A pesar de que viajamos cargados de tecnología, en verano relajamos la protección de nuestros dispositivos incurriendo en la irresponsabilidad tecnológica al descuidar las soluciones de seguridad.