Control parental niña ordenador GuiaInfantilcom

 

Por Patricia Peyró

Internet se ha convertido en una herramienta cotidiana y de uso habitual en adultos, jóvenes y niños.   Estos pequeños “ciudadanos digitales” necesitan la guía de un adulto para manejarse en  la era de las nuevas tecnologías,  dentro de una red repleta de recursos pero también de amenazas para el menor.

Una de las maravillas de internet es la disposición de información que proporciona: un acceso global, rápido y referenciado por “tags” de cualquier temática. Además de los contenidos propiamente dichos,  aporta todos los recursos que facilitan una comunicación fluida, resultando un instrumento muy útil para la socialización.

 

Control parental niño aislado

Además de que puede producirles un aislamiento social, es esencial limitar el tiempo de acceso a internet, especialmente si no sabemos lo que está haciendo nuestro hijo:  ¿y si tenemos un joven “hacker” en casa sin siquiera saberlo?

Son varios, los focos de atención que deben mostrar los padres en su labor de control parental,  y todo ello con objetivo básico de PREVENCIÓN y de LIMITACIÓN del uso, siempre de acuerdo a la edad de cada niño, y dentro de la actitud habitual de poner límites como parte de su educación.   Veamos cuáles son:

1. Contenidos:  La facilidad para acceder a contenido puede ser tan útil como potencialmente peligroso, ya que la probabilidad de que el niño acceda a contenido inadecuado es muy alta y aumenta a medida que el menor controla su manejo.  Ejemplos de contenido inapropiado son la pornografía, la xenofobia, el racismo y un largo etcétera de temáticas vinculadas a las conductas violentas.

2. Tiempo que los pequeños pasan en internet: Estar enganchado a edades tempranas supone restar tiempo de juego y de interacción real con los demás, lo cual es limitará el desarrollo de su personalidad, que puede volverse retraída o inapropiada, al no desarrollarse de forma natural las habilidades sociales con las que tiene que competir en la vida real.

3 Con quién tratan y se relacionan en internet: la socialización virtual en los jóvenes es, hoy en día, casi tan importante como las relaciones reales.   El peligro, en este sentido, puede venir tanto por  la intrusión de un adulto con malas intenciones como por las dinámicas de acoso que se forman entre los propios jóvenes entre las que a menudo se encuentra el intercambio de imágenes inapropiadas.

 

Ojo con sus amistades en Facebook y Twitter

Los niños más felices son aquellos que no se sienten muy diferentes a los demás, por lo que prohibirles el uso de internet o de las redes sociales en las que se encuentran todos sus amigos, lejos de ser una buena idea, puede suponer un elemento más de fricción en la difícil relación que se entabla con los adolescentes a la hora de ponerles límites. Siempre es mejor el control que la prohibición.

Enséñales a navegar desde pequeños

La visualización de imágenes inapropiadas, como puedan ser de carácter pornográfico, puede suponer un shock importante para el niño y afectar a su desarrollo emocional y autoconcepto.  Aunque no “sepan” qué es, los niños son capaces de “sentir” cuándo algo es raro o está alejado de la normalidad. Es responsabilidad de los padres enseñarles a navegar por internet con seguridad. Además es una actividad educativa que resulta divertida y agradable para los más pequeños