Por Patricia Peyró @kontrolparental

Dar una mala imagen on-line a los adultos nos puede jugar una mala pasada a nivel laboral y personal. Pero a los niños también les puede afectar ¿Cómo educar a nuestros hijos para conseguir el prestigio digital?

La influencia de las TIC en nuestras vidas alcanza también a las opiniones que generamos a los demás. El concepto de reputación digital o reputación on-line no es nuevo y se refiere a la imagen que reflejamos en internet a través de las redes sociales y de los distintos medios de comunicación.

Los especialistas en marketing digital dan una gran importancia a esta reputación a nivel de “marca” o negocio. Sin embargo, también existe una reputación personal en internet que afecta a todos los usuarios de la red, ya sean éstos niños o adolescentes. A éstos les perjudica en la medida en que generen una mala imagen que pueda provocar comentarios negativos, que vayan creciendo hasta derivar en un auténtico ciberbullying.

fun-649463_1280

Una foto divertida podría adquirir un cariz diferente en manos de alguien con malas intenciones. Los adolescentes corren el peligro de generar contenido viral

Una parte de la educación de los pequeños ciudadanos digitales ha de pasar necesariamente por la educación en internet, que contempla la prudencia y la discreción como medidas para prevenir el crearnos una mala fama o el generar imágenes o contenido audiovisual comprometido que se torne viral y pueda ir posteriormente en contra de los jóvenes más inexpertos y que no advierten el peligro.

¿Cómo ayudarles a evitar una mala reputación on-line?

Es importante hablar mucho con ellos y explicarles algunos conceptos que pueden interferir en la imagen que proyectan a los demás:

-Cuidado con la información que publican

Bajo la consigna de “prudencia”, se trata de hacerles entender que no hay que contarlo todo, ya que lo que publiquen en las redes sociales otra persona lo puede coger y volver a publicar, a veces con malas intenciones. Así que se deben evitar fotos ridículas, por ejemplo. En cualquier caso los padres debemos configurar por ellos los parámetros de privacidad que permitan con quién compartir el contenido que se publique.

-Cuidado con quién se relacionan

Especialmente importante es no relacionarse con extraños, ni mucho menos compartir material audiovisual ni quedar, puesto que no se sabe si detrás pueda haber un adulto con malas intenciones cometiendo “grooming” e intentando captar material con el que posteriormente pueda chantajear al menor o que pueda publicar con el fin de desprestigiarlo.

Los "groomers" acechan al niño para conseguir material con el que podrían chantajearlo

Los “groomers” acechan al niño para conseguir material con el que podrían chantajearlo

No permitamos que nadie dañe la imagen de nuestros hijos en internet

No permitamos que nadie dañe la imagen de nuestros hijos en internet