Como cada enero surgen nuevos propósitos de año nuevo, que este harían bien en contemplar la tecnología y el control parental

Como todos los años, también este hemos celebrado la entrada del 2021 con gran ilusión.  Y es que, a pesar de la crisis del coronavirus y de pandemia por Covid-19, las familias continúan reuniéndose, si quiera de forma remota, para festejar un “nuevo principio”, simbolizado en la entrada del año nuevo.  Con su llegada, es conveniente hacer un ejercicio de reflexión para ver qué es lo que podemos mejorar, y plantear los consabidos y clásicos propósitos de año nuevo.  Os proponemos, en esta ocasión, centrar estos objetivos en esos dispositivos que han traído los reyes magos a los reyes de la casa, que son nuestros hijos. Así, podemos aprovechar este momento único del año para preguntarnos si verdaderamente estamos a la altura y damos la talla.  ¿De verdad mantenemos los principales valores y cualidades que deberían desarrollar los padres de los llamados nativos digitales o de la “Generación Z”?  ¿O simplemente nos limitamos a regalarles el móvil o la Tablet?

El 2021 continuará muy marcado por la estancia en el hogar y el mayor uso de tecnología por parte de los niños, en detrimento de las salidas sociales con amigos y el deporte

Los pequeños han nacido con la tecnología y en poco tiempo nos darán cien vueltas en el uso de internet y sus dispositivos asociados, pero aún así hemos de vigilar lo que estén haciendo, ya que podrían estar expuestos a amenazas o relaciones potencialmente comprometidas. Por otro lado: ¿Y si tenemos a un pequeño hacker en el hogar?

 

Nuestro desconocimiento no nos exime de la responsabilidad de ejercer un buen control parental   y de ponernos al día en las modas digitales propias de su edad

Propósitos de año nuevo para adaptarnos al abuso digital de los diversos confinamientos y al exceso de tiempo en casa:

Más comunicación con los niños

El diálogo es fundamental en la relación con los hijos, más aún al afrontar posibles problemas o situaciones incómodas a las que un menor podría enfrentarse en Internet. Es vital que se genere la suficiente confianza para que los niños puedan comunicar cualquier incidente. Como padre, es tu responsabilidad escuchar sus inquietudes y tratar de resolverlas lo mejor posible. Incluso si desconoces el tema. Deja que traten de explicarlo y utiliza ejemplos de la vida real para hacerlo más comprensible.

De los errores en el uso de las redes sociales pueden surgir problemas como el acoso escolar y el ciberacoso.

Comprensión y empatía

Los errores en la red pueden ser difundidos, incluso hacerse virales. Una foto inapropiada subida a destiempo o un comentario inadecuado publicado en una red social pueden causar mucho daño. Como padre necesitas entender la situación previa que desembocó en ese problema y hacerle ver al menor dónde se equivocó. Esto no implica regañarle necesariamente: es mejor hacer que entienda dónde se equivocó y apoyarle para que sepa que puede confiar en ti en el futuro.

Vigila el bienestar anímico de tus hijos, y para evitar casos de ciberbullying, exige en el colegio la aplicación de test de acoso escolar

 

Participación en sus cosas

Los padres han de participar en la vida digital de sus hijos. Debes interesarte por saber con quién hablan tus hijos, las webs por las que navegan o a qué juegan. Hay que tener especial cuidado en no parecer demasiado controlador, algo que sería contraproducente y mostrar interés en aquello que apasiona a tus pequeños. Si, además, puedes aprender jugando o navegando con ellos, mejor.

¿Eres un progenitor permisivo o restrictivo en TIC? Saberlo te ayudará a identificar lo que necesitas corregir para proteger a tus hijos de las amenazas de internet

Supervisión y formación

Es importante vigilar la privacidad propia y la de tus hijos, porque si hay algo que tiene mucho valor en el mundo digital son los datos; más aún si son los de tus hijos. Enseñarles a no compartirlos con cualquiera es vital para evitar el ciberacoso.

Predicar con el ejemplo

Los niños tienen a sus padres como ejemplo. Si como padre no haces un buen uso de la tecnología y de Internet, es bastante probable que sigan el mismo camino y tengan problemas. Es tarea de los progenitores mostrar la forma correcta de usar las redes sociales y el correo electrónico; cómo crear contraseñas seguras y administrarlas en gestores especiales, o cómo mantener su información a salvo.

 

 

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

 

 

 

.