CP piojos-niño

Patricia Peyró @kontrolparental

El acoso escolar o bullying incluye cualquier comportamiento de hostigamiento repetido a un niño por parte de compañeros y niños de su misma edad, dentro del entorno escolar. Aunque no tiene por qué darse una causa concreta, existen ciertas características que facilitarán en mayor medida la aparición del acoso en “niños diana”,  y los piojos son uno de los factores de riesgo.

Así se manifestó en la conferencia que tuvo lugar en México “Pediculosis en niños, repercusiones en el ambiente escolar”,  en la que se dieron cita médicos, dermatólogos, psicólogos, para confrontar la erradicación de estos parásitos desde un punto de vista multidisciplinar, y con ello eliminar el riesgo y repercusiones existentes entre el acoso escolar y la pediculosis.

Aunque los piojos se manifiestan todo el año, proliferan en los campamentos de verano. Las altas temperaturas y la humedad facilitan su reproducción, y se propicia el contagio a través de sus actividades y juegos, en los que, además, los niños lo comparten todo: peines, almohadas, toallas… Tras el verano llega la vuelta al cole y más de un niño traerá consigo un recuerdo del verano no precisamente agradable.

Características de la pediculosis

A lo largo de nuestra vida casi todos hemos tenido piojos alguna vez. El nombre científico de esta afección es la Pediculosis y su protagonista, el Pediculus humanus capitis, insecto de 2 a 4 mm de largo, y que genera intenso picor en la cabeza de la que es huésped como consecuencia de su saliva, altamente alérgena, y que desprende al succionar la sangre con la que se alimenta.

El contagio de piojos es por contacto directo de cabezas. Aunque no tienen alas y no vuelan, se desplazan fácil y rápidamente de un pelo a otro si está seco.  Según el Portal de Salud de la Comunidad de Madrid,  los diferentes estudios indican que entre el 4,9% y el 14% de la población escolar tendrá piojos.  Sus principales víctimas son niños entre cinco y once años, aunque el contagio a los adultos del entorno es más que probable.

La pediculosis es más propio de niñas que de niños, seguramente por sus juegos más tranquilos que facilitan la proximidad

La pediculosis es más propio de niñas que de niños, seguramente por sus juegos más tranquilos que facilitan la proximidad

Una vez destapado un caso, hay que activar todo un protocolo de higiene y profilaxis familiar que pasará por los siguientes pasos, según los dermatólogos:

-Revisión exhaustiva de todas las cabezas

-Limpieza de sábanas, toallas y almohadas a altas temperaturas

-Tirar peines y cepillos o como mínimo limpiarlos en profundidad

-Realizar un tratamiento químico con el uso de Piretrinas como la Permetrina (el más efectivo) o de Dimeticona.

-Emplear la lendrera en los días siguientes para eliminar los huevos.

-Repetir el tratamiento.

Existen algunos tratamientos alternativos como la vaselina o la mayonesa, pero no son tan efectivos como los tratamientos insecticidas o químicos

Existen algunos tratamientos alternativos como la vaselina o la mayonesa, pero no son tan efectivos como los tratamientos insecticidas o químicos

Riesgo de acoso escolar

Donde hay niños, hay piojos. Y estos no distinguen entre estratos sociales, o económicos. Sin embargo, culturalmente tener piojos está vinculado a connotaciones muy peyorativas en las que se presupone falta de higiene, e incluso llamar a alguien “piojoso” es un insulto en toda regla.

Los niños con piojos tienen mayor riesgo de padecer acoso escolar, que típicamente comenzará con episodios de marginación o aislamiento que podrán derivar en episodios hostiles mantenidos en el tiempo incluso a pesar de superarse el problema de la pediculosis.

Los piojos no se deben a la falta de higiene, e incluso estos prefieren el pelo limpio

Los piojos no se deben a la falta de higiene, e incluso estos prefieren el pelo limpio

 

Los colegios necesitan implicarse

Si bien el abordaje de la afección es fundamentalmente farmacológico, desde los colegios se hace necesario el mantener una política informativa a los padres, así como preventiva para captar los brotes e impedir su esparcimiento. Igualmente importante será que, desde el colegio, procuren en la medida de lo posible terminar con el estigma asociado a la pediculosis transmitiendo un mensaje claro a padres en los que se favorezca la detección y la denuncia pública para evitar nuevos contagios.

Más información de la Asociación Española de Pediatría aquí.