uno de los facilitadores del acoso escolar

 

El contacto con las drogas se ha asociado en mayor medida con el rol de agresor

Puedes acceder al estudio completo aquí.

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, entonces, ayúdanos a compartir.