homeless-1213053_640

@kontrolparental

Muchos niños van a padecer acoso escolar en algún momento de su infancia. Aunque el grado de agresión revestirá mayor o menor gravedad, en todos los casos les dejará como mínimo una pequeña herida difícil de olvidar. Encajarlo y gestionarlo mejor o peor dependerá en gran medida de la reacción que observen en sus padres o hermanos.

Los expertos aconsejan a los progenitores un apoyo incondicional en el que jamás se culpabilice al niño de lo que está sucediendo, ni se dude de su palabra, ni se minimice la forma en que se siente, coartándole su expresión de miedo o de dolor.

Los niños menos afortunados que lleguen a padecerlo en un alto grado de violencia física o verbal reaccionarán de una u otra manera en función del apoyo emocional que perciban en casa.

child-1439468_640

Sin querer le puedes decir cosas que le hagan aún más daño. Cuida tus consejos si está siendo acosado en la escuela

Si sospechas que tu hijo está siendo acosado, estas son las frases que jamás deberá escuchar de tus labios:

1 Tus amigos sólo están jugando, no les hagas caso.

Decir eso es mentir: los niños saben perfectamente lo que hacen cuando insultan o desprecian a otro compañero. Y la víctima es la primera en darse cuenta y de percibir el daño. Si le decimos eso al niño le confundiremos acerca de los valores de la amistad, que cumplen una importante función de apoyo emocional con grandes beneficios psicológicos.

2 Esto te hace más fuerte y te prepara para la vida

Es un grave error pensar que se aprende mejor a base de palos. Muy al contrario, donde mejor desarrollará un niño todo su potencial será dentro de un medio en el que se sienta, en primer lugar, a salvo, y en segundo lugar, donde no tenga miedo a mostrarse tal y como es. En este sentido, la imagen o percepción que construya en relación a la escuela, a sus profesores y compañeros determinará su éxito o fracaso escolar. En una atmósfera escolar cargada autoritarismo, discriminación, exclusión o maltrato difícilmente podrá hacer germinar sus aprendizajes.

En vez de eso, escúchale e invítale a que exprese cómo le hace sentir, dándole opciones y esperanza de llegar a una solución que termine con el acoso.

Uno de cada cuatro niños padecerá alguna forma de acoso.

Uno de cada cuatro niños padecerá alguna forma de acoso.

3 Esto pasa de toda la vida: en mi colegio también sucedía

Lo que el niño quiere y necesita es tener amigos, y para él no es ningún consuelo saber que el mal existe.    Contar con amigos o amigas ayuda a que los estudiantes desarrollen actitudes más positivas hacia la escuela, contribuye a su mejor adaptación escolar y desempeño académico. Por el contrario, la poca aceptación del grupo podría desencadenar sentimientos de rechazo de los estudiantes hacia la escuela y el aprendizaje, e influir negativamente en su motivación para asistir a ella y aprender.

4 Si te pegan, defiéndete y les pegas tú a ellos también

La violencia en general tiende a generar más violencia, por lo que alentarla no conduce a nada. Los estudiantes que se sienten aislados o rechazados por sus compañeros suelen mostrar frustración y actuar de manera agresiva frente a ellos o de forma disruptiva durante las clases. Este tipo de relaciones suelen generar permanentes conflictos con sus docentes y compañeros que traen como consecuencia su mala adaptación a la escuela.

La comprensión y apoyo que perciba el joven en casa condicionará la mejor evolución y tratamiento del acoso escolar. En tus manos está cerrar el paso al bullying hacia tu hijo.

La comprensión y apoyo que perciba el joven en casa condicionará la mejor evolución y tratamiento del acoso escolar. En tus manos está cerrar el paso al bullying hacia tu hijo.

5 Con el tiempo pasará

Esto es verdad, porque el acoso comienza a ser menos infrecuente a partir de los 15 años, pero no basta, porque el niño necesita una ayuda más tangible que le dé la seguridad que le ha sido arrancada con cada acción de acoso y vejación. Una vez detectado no se ha de dudar a la hora de intervenir, y se debe informar inmediatamente al director o al jefe de estudios, en primera instancia. Desde la dirección serán responsables de investigar el asunto, detectando quiénes son los actores del bullying y siguiendo los protocolos de actuación.

¿Quieres darte a conocer?  Si tienes una App o sitio web relacionada con el control parental, el acoso escolar y ciberbullying, las TIC y la educación vía internet, smartphones y tablets, contacta con nosotros aquí.