Las redes sociales entrañan algunas amenazas

A pesar de que cada vez existe una mayor concienciación de los peligros potenciales de internet, toda precaución ha de ser poca para alertar a los jóvenes de los posibles engaños a los que pueden verse sometidos si no se toman las debidas precauciones.

Por Patricia Peyró

Aunque Facebook puede ser una herramienta muy buena para mantenerse en contacto con amigos y familiares, algunos padres no se dan cuenta de que es también una fuente de información poco controlada que deja el niño sobre sí mismo en lo relativo a datos personales, actividad habitual e imágenes personales.  La falta de percepción del peligro potencial se agrava si los propios padres no usan Facebook.

AMENAZAS EN LOS PERFILES ABIERTOS:

-Una vez más tenemos presentes los asuntos inapropiados a los que podría acceder el niño si tiene entre sus contactos a adultos  que puedan exponer comentarios o fotos de contenido inadecuado para su edad: de carácter sexual, agresivo, racista…

-No olvidemos que el negocio de Facebook no está en los usuarios, sino en la publicidad de sus anunciantes.  Es por ello que Facebook hace constantes sugerencias del tipo “también te puede gustar”, “dale a like si…”  Para esos ganchos el niño se verá desprovisto de criterio y madurez, pudiendo de nuevo acceder a temáticas inoportunas para su edad.

-Otro de los principales peligros es el propiamente social, en el sentido de que alguien podría intentar contactar con el menor con el fin de acceder a información personal o incluso hacerse pasar por quien no es con el objetivo de engañarlo de alguna manera.

-Facebook es muy amigo de hacer uso de la geolocalización del usuario, por lo que, con el simple gesto de subir una foto, el niño podría estar indicando dónde se encuentra en tiempo real, dando pistas a los posibles “depredadores”

 

¿Quién sabe lo que estarán mirando aquí?

Cuidado! Los niños pueden “aprovechar” para ver cosas que o deben en internet sin la supervisión adulta

PRECAUCIONES DE LOS PADRES:

-Los niños menores de 13 años no deberían tener ningún perfil en las redes sociales.

-El perfil social de los niños o adolescentes debe estar protegido en la configuración de privacidad; esto es, cerrado a extraños, de forma que sólo los amigos ya confirmados puedan acceder a la información que el menor.

-Han de existir unas normas consensuadas entre el adulto y el menor sobre el uso apropiado, y en niños y púberes los padres deben tener la contraseña en todos los casos.

-Los padres deben tener un acceso directo y habitual a la cuenta que maneja el niño para ejercer un control parental responsable.

Es bueno negociar y poner normas de uso de internet

A nadie nos gusta regañar a nuestros hijos, pero es responsabilidad de los padres el poner límites, también en el uso de internet

Facebook puede jugar una mala pasada a los menores de edad

Veamos en este vídeo cómo los adolescentes son especialmente susceptibles ya que, entre ellos mismos, pueden “obrar” tramas muy perjudiciales y peligrosas para la autoestima del menor. PINCHAR IMAGEN PARA VER VÍDEO.

(Fotos y vídeo fuente Internet: tecnologiayfamili,  respuestario, serdigital, pequejuegos)