Los docentes son los eternos olvidados del acoso escolar, por eso se ha creado un decálogo antibullying para profesores

Patricia Peyró @kontrolparental

Entre esta semana y la que viene arranca la “vuelta al cole”.  Ansiada por unos pocos y temida o rechazada por otros tantos, no resulta indiferente para ningún niño, al despertar las incertidumbres sobre lo desconocido y la repercusión que tendrán las novedades que acompañarán al nuevo curso escolar.  Con la vuelta al cole vuelve también la ansiedad de los docentes por estas mismas razones.  Es algo de lo que raramente se habla, pero los profesores tampoco saben muy bien a qué se van a enfrentar, y cruzan los dedos para que no se produzcan casos de bullying.

Cuando se habla de acoso escolar también en su versión de ciberacoso, los profesores parecen ser los eternos olvidados en el asunto.  Y, cuando se les menciona, muchas veces es para acusarlos de su pasividad o permisividad en los episodios de acoso que tienen lugar dentro de sus aulas.   ¿Cómo han de confrontar el acoso escolar los protagonistas de la enseñanza?

Con la vuelta al cole aparece también ansiedad en los docentes, preocupados por lo desconocido del nuevo curso escolar

La figura del profesor es fundamental para ofrecer protección a los niños más débiles y vulnerables

10 consejos anti acoso escolar para profesores

Para aclarar cuál es el papel del maestro en materia de bullying, las expertas Elizabeth Englader y Kristin Schank, del Centro de Reducción de la Agresión de Massachussets,  han elaborado estos consejos en forma de decálogo.

  1. Siempre responder con un “no” al acoso

Incluso cuando parezca una broma.  Si se percibe como inapropiado o toma algún cariz ofensivo, el profesor debe responder mostrando un abierto desacuerdo, incluso cuando no parezca tener la suficiente gravedad como para reportarse.

  1. Centrarse en los pequeños detalles

Del mismo modo que “un grano no hace granero, pero ayuda al compañero”, los pequeños comportamientos ofensivos son sumatorios y pueden derivar en ofensas y perjuicios graves en algún niño de la clase. Por ello las expertas aconsejan a los profesores explicar que incluso sus pequeños comportamientos tienen un efecto en los demás.

  1. Preocuparse por la “ciber-realidad” de los alumnos

La tecnología ha llegado a los hogares y también a las aulas.  Así, un buen profesor debería interesarse y preguntar a los alumnos “cómo les va on-line”, y en caso de sospechas concretas, formular preguntas concretas.

El docente, como adulto, debe explicar el modo en que afectan hechos como la difusión de rumores, y atender a ellos para detectar casos de acoso escolar

  1. Atender a los rumores

No para fomentarlos, sino para saber qué se cuece y dónde.  Los rumores siguen siendo una de las armas favoritas de los niños bully o acosadores para difamar a sus víctimas y hacer aliados.

  1. Enseñar a gestionar los enfados.

Todos los buenos amigos pueden llegar a tener algún desencuentro y, en el caso de los jóvenes, es importante enseñarles a confrontar los problemas y resolverlos “cara a cara”. De este modo evitaremos la tendencia a mudar el asunto al terreno digital y electrónico, donde, lejos de resolverse, puede ir a más.

  1. No olvidar a los más pequeños.

Es verdad que el bullying y el ciberbullying se dan más en la adolescencia, pero también se observan cada vez más casos tempranos en niños más pequeños.

  1. Conectar emocionalmente con el niño.

Pedir a los niños que denuncien es fácil, pero si se desea realmente que lo hagan, el profesor debe crear un clima de confianza con ellos para convertirse en el primer eslabón de la denuncia.  De los estudios se extrae que los niños no denuncian porque no ven resultados o consecuencias: hasta el 80% opina que reportar su caso no ha servido de nada.

El bullying se produce en edades cada vez más tempranas,  observándose incluso desde los cuatro años. Educadores y padres deben estar atentos y ofrecer apoyo a los más pequeños

  1. Tener particular atención a las niñas

El patrón de las niñas acosadoras es distinto al de los niños.  Si bien los chicos tienden a acosar a extraños o gente lejana, las niñas atacan fundamentalmente en su entorno social más inmediato y a sus propias amigas.

  1. Recompensar los aspectos positivos del comportamiento

No sólo reprobar o reportar lo malo, sino reconocer y agradecer los comportamientos positivos y en especial cuando sean “anti-bullying”.

  1. Dejar que los niños participen en el problema y en la solución.

Nadie mejor que ellos para formular el problema tal y como se da en realidad.  Si existen casos de intimidación y bullying, ellos lo saben.  Pero, además de preguntarles si existe,  es muy positivo dejar que participen también en el proceso de solución.  A veces con una pregunta tan sencilla como:  “¿Qué podemos hacer para resolverlo?”

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

 

 

Ideas contra el acoso escolar: una niña da con la solución con el banco de los amigos para combatir el bullying

Patricia Peyró @kontrolparental

Los centros escolares necesitan ideas para combatir el acoso escolar.  Lo primero será detectarlo con algún protocolo o test de evaluación adecuado a sus necesidades.

Después, hacer algo para combatirlo.  Y a veces los niños son los auténticos genios a la hora de generar ideas al más puro estilo brainstorming.  Una de estas ideas tan creativas se ha dado en llamar “el banco de los amigos”, un método sencillo para evitar que el bullying vaya a más, inventado por una niña de edad escolar.

Estamos a punto de comenzar el curso. La vuelta al cole viene cargada de expectación y, aunque muchos niños están deseando volver a encontrarse con sus amigos y conocer a sus nuevos profesores, en general, las emociones tiene un carácter agridulce.  En el caso de cambio de colegio, algunos niños tienen miedo a comenzar en un nuevo centro escolar por si no son aceptados o por si llegaran a convertirse ellos mismos en víctimas del acoso escolar en el que va a ser su nuevo entorno.

Mientras que los niños buscan protección y los padres la seguridad de sentir a sus hijos a salvo, los profesores y educadores del centro escolar procuran encontrar ideas y soluciones para evitar que el temido bullying tenga lugar.  Una de ellas, inventada por una niña de 9 años, parece ofrecer una solución al acoso cuando este se manifiesta a través del aislamiento social de un niño en concreto.

Discutir con la pandilla de amigos y sentirse solo en el colegio es un motivo de intenso sufrimiento para el niño o adolescente.

Así funciona el banco de los amigos

Se trata de un método sencillo que no es nuevo, sino que lo dio a conocer una niña de Indiana (Estados Unidos), Sammy Vance, hace unos meses cuando inventó el “Buddy Bench”, traducido al español como “el banco de los amigos”.

A través de un dibujo, Sammy lo explicó muy claro:  había que crear un espacio (en este caso un banco) al que pudieran ir niños que, por la razón que fuera, se sintieran solos o tristes y, simplemente, necesitaran una amigo.  El sentarse allí alerta a otros niños que acudirán a ofrecer su amistad y ayuda a ese niño.

Sin duda una buena idea:  El banco de los amigos genera empatía y evita que los niños se sientan solos y aislados del grupo. El colegio que lo inventó realizó una campaña para obtener fondos y así poder poner varios bancos en las instalaciones del recreo.

La importancia de pertenecer al grupo para el niño

Entre los detectores fundamentales del acoso se encuentra el aislamiento social del niño dentro del grupo que compone su propia clase.  Aunque es verdad que todos los niños pasan por etapas, y en alguna ocasión podrán tender a un retraimiento por alguna discusión puntual, los profesores y educadores deben estar muy pendientes.  Esto implicará observar la interacción del niño con sus compañeros, o la ausencia de esta. En este caso, si se observa que el niño deambula sólo en los recreos de forma repetida, podremos sospechar que está triste y que le ha pasado algo.

Uno de los grandes problemas en las aulas es el aislamiento que llegan a padecer algunos niños, ya sea por rechazo o por retraimiento

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

 

 

Con sólo 9 años el pequeño Jamal Myles se suicida tras sufrir acoso escolar por declararse gay en la escuela

Patricia Peyró @kontrolparental

En nuestro país no hemos iniciado todavía el nuevo curso, pero sin embargo ya nos estrenamos con la primera muerte del año por acoso escolar.  Ha sucedido en Estados Unidos, y tan sólo  cuatro días después de arrancar el curso.  La noticia ha conmocionado a un público global que se siente cada vez más vulnerable ante la lacra del bullying.

Ha sido su madre quien ha dado a conocer la triste noticia del fallecimiento de su hijo.  El detonante de todo, según ha explicado ella misma, fue el reconocimiento de su homosexualidad, primero a ella, para después hacerlo abiertamente ante sus compañeros de clase nada más comenzar el curso.  Siendo la respuesta de la madre la aceptación y normalización de la expresión de su tendencia sexual, el niño se sintió lo suficientemente seguro como para compartirlo también en el contexto escolar.  La noticia en este entorno, sin embargo, no despertó simpatía sino el rechazo de sus compañeros, que comenzaron a acosarlo hasta el punto de aconsejarlo que se quitara la vida, según informaba la hermana de la víctima a su madre.

Con sólo 9 años, Jamal estaba tan emocionado con aceptar su homosexualidad y recibir la aceptación familiar y social, que decidió contarlo en el colegio desde el primer día, recibiendo el acoso escolar por respuesta.

Los niños gays pueden ser objeto de violencia escolar por salirse de la norma o romper con los roles de género. En situaciones extremas puede llevar a la muerte, como en el caso del pequeño Jamal, quien se suicida tras sufrir acoso escolar por declararse gay

Bullying y homosexualidad:  así se relacionan

El caso de Jamal Myles no es aislado.  La relación entre el bullying y la homosexualidad  es una realidad tangible que ha quedado manifiesta en distintas investigaciones.  Aún así, es un tema del que se habla poco y necesita desarrollo, incluso en el ámbito teórico del estudio sobre el acoso escolar.

Los insultos homófobos están a la orden del día dentro de las aulas, en los pasillos y los patios del colegio.  Por otra parte, van dirigidos, no sólo a niños gays, sino a cualquier niño que parezca serlo a ojos de otro niño bully o maltratador.  Otras veces, ni siquiera tendrán que parecerlo, sino que los ataques homófobos servirán para sembrar la duda sobre la orientación sexual de un determinado niño y convertirlo así en pasto de las burlas.  Para ilustrar este último ejemplo tenemos el conocido caso de Grayson, un niño americano acosado por llevar una mochila de la serie de dibujos “Mi pequeño pony”, supuestamente para niñas, y a quien desde la dirección del colegio se le prohibió la entrada en la escuela con esa mochila.

En los colegios se utiliza la homosexualidad, sea real o supuesta, como arma arrojadiza para iniciar el acoso escolar.  Así sucedió en el caso de la historia de Grayson, llevada al teatro

El drama de ser diferente

¿Por qué la homosexualidad despierta la violencia escolar? En el contexto del colegio lo que se castiga fundamentalmente es la diferencia.  Y así es como el bullying se manifiesta en forma de insultos, maltrato y hostigamiento hacia los niños homosexuales o con cualquier “desviación” respecto a la “normalidad” de la tendencia heterosexual.  Este hecho es bien conocido la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Trans y Bisexuales (FELGTB), la cual reporta un alto índice de ciberacoso (cerca del 60 por ciento) hacia estudiantes del colectivo LGTB.

Los niños del colectivo FELGTB (en inglés LGBTQ), habituales víctimas del desprecio de sus compañeros, padecen frecuentemente síntomas de depresión y ansiedad, según una encuesta realizada recientemente a más de 12.000 niños

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

 

Los niños deben desconectar de la tecnología de vez en cuando y las vacaciones son la mejor oportunidad para conseguirlo

Patricia Peyró @kontrolparental

El verano constituye el mejor momento para romper con nuestras rutinas. Es bien conocido el efecto terapéutico que ofrece este descanso respecto al trabajo y las obligaciones tanto en los adultos como en los niños.  En el caso de los pequeños de la casa, las vacaciones les proporcionan la oportunidad de jugar al aire libre y de participar en muchos juegos y actividades sociales facilitados tanto por los campamentos de verano como por el reencuentro con primos, amigos y otros familiares. A la hora de programar este cambio de hábitos, los padres hemos de considerar que también los niños deben desconectar de la tecnología por cuestión de salud y para prevenir que el temido ciberacoso tenga lugar en vacaciones. LINK

No desconectar bien en verano provoca irritabilidad, falta de sueño, aumento de peso, o depresión

El verano trae consigo un paréntesis que, bien aprovechado, tiene importantes beneficios para nuestra salud física y mental. Pero, ¿es posible desconectar del todo?  Según un estudio realizado por Adecco, hasta un 35% de los adultos no consigue despejar su mente durante las vacaciones estivales,  teniendo esto una repercusión directa en la aparición del estrés.   En el caso de los niños será igualmente importante que rompan con sus rutinas académicas y aprovechen para disminuir la frecuencia en el uso de dispositivos y de acceso a internet.

Los expertos recomiendan al menos 15 días de “desconexión” total, tiempo en que los niños deberían hacer actividades que mantengan su mente activa y concentrada en elementos totalmente ajenos a la rutina escolar

 

El abuso de dispositivos y la hiperconectividad a la que, con frecuencia, los niños se someten a lo largo de los interminables días de invierno, les puede pasar factura y producirles problemas que afecten tanto a su salud física como psicológica:

-En el plano físico, la exposición a los dispositivos produce insomnio infantil.  La falta de sueño, por su parte, inhibe el crecimiento y está relacionado con el aumento de peso y posterior obesidad.

-A nivel estadístico, se ha comprobado una correlación positiva entre el mayor uso de las redes sociales  y el mayor riesgo de padecer ciberbullying por parte de compañeros del colegio.  Por esta razón es conveniente darles el móvil cuando más tarde, mejor.

El mayor uso de Social Media favorece la aparición del ciberbullying, siendo Instagram la red social más problemática

La tecnología, el principal enemigo del descanso vacacional

Uno de los principales factores que favorece nuestra continua conectividad es el tecnológico. Querer estar constantemente informados y en contacto con las personas para “no perdernos nada”, incrementa la dependencia al uso de los dispositivos móviles, impidiendo despejar la mente de la rutina. En el caso de los niños, el fenómeno de “estar siempre conectados” prácticamente equivale a “no estar solos”, puesto que les genera un falso sentimiento de pertenencia a su grupo social.

Los niños deben desconectar de la tecnología en su descanso estival para así también cortar un tiempo con todo lo que sucede en el colegio a nivel social (foto GTRES)

 

Esta falacia de confundir la presencia física con la virtual incrementa el riesgo de padecer hostigamiento digital a través del ciberbullying. Además, impide la necesaria desconexión y favorece el estrés.  Así lo asegura el psicólogo y miembro de Top Doctors Héctor Galván Flores.Encadenar largos periodos de rutina sin descanso, puede provocar que elevemos nuestros niveles de ansiedad y estrés”.  Y adiós a disfrutar de las vacaciones.  Esta necesidad compulsiva de meter dispositivos tecnológicos en la maleta, a los adultos “puede generarnos la presión de tener que estar alerta y obligarnos a responder a cualquier mensaje o llamada, en cualquier horario y en cualquier lugar, cuando realmente no es necesario”, aclara Galván Flores. A los niños, en cambio, les puede llegar a producir una obsesión que les lleve a estar continuamente actualizando su estado en alguna red social y comprobando si tiene mensajes que pudieran resultar ofensivos.

 

En niños y adolescentes la frontera entre la presencia virtual y la real no quedan bien delimitadas por eso debemos favorecer el que realicen interacciones sociales reales.

¿Te ha gustado este artículo? Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

 

 

 

 

Uno de los últimos sondeos sobre el acoso escolar es la Encuesta Ipsos sobre Ciberacoso

Patricia Peyró @kontrolparental

El acoso escolar es una de las grandes preocupaciones de los padres y una de las pesadillas infantiles y juveniles más recurrentes.  Los progenitores tememos que les pueda suceder a nuestros hijos y no estar a la altura para protegerlos, o incluso que lleguen a ser niños acosadores.  Los niños, por su parte, conviven con el bullying como testigos, temiendo que pueda pasarles a ellos también algún día si cambian de colegio o si, simplemente, se tuercen las cosas. El mantenimiento constante del temor a ser acosado tiene su razón de ser, tal y como se manifiesta en la Encuesta Ipsos sobre Ciberacoso.

La amenaza constante del ciberacoso

La alarma social del acoso y del ciberacoso (cuando este se produce con el uso de las nuevas tecnologías), están resultando en diferentes estudios sobre esta temática, como la Encuesta Ipsos sobre Ciberacoso realizada recientemente y publicada poco antes de irnos de vacaciones.

La Encuesta Ipsos sobre Ciberacoso entrevistó a 20.793 personas de 28 países del mundo entre el 23 de marzo y el 6 de abril del 2018

Ipsos Global Advisor ha analizado globalmente el fenómeno del ciberacoso a través de una encuesta realizada en 28 países, hallando que España es uno de los países que más demandan ayuda a las autoridades para terminar con esta lacra social.

El ciberbullying en España

Los datos han reflejado algunas diferencias en la población española en comparación con otros países del mundo.  La encuesta confirma, por ejemplo, que en nuestro país, 1 de cada 2 casos de ciberacoso lo provoca un compañero del niño acosado. En concreto, esto se cumple en el  56 por ciento de los casos.   Fuera de nuestras fronteras, la incidencia entre compañeros de clase baja 5 puntos respecto a la media española.

Puedes consultar el informe completo sobre la Encuesta Ipsos sobre ciberacoso aquí

Así y todo, dentro de lo malo del ciberacoso, en España “no estamos tan mal” en comparación con otros países en lo que a incidencia se refiere.  Siendo España uno de los países donde más concienciación social existe en la necesidad de luchar contra el ciberacoso, sólo el 9% de los padres españoles cree que su hijo ha sufrido cyberbullyng, uno de los países con menos incidencia, si lo comparamos con otros como India (37%), Brasil (29%), Estados Unidos (26%), Suecia (23%), Gran Bretaña (17%) o Alemania (14%).

Otros datos significativos de la Encuesta Ipsos sobre ciberacoso son los siguientes:

– El 84% de la población española ha oído hablar del ciberacoso (5 puntos más que la media europea), y de ellos, la amplia mayoría (86%) afirma que en España las medias anti-bullying son insuficientes.

-1 de cada 2 casos de cyberbullying en España se dan a través del teléfono (47%), frente a otros canales como las redes sociales (44%), sistemas de mensajería online (42%), chats (29%), email (25%) y otro tipo de páginas web (18%).

Respecto al perfil del ciberacosador en España:

– En el 56% de los casos, son compañeros de clase del afectado – En el 18% se trata de menores desconocidos por la víctima

– 1 de cada 4 casos (24%) los produce un adulto desconocido

El Smartphone es la vía más frecuente para perpetrar el ciberbullying en España, mientras que a nivel internacional, el mayor porcentaje de casos de ciberacoso se da a través de las redes sociales (65%)

El móvil, el instrumento de acoso más utilizado

 El estudio internacional de IPSOS también refleja que el smartphone es la principal vía de ciberacoso en España: casi 1 de cada 2 casos de cyberbullying se dan a través del teléfono (47%), frente a otros canales como las redes sociales (44%), sistemas de mensajería online (42%), chats (29%), email (25%) y otro tipo de páginas web (18%).

 Respecto a estos resultados, la directora adjunta de Public Affairs de IPSOS España, Eva Aranda, ha incidido en la alta penetración de los smarphones en nuestro país. “España es el país con mayor penetración de smartphones, siendo éste el dispositivo más usado para acceder a Internet.  Desafortunadamente, hay personas que utilizan los avances tecnológicos como herramienta para hacer daño a los demás. En España, se observa que el mayor peligro acecha en las personas más cercanas, como o son los compañeros de colegio.”

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir

Acaba de publicarse la encuesta anual Ditch the Label 2018 sobre bullying

Patricia Peyró @kontrolparental

Como todos los años por estas fechas, la organización sin ánimo de lucro Ditch the Label (rompe con las etiquetas) acaba de publicar los resultados de su informe sobre bullying en la que es ya su sexta edición.    La ONG británica constituye una de las referencias más importantes a nivel global en materia de acoso escolar y conductas de violencia e intimidación entre niños y adolescentes.

La anterior edición Ditch the Label 2017 se basó en los datos extraídos de más de diez mil niños distribuidos entre toda Gran Bretaña.  En esta última encuesta se centraron los esfuerzos en analizar el papel de la tecnología y su implicación en el ciberacoso o ciberbullying.  Los resultados reflejaron que este tipo de acoso realizado mediante las nuevas tecnologías constituye uno de los grandes retos en el día de hoy. Para este año, la encuesta anual Ditch the Label 2018 sobre bullying ha centrado el foco en los testigos y en sus vivencias.

La ONG británica Ditch the Label lucha por un mundo sin prejucios y libre de etiquetas y discriminación entre los jóvenes

El director de Ditch the Label, Liam Hackett expresa así el lema de la encuesta de este año, que ha entrevistado a 9 mil niños de entre 12 y 20 años.  “Nuestro tema este año ha sido descubrir las experiencias de aquellos que presencian el acoso escolar; explorar cómo podemos equipar y empoderar mejor a los jóvenes para que intervengan de manera segura y efectiva en casos de intimidación”.

 Los testigos no actúan porque tienen miedo a las represalias, según los datos de la encuesta del año 2018

Estas son algunas de las conclusiones más significativas extraídas de la encuesta anual Ditch the Label 2018 sobre bullying:

1 de cada 5 jóvenes ha sido testigo de acoso escolar en los últimos 12 meses, y el 50% de ellos lo ha presenciado al menos una vez al mes.

-El acoso escolar supone un impacto muy negativo sobre la salud mental del niño:  el 59% expresa que se sienten mal y el 39% que los hizo sentir molestos.

Los testigos del acoso escolar suelen temer las represalias y por eso permanecen pasivos cuando contemplan actos de violencia escolar o bullying.

– A la hora de intervenir, sólo el 17% afirmó intervenir siempre que era testigo de algún tipo de hostigamiento entre iguales.

-Los encuestados pasivos justificaban su falta de combatividad frente al bullying y no hacer nada por sentir miedo o no creerse capaces o con las habilidades suficientes para frenarlo.

-1 de cada 2 explicó que el acoso escolar los hacía sentir deprimidos y el 11% que intentaban quitarse la vida como resultado.

La encuesta manifiesta que buena parte de los niños bully o acosadores se sienten culpables tras acosar a otro niño

Sentimiento de culpa frente a la pasividad

Paradójicamente a la gran incidencia del acoso, no resulta un plato de buen gusto a nadie, ni siquiera a los propios perpetradores del hostigamiento.  En este nuevo informe, y según reporta Hackett en el informe ejecutivo, “el 44% de los acosadores se sintieron culpables cuando intimidaron a alguien, lo que muestra un gran remordimiento”.  Por el contrario, uno de cada tres se sintió gran control y sensación de poder.

Con su encuesta anual Ditch the label 2018 la organización busca nuevas vías de trabajo a través de la investigación, siempre de forma tanto proactiva como reactiva.  Puedes consultar la Encuesta Anual Ditch the Label 2018 aquí

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.