Correo spam o correo basura

El spam de mails y de contenidos es un latigazo que afecta a todos los que quieren hacer buen marketing en internet.

El spam es una estrategia de negocio on-line que funciona de forma intrusiva y genera mucho rechazo entre los usuarios de la red. Consiste en enviar correos electrónicos de manera masiva a miles de usuarios de internet. Esos mails, que tienen fines publicitarios, se consideran una de las peores estrategias dentro del marketing on-line.

Casi conocemos lo molesto que resulta recibir correos no solicitados con contenidos que van desde productos para adultos hasta artículos sin sentido o carentes de interés.  En cambio, sigue siendo una práctica común que puede conllevar algunas amenazas para el usuario, fundamentalmente con la captación de datos.

Los niños y adolescentes, con tan poca experiencia como cautela, deberán ser prevenidos por sus padres para no caer en trampas como el phishing y captación de nuestros datos personales o bancarios.  A ciertas edades todavía no manejan conceptos como la asertividad y no saben que pueden decir “no”, o hacer caso omiso a órdenes o comandas. Siguiendo este principio, cuando leen frases en “imperativo”, creen que deben “obedecer” o hacer lo que se les dice. Por ejemplo: “Pincha aquí”, “Escribe tus datos…” etc.

El spam nos llena el correo de publicidad que no nos interesa

Lamentablemente a todos nos toca tragarnos spam, y a veces “picamos” y leemos el mail. ¡Cuántas ventas se habrán realizado por consumidores despistados o incautos!

Por qué el spam no es una buena idea Además de dar una mala imagen del negocio, el spam no sirve como estrategia de marketing a largo plazo porque nadie compra dos veces. Por otro lado, para garantizarse una única compra es necesario llegar a miles de personas diariamente para poder mantener un nivel de ingreso que generalmente no va a justificar o compensar un ejercicio tan “maligno” como el spam.

El spam nos incomoda a todos

Promover un negocio de manera molesta e invadiendo la privacidad del correo electrónico personal se considera una mala praxis

Contrariamente al spam, las estrategias de marketing con expectativas de buenos resultados y aumento en las ventas apuntan a considerar al cliente potencial o destinatario de la publicidad de forma respetuosa y generándole la sensación de recibir un “trato único” y personalizado, en el que pesa mucho el componente empático y humano

Alternativas al spam

El secreto de los buenos vendedores en internet pasa también por generar una amplia lista de correos electrónicos-objetivo a los que dirigir la publicidad de sus productos o servicios. Cambia, no obstante, la manera en que se obtienen los datos del usuario, que se adquieren en este caso solicitando voluntariamente las direcciones de correo para enviar información periódica y de valor.

La práctica del spam genera mala reputación y daña la imagen, no sólo de la marca, sino también del producto, que pronto se empieza a vincular con el correo basura y genera emociones negativas.  Tanto es así que la expresión “ser spam” se empieza a utilizar como sinónimo para describir a la gente molesta que envía demasiados mensajes que no se desean recibir.

Si a uno le llaman o acusan de ser "spam"...  ¡Malo!

Afortunadamente el propio sistema operativo del correo es capaz de detectar la gran mayoría del correo spam que, debido a su gran afluencia, cuenta con una carpeta por defecto